Rugulopterix okamurae Proliferan las algas en Roquetas y estudian si son las asiáticas invasoras

  • La Junta de Andalucía está elaborando un informe tras tomar muestras en la costa

Acumulación de algas en la playa, junto al Castillo de Santa Ana de Roquetas. Acumulación de algas en la playa, junto al Castillo de Santa Ana de Roquetas.

Acumulación de algas en la playa, junto al Castillo de Santa Ana de Roquetas. / D. A.

Las temidas algas asiáticas invasoras –Rugulopterix okamurae por su nomenclatura científica– podrían haber hecho ya acto de presencia en las costas de Roquetas de Mar, o al menos ese es uno de los temores tras la proliferación inusual de algas que ha aparecido en las últimas semanas en las playas roqueteras, y que presentan un aspecto similar al de esta peligrosa planta marina invasora.

El área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento lo puso recientemente en conocimiento de la Junta de Andalucía, que envió a técnicos para recoger muestras y está elaborando un estudio al respecto. De forma paralela, el consistorio roquetero reforzará la próxima semana sus tareas de limpieza para recoger estos desagradables visitantes, detectados por los servicios municipales, y que se erigen en verdaderos enemigos del sector pesquero y podrían suponer un potencial peligro para la supervivencia del mismo a corto plazo, tal y como ya ha sucedido recientemente en otros enclaves de Andalucía.

En las costa de Huelva y de Cádiz, especialmente, conocen muy bien a la Rugulopterox okamurae, que lleva meses ocasionando graves daños económicos a armadores y pescadores, ya que los peces se marchan de los lugares donde este alga hace acto de presencia, quedándose literalmente vacíos los caladeros de numerosas especies. Las capturas de roca son, con mayor profusión, las que desaparecen, pues las algas se suelen asentar sobre las zonas rocosas. Además, es tal su acumulación en estas zonas que se han dado casos de destrozos de las artes de pesca y redes de los barcos, que no solo no capturan pescado, sino que además tienen que prescindir de sus herramientas de trabajo, que sucumben al peso de las algas cuando los pescadores intentan devolverlas a cubierta. Para colmo, este alga desluce las playas cuando las mareas las depositan en la arena, y afecta seriamente también al turismo.

Se tiene constancia de que el alga invasora asiática llegó a las costas andaluzas hace tres años, en la zona del Estrecho de Gibraltar, muy posiblemente adheridas a algún barco en el puerto de Algeciras, pues fue en esta zona donde comenzó a detectarse inicialmente.

El Ayuntamiento de Roquetas, mientras espera las conclusiones del estudio que realizan los técnicos de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, reforzará durante la semana próxima no solo las tareas de recogida y limpieza de estas algas, sino también los tratamientos que se suelen utilizar contra la proliferación inusual de plantas marinas. El objetivo es doble: propiciar unas playas limpias e intentar mitigar en la medida de sus posibilidades la acumulación en el agua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios