Espacio

El rover Perseverance ya está en Marte

El largo y solitario viaje en el espacio que el Perseverance inició siete meses atrás ha terminado. La nave ha atravesado la delgada atmósfera marciana y ha tocado tierra en el cráter Jezero a las 21:55 de este jueves, hora española. Es el quinto vehículo de exploración que la NASA coloca en la superficie del Planeta Rojo.

La primera señal del aterrizaje se recibió en la estación de Robledo de Chavela, cerca de Madrid, que forma parte de la Red de Espacio Profundo (DSN) de la NASA.

El vehículo de seis ruedas ha descendido en el planeta rojo tras superar lo que los científicos de la Administración Nacional estadounidense de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) llaman "siete minutos de terror", tiempo en el que el Perseverance hizo su entrada, descenso y amartizaje.

Diecisiete minutos antes del aterrizaje, la parte de la nave espacial en la que voló Perseverance desde la Tierra, con el helicóptero Ingenuity unido a su vientre, se separó de la cápsula de entrada. Los siete minutos de terror empezaron a las 21:48, cuando la nave entró en la atmósfera marciana a unos 19.500 kilómetros por hora. Un minuto más tarde, la fricción de la atmósfera calentaba la parte inferior de la nave espacial a temperaturas de hasta 1.300 grados Celsius.

Tras cubrir un trayecto de más de 468 millones de kilómetros desde que el 30 de julio del año pasado despegara del Centro Espacial Kennedy de Florida (Estados Unidos) y al cabo de 11 minutos y 22 segundos, el tiempo que tardó en llegar a la Tierra la señal del Perseverance, la torre de control en el Laboratorio de Propulsión de la NASA (JPL) en California supo que el descenso había sido exitoso.

Desde su cuenta de Twitter el rover envió poco después su primera foto de Marte, con el texto "Hola, mundo. Mi primer vistazo a mi hogar":

Los objetivos del Perseverance

Este rover -de seis ruedas, unos 3 metros de largo y 1.025 kilogramos- buscará en Marte señales de vida microbiana pasada y recolectará muestras de rocas y sedimentos para su envío futuro a la Tierra.

La sonda realizó el aterrizaje en un área peligrosa, el cráter Jezero, que se cree fue el lecho de un lago y, por tanto, sería rico en microorganismos fósiles. El equipamiento de Perseverance se basa en lecciones de misiones anteriores y emplea nuevas tecnologías que han permitido un aterrizaje con mayor precisión y evitando peligros de forma autónoma.

Lleva siete instrumentos, 23 cámaras y dos micrófonos, que por primera vez captarán el sonido de Marte, y un esquelético helicóptero de cuatro patas y menos de 2 kilos conocido como Ingenuity Mars, que intentará llevar a cabo el primer vuelo controlado y con motor en otro planeta.

El Perseverance catalogará la geología y el clima de Marte y, para ello, transporta taladros que perforarán las piedras para extraer en unos tubos del tamaño de unos cigarros una treintena de muestras para que futuras misiones los traigan a la Tierra. Asimismo, allanará el camino para la futura exploración humana más allá de la Luna

Es el quinto rover de la NASA en suelo marciano tras Pathfinder (1996), Spirit y Opportunity (2004) y Curiosity (2012), este último todavía en Marte, aunque no se encontrará con el Perseverance.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios