Vivir

La iglesia de Paterna del Río consigue su merecida catalogación como Bien de Interés Cultural

  • El templo de San Juan Evangelista es uno de los más antiguos de La Alpujarra y mantiene totalmente su esencia original, puesto que nunca ha sido restaurada pese a su gran conservación

  • El alcalde, José Asensio, destaca la importancia de un hito para el municipio que se iba persiguiendo desde la década de los ochenta

Imagen del paternero Rafael López de un inmueble custodiado por el parque de Los Álamos y su espectacular mirador. Imagen del paternero Rafael López de un inmueble custodiado por el parque de Los Álamos y su espectacular mirador.

Imagen del paternero Rafael López de un inmueble custodiado por el parque de Los Álamos y su espectacular mirador. / Rafael López Santiago (Paterna del Río)

“Era una demanda que comenzó en la década de los ochenta, pero quedó paralizada. Hace dos años la retomamos, y por fin se ha conseguido”, explica, orgulloso, José Asensio Águila, alcalde de Paterna del Río, municipio almeriense enclavado en La Alpujarra y para muchos uno de los más bellos rincones de la provincia de Almería, sino el que más. Y es que, el motivo de satisfacción viene por la aprobación de inscribir en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA), como Bien de Interés Cultural (BIC) con la tipología de Monumento, a la Iglesia de San Juan Evangelista en el centro del pueblo.

Se trata de una iglesia mudéjar construida a mediados del siglo XVI, datada entre 1541 y 1548 posiblemente en el solar de la mezquita principal (llamada Agima Alquebir), y que destaca, entre muchos factores, por ser una de las más antiguas de toda La Alpujarra y hasta día de hoy aún no ha sido restaurada, rehabilitada o reconstruida, sino que mantiene su esencia original.

Durante la rebelión de los moriscos solamente se quemó levemente, permitiendo salvar la mayor parte de la iglesia. Entre 1661 y 1662 se elevó la torre y unas décadas después se construyó la nueva sacristía a espaldas de la cabecera en sustitución de la antigua, que ocupaba la parte baja de la torre.

Consta de tres módulos separados por pilares rectangulares y capilla mayor avanzada. En su interior cuenta con un artesonado de madera entrelazada que cubre todo el techo. En el inmueble se observa, además, presencia del barroco en los apilastrados y falsas bóvedas que se encuentran en sus naves laterales, así como en el conjunto de retablos, entre los que destaca el de la propia capilla y los dos de estuco a sendos lados de los testeros de las naves, elementos que representan la huella en esta comarca de la escuela de estuquistas granadinos. El resto de retablos e imágenes son obras del siglo XX, destacando el Cristo de las Penas, patrón de la localidad.

Este inmueble histórico, ahora BIC, es el mayor emblema del municipio y ha sido testigo de su desarrollo, así como de las vivencias de generaciones de paterneros.

La inclusión en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz incluye la totalidad de la iglesia con cada una de las partes que comprende, incluida la antigua casa parroquial que cierra la cabecera del edificio, y protege también al entorno del templo, en concreto a las calles Iglesia, Juan el Correo y Sacristía, con el fin de proteger el Bien de cualquier actuación que pueda poner en peligro sus valores.“Para el edificio supone un mayor grado de protección, el reconocimiento de su valor artístico, la inclusión en el catálogo de bienes artísticos de la Junta de Andalucía, y sobre todo, una mayor facilidad a la hora de acceder a ayudas para mantenimiento y reforma”, subraya el alcalde.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios