Opinión

El Ministerio del Tiempo

Escrito por

· Iván Gómez

Redactor Jefe

En los episodios del Ministerio del Tiempo, las patrullas de esta institución gubernamental autónoma y secreta viajaban a otras épocas a través de puertas vigiladas con el objetivo de evitar que determinados personajes utilicen la historia para su beneficio. Tienen que luchar para que el pasado no cambie, lo que supondría que nuestro presente no sea el que es. El argumentario de la serie de aventuras emitida enRTVE podría parecer ficticio, pero aquí en Almería existe otro Ministerio del Tiempo que durante dos décadas ha hecho todo lo posible porque esta provincia siga anclada en el siglo XX y ese pasado no cambie. Se trata del extinto Ministerio de Fomento, hoy de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que viene consignando en los Presupuestos Generales partidas millonarias que se pierden a la altura de Despeñaperros.

De los más de 2.500 millones que se habían contemplado en las cuentas estatales, a través del capítulo de inversiones del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, no se han ejecutado ni mil, lo que quiere decir que más de la mitad del dinero comprometido para la llegada de la Alta Velocidad a esta tierra se ha esfumado sin más explicación que los eternos retrasos que vienen castigando su perpetuo calendario de redacciones de proyectos, licitaciones, adjudicaciones, modificados y obras que se suceden a paso de tortuga y con el permiso de la tortuga mora que también fue señalada en su día como culpable de la historia interminable del AVE.

En los últimos 15 años se han invertido sólo mil de los más de 2.500 millones consignados en los PGE para el AVE

En el Ministerio del Tiempo hay quien pretende utilizar la historia en su beneficio y en el de Fomento (hoy Mitma) los ha habido en estos veinte años de anuncios de la Alta Velocidad almeriense que quisieron instrumentalizar los PGE y las falsas lluvias de millones con la intención de sacar un rédito electoral. A día de hoy las promesas incumplidas de los diferentes exministros, con auxilio y beneplácito de una larga lista de diputados y senadores, secretarios generales y palmeros en general, son más que evidentes porque se quedaron en papel mojado. La falta de ejecución es palpable y las fechas que se han ido postergando nunca volverán. El paisaje político actual heredó los compromisos y lastres del anterior y así sucesivamente se han ido ampliando los plazos para la finalización de la línea a Murcia que iba a estar operativa en 2005 y cuyo horizonte se ha situado ya en 2026. Despropósitos y mentiras que han generado un grave déficit de credibilidad de este Ministerio con independencia de sus siglas y de los respectivos Gobiernos en general.

Pero al contrario que en la serie, hay que mirar al presente y futuro, ante la imposibilidad de viajar en el tiempo, y conseguir que los trabajos en ejecución no se vuelvan a parar e ineludiblemente adquieran mayor ritmo constructivo. Es la principal reivindicación del nuevo lobby surgido en el seno de la patronal, #ObjetivoAlmeríaAVE, con Jerónimo Parra, un contratista experimentado, al frente de la lucha contra los incumplimientos de esta administración non grata. Fondos suficientes y celeridad en las obras. No parece demasiada reclamación para una provincia, o más bien isla, condenada al ostracismo ferroviario sin salidas al levante y con trayectos eternos al resto de la península. Ejecutar las partidas disponibles de 2021 (578 millones) y 2022 (252) debería ser asequible para cualquier Ministerio, menos para el del Tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios