Entrevista a la CEO de Agroteo

Ana García Zamarreño: “Agricultores que abandonaron ya están volviendo al cultivo”

  • Azucarera ha entregado la V edición de sus premios al “Mejor remolachero de Andalucía” distinguiendo seis categorías.  “Hasta en los año de mayor adversidad climática los mejores productores destacan”

Ana García Zamarreño, gerente Agroteo con una remolacha en la mano. Ana García Zamarreño, gerente Agroteo con una remolacha en la mano.

Ana García Zamarreño, gerente Agroteo con una remolacha en la mano.

Azucarera ha hecho entrega de los “Premios al mejor remolachero de Andalucía 2020”, lo que nos sirve de excusa para tantear el sector en esta entrevista con la CEO de Agroteo, Ana García Zamarreño, que es muy optimista sobre la evolución y el futuro del cultivo de la remolacha en Andalucía.

–Se ha celebrado la V edición de los premios al “Mejor remolachero de Andalucía” que entrega Azucarera, ¿Cómo ha sido la criba para elegir al galardonado?

–Hemos celebrado la V edición de unos premios que suponen, ante todo, el reconocimiento de la industria azucarera hacia los agricultores andaluces, quienes son ejemplo de esfuerzo y trabajo constante. Este año, en el que no hemos podido celebrar un evento masivo como el de todos los años, dadas las circunstancias de la pandemia, hemos querido dar representatividad a todas las zonas andaluzas de cultivo. De este modo hemos otorgado seis premios y por tanto seleccionando al Mejor Cultivo de secano, Mejor Riego de la Campiña de Sevilla, el Mejor Riego por Aspersión de la Marisma de Sevilla, Mejor Riego a Pie, Mejor Riego de la Zona Noroeste de Cádiz y Mejor Riego de la Campiña de Cádiz.

–¿Qué es lo que más se valora en estos premios?

–Sin duda, conseguir una buena producción es el resultado más objetivo que podemos premiar. La producción expresada en toneladas “normalizadas” o “tipo” por hectárea, de este modo se tiene también en cuenta el contenido en azúcar de la remolacha y no sólo el peso de la misma. Implícitamente en este parámetro también se valora la profesionalidad del agricultor, dado que las buenas prácticas del cultivo se reflejan sin duda en una buena producción.

–Asaja Cádiz ha felicitado a su socio Bruno Pemán, uno de los premiados, que ha duplicado el rendimiento medio por hectárea ¿todo un logro no?

–Así es, porque conseguir más de 90 toneladas por hectárea en secano es todo un logro. No olvidemos que, además, de la bonanza climatológica hace falta una magnífica gestión del cultivo. Y Bruno Pemán la ha realizado con creces a la vista de su resultado.

–¿Cómo se consiguen esos resultados?

–Los resultados llegan cuando hay un buen manejo de los factores controlables del cultivo, desde la preparación del terreno hasta la propia cosecha. Siempre hay un factor meteorológico incierto, pero hasta en los años de más adversidad climática, los mejores productores destacan. El control de la sanidad hasta final de ciclo o el abonado conforme a la recomendación, entre otros factores, son claves en las buenas producciones de remolacha.

–¿La campaña de este verano ha sido muy buena no?

–Estamos muy satisfechos del volumen y la calidad de la remolacha cosechada este año. Además, la fábrica de Jerez ha podido molturar en niveles altos de eficiencia y constantes, con lo que las entregas han sido muy regulares y conforme a lo programado.

–¿Cómo es la evolución en los últimos años del cultivo de la remolacha en Andalucía?

–Hemos tenido un aumento de la superficie estos últimos años, donde la incorporación del cultivo de secano ha sido clave en este crecimiento, hasta llegar a las cerca de 8.000 hectáreas en la pasada campaña. Agricultores que abandonaron el cultivo con la última reestructuración del sector, están volviendo a un cultivo que les proporciona una alternativa rentable y segura en el secano. Este empuje influye también en que se incremente la superficie de regadío año tras año: se valora la seguridad de tener una industria cercana, solvente y con garantía de precio y de cobro, con lo que pretendemos llegar a las 9.500 ha para la próxima campaña.

Equilibrio

–¿Se mantiene la proporción entre secano y regadío?

–Así es, la proporción ideal de la superficie contratada es 1/3 de secano, 1/3 de riegos a pie y 1/3 de riego por aspersión. De este modo se escalonan de manera natural, tanto la siembra como la cosecha, sin tener que llegar a fechas de recogida que comprometan la producción.

–¿Cómo van a afectar al cultivo de la remolacha las nuevas líneas que marca Bruselas para la próxima PAC?

–Al igual que ya pasó con la última reforma, en la que los remolacheros salieron beneficiados frente al agricultor que no sembraba remolacha, pensamos que la nueva PAC afectará de manera positiva al cultivo. La remolacha es un cultivo que se ajusta perfectamente a los criterios de sostenibilidad que primará la nueva PAC: es una fantástica alternativa en la rotación de cultivos, cada año se consiguen reducir el consumo de agua como consecuencia de sistemas de eficiencia energética, tiene una elevada capacidad de captación de CO2 atmosférico y no necesita grandes cantidades de abono nitrogenado para su óptimo desarrollo. Igualmente, el sector del azúcar en general, genera riqueza y empleo a su alrededor, es un cultivo por el que la Administración, tanto regional como nacional, apuesta claramente.

–¿Cómo se están introduciendo las mejoras tecnológicas en el sector?

–Por un lado, Aimcra, (Asociación para la Investigación y Mejora del Cultivo de Remolacha Azucarera), lleva más de 50 años dedicada en exclusiva a ponerle ciencia al cultivo: ensaya nuevas variedades, investiga nuevos productos para tratamientos, desarrolla metodologías de ahorro de agua y energía. Ese conocimiento se traslada a todos los remolacheros de Azucarera a través de sus propios técnicos, así como de los técnicos de Azucarera y Agroteo. Por otra parte, desde Agroteo y Azucarera se exploran las mejoras tecnológicas más innovadoras en servicios específicos al cultivo: maquinaria de última generación, desarrollo de sistemas de agricultura de precisión mediante imágenes satelitales para el seguimiento del cultivo y para dosificaciones variables de insumos y uso de big-data para predicción de resultados, entre otras cuestiones. Su traslado al campo se realiza de manera inmediata, bien directamente como nuevos servicios prestados a través de Agroteo o mediante su divulgación igualmente a través los técnicos de Azucarera y Agroteo.

–¿Es partidario el agricultor andaluz de asegurar su cosecha de remolacha?

–Hasta hace un par de años no se aseguraba prácticamente nada, principalmente porque no había cultivo de secano y los riesgos climatológicos en el de regadío son pequeños. Nosotros somos unos firmes defensores del seguro agrario, con sus aspectos a mejorar, por supuesto, pero creemos firmemente que es una garantía en determinadas fases del cultivo. Por eso desde Agroteo desde hace dos años prestamos el servicio de contratación y gestión del seguro, bonificando con el 65% del coste, hasta 30 euros por hectárea, el coste de la póliza a nuestros socios y adelantando el pago del mismo. Actualmente se asegura ya sobre el 50% del cultivo.

Precios

–¿Se respeta en el sector la cadena de valor? Hay algunas críticas por el escaso precio que se paga a los agricultores.

–Sin ninguna duda. Somos de las pocas industrias que garantizamos, antes de la siembra, un precio base mínimo más un complemento que varía en función del precio del azúcar, a lo que hay que sumar las ayudas específicas. Sólo con el precio base mínimo y la ayuda acoplada, queda cubierto el coste efectivo de producción. Por tanto, la oferta de Azucarera garantiza que se cubren en todo caso los costes y además se hace al agricultor partícipe del beneficio que se genere de la venta del azúcar.

–¿Qué proyectos tiene la empresa a corto y medio plazo?

–Pondremos en marcha una nueva línea de seguro y queremos dar un impulso fuerte, en coordinación con Azucarera, en proyectos de asesoramiento agronómico.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios