AGR Almeria

Enemigos naturales y setos para mantener a raya el pulgón

  • El control por conservación es una de las estrategias preventivas: “Cuantos más setos rodeen los invernaderos mejor protegidos tendremos nuestros cultivos”

Setos de Agrobío para el control conservativo

La campaña agrícola ha comenzado y con ella, muchos de los cultivos, como el pimiento, inician otra etapa en su ciclo. El control biológico, como ha quedado patente en días atrás con motivo de las jornadas agroalimentarias relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas, es una de las fortalezas del campo almeriense, una estrategia en la que se emplean enemigos naturales frente a químicos para combatir las plagas. Pues ya, tanto A. swirskii (SWIRScontrol) como los nuevos Orius (ORIcontrol Cold y Plus) que esta temporada ha lanzado Agrobío se han instalado en la mayoría de las fincas de la provincia y están realizando un control extraordinario de plagas como trips y mosca blanca.

Pero dependiendo de las condiciones climáticas, la presión de otras plagas o el histórico de cada finca, es importante continuar con las sueltas de una fauna auxiliar variada y así poder mantener bajo control la entrada de otros insectos no deseados en el cultivo, como es el caso de la araña roja o el pulgón. “Para ejercer un control eficaz es fundamental establecer una estrategia preventiva”, indican desde Agrobío.

Desde la firma almeriense explican que la estrategia preventiva de pulgón consiste en la plantación escalonada de cereal inoculado con pulgón huésped desde el inicio, protegiendo así el cultivo de plagas como Macrosiphum, un pulgón de gran tamaño que provoca muchos daños a las plantas debido a su alimentación y la melaza que favorece la aparición de “negrilla” o fumagina que deprecia el valor comercial del fruto.Muchos de los productos autorizados en ecológico y convencional para tratar el pulgón tienen efectos secundarios perjudiciales sobre los enemigos naturales, afectando considerablemente a las poblaciones de Orius, por lo que se aconseja respetar las altas poblaciones previamente establecidas de este chinche depredador y realizar un buen manejo preventivo.

Para infestar el cereal del invernadero, desde la biofábrica suministran macetas de cereal con Sitobion avenae o Rhopalosiphum padi, así servirá de planta reservorio una vez realizada la liberación de parasitoides como MIXcontrol. La acción de estos auxiliares es compatible con el resto de depredadores, por lo que es conveniente combinarlos con sueltas de sírfidos, crisopas, aphidoletes y coccinelidos; todos disponibles en la gama de enemigos naturales de Agrobío.

Sírfido adulto sobre planta Lobularia de Agrobío Sírfido adulto sobre planta Lobularia de Agrobío

Sírfido adulto sobre planta Lobularia de Agrobío / Diario de Almería

Para el establecimiento temprano y el mantenimiento de las poblaciones a lo largo de todo el ciclo del cultivo es recomendable plantar Lobularia maritima, una especie seleccionada que Agrobío ofrece biopropagada con Orius. Ésta servirá tanto de refugio como de fuente de alimento debido a su morfología e intensa floración. Además, también actúa como planta trampa alejando del cultivo a otras plagas como el trips, que llegan atraídos por su riqueza en polen.

Otra estrategia preventiva y complementaria que cada día cobra más importancia para hacer frente al pulgón y otras plagas es el control biológico por conservación, que surge como una herramienta más en los protocolos de gestión integrada.

El final del verano es la época ideal para planificar la plantación de un seto funcional y encargar las plantas, pues el otoño es una estación idónea para asegurar el buen establecimiento de estas plantas y que en primavera sean capaces de albergar a la fauna auxiliar que interesa atraer.

Para que el control conservativo sea un éxito se necesita un conocimiento profundo de la funcionalidad de cada una de las especies arbustivas a emplear y, para ello, Agrobío cuenta con técnicos especializados en biodiversidad funcional para realizar el diseño de los setos que mejor se adapten a las necesidades de cada finca.

Además, Agrobío acompaña al productor desde el principio en el asesoramiento para escoger la mejor localización de los setos en la explotación, en la selección de las especies más adecuadas y en el cálculo del número de plantas de cada especie, facilitando un diseño que incluye un esquema de plantación fácil de interpretar. A la hora del trasplante, el agricultor no debe preocuparse si no reconoce las especies, los técnicos de la empresa almeriense también acompañan a la hora de realizar el replanteo y trasplante del seto en su momento.

“Es muy recomendable animarse a dar el paso, cuantos más setos rodeen nuestros invernaderos mejor protegidos tendremos nuestros cultivos. Además, el agricultor puede sentirse libre de contactar con muestro equipo técnico para cualquier consulta”, apuntan desde la empresa.

Si bien es un tema muy actual, Agrobío trabaja desde hace años en esta línea: “Ya son muchos los kilómetros de márgenes de setos funcionales que la empresa lleva desarrollados en el campo almeriense y los resultados como estrategia complementaria al control de plagas están aportando importantes beneficios tanto a la explotación como a la mejora del medioambiente”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios