Pesca de arrastre

Europa primero y España después ‘fulminan’ la gamba roja de Almería

Europa primero y España después ‘fulminan’ la gamba roja de Almería Europa primero y España después ‘fulminan’ la gamba roja de Almería

Europa primero y España después ‘fulminan’ la gamba roja de Almería / Rafael González.

Uno de los grandes tesoros de las aguas almerienses es la gamba roja y, ahora, el que llegue a los consumidores así como los barcos que se dedican a su captura están en juego. El Boletín Oficial del Estado publicaba el 20 de mayo la Orden por la que se establece un plan de gestión para la conservación de los recursos pesqueros demersales en el mar Mediterráneo, que desarrolla en el marco nacional el reglamento europeo, “de un reglamento malo, una orden mala. No se han respetado las líneas rojas marcadas por el sector”, señalaba José María Gallart, gerente de la Asociación de Empresarios de la Pesca de Almería (Asopesca), vicepresidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (FAAPE) y miembro de la junta directiva de la Confederación Española de la Pesca (Cepesca). Pues bien, ayer tuvieron conocimiento de los días de esfuerzo pesquero, “en tres años la pesca de arrastre desaparece. La pesca de la gamba roja en el puerto de Almería desaparece tal y como la conocemos a día de hoy. Se restringe tanto la actividad de nuestras embarcaciones que vamos a tener que comer gamba roja de Marruecos o Argelia”.

Para el sector pesquero ha llegado el momento de plantarse y no descarta ninguna acción

“No entendemos las felicitaciones que la eurodiputada Clara Aguilera y nuestro ministro Luis Planas hacían de lo beneficioso que para el sector era este reglamento -en relación a la norma europea aprobada en junio-, todo lo contrario, era la primera piedra para la desaparición de la pesca de arrastre del Mediterráneo español”. Asopesca exige al Gobierno una solución urgente a este despropósito, como lo califica, que achaca a la acción directa del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, al que piden que dimita. La organización tiene en sus manos un listado general sobre los días de pesca que corresponden pero piden uno pormenorizado por barco, ya que ha detectado errores en los cálculos y quiere comprobar de dónde salen esas cifras. “Aún así el problema está encima de la mesa”, insiste Gallart, quien recuerda que desde la asociación siempre se ha hablado del umbral de 190 días de actividad para que el barco sea rentable; “prácticamente el 50% de la flota está por debajo de ese umbral y eso es este año, pero en los siguientes, de acuerdo al plan europeo, hay que seguir reduciendo, así que en tres años no hay pesca”. El sector pesquero no da el sustento del sector por perdido y seguirá batallando con los argumentos que tiene basados en estudios científicos y técnicos, que anteriormente se aportaron al Ministerio. “La realidad es mala para todos y no descartamos nada”, en esta línea para los pescadores almerienses ha llegado el momento de plantarse ya que no comprenden que en Francia e Italia el régimen de esfuerzo pesquero lo hayan adecuado a su flota, y en España se haga un “disparate”.

Asopesca asegura que el sector pesquero conoce las “dificultades” en las que se encuentra el Mediterráneo, por lo que “es el primer interesado en su conservación y en llevar a cabo políticas pesqueras que protejan el medio natural y el humano, pero ésta tiene que estar basada en criterios científicos y técnicos y no solo desde el punto de vista político”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios