Almería

Factores que determinan el importe de los recibos que paga el vecino

El importe de un recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles que paga un vecino depende de varios factores. Para empezar, se toma como base el valor oficial de la propiedad sobre la que se grava el impuesto. Este valor está reflejado en la ponencia colectiva de valores que el ayuntamiento encarga al Catastro y puede variar cada año en función de la antiguedad de esa ponencia de valores.

Una vez que está claro el valor de la propiedad se aplica el gravamen municipal aprobado cada año por el ayuntamiento y que se incluye en las ordenanzas fiscales. Un gravamen que puede oscilar entre el 0,4% y el 1,10% en el caso del IBI Urbano; y entre el 0,3 y el 0,9 por ciento en el caso del IBI Rústico.

Como el valor oficial de una propiedad depende de aspectos como su ubicación, su uso o la superficie que ocupa; es normal que, por ejemplo, el mismo tipo de vivienda tenga un valor diferente en dos municipios almerienses. Así que dos ayuntamientos que aplican el mismo gravamen para el IBI pueden emitir dos recibos muy diferentes para el mismo tipo de vivienda. De la misma forma, dentro de la capital almeriense el importe del recibo del IBI de dos pisos iguales puede ser distinto en función del barrio donde esté ubicado.

La financiación de un ayuntamiento depende de los impuestos municipales, así que es habitual que los gobiernos locales le den mucha importancia a cuándo actualizar las ponencias de valores y qué tipos de gravémenes aplicar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios