Coronavirus

“Cuando llegue a Almería estaré diez días aislada por precaución”

  • Inmaculada B. está en coordinación con el consulado para un regreso seguro desde el norte de Italia

Una de las fotografías que Inmaculada B. se ha hecho en su estancia en Italia, concretamente en Venecia. Una de las fotografías que Inmaculada B. se ha hecho en su estancia en Italia, concretamente en Venecia.

Una de las fotografías que Inmaculada B. se ha hecho en su estancia en Italia, concretamente en Venecia.

Inmaculada B. es una de las almerienses a las que le ha cogido por sorpresa la expansión del coronavirus en la zona norte de Italia. Desde que las autoridades de este país tomaron el domingo las drásticas medidas para contener la expansión del virus en las zonas decretadas de riesgo, asegura que lleva realizando trámites e informándose a través del consulado, de Aena y de otras instituciones para organizar su regreso a Almería de la forma más segura posible. “Primero por seguridad para mí, para no contagiarme durante el viaje, y después por seguridad y tranquilidad a la hora de tener contacto con mi familia, entre los que hay miembros de riesgo, y con el resto de personas”. Como ha explicado a este periódico, su regreso a la provincia será los próximos días y su familia ya le ha buscado un estudio donde pueda estar aislada al menos diez días, el tiempo que le ha recomendado su médico de familia de Almería. El falcultativo le ha trasladado una serie de medidas que ella cumplirá de forma voluntaria y que pasan, entre otras, por tomarse a diario la temperatura. Y todo, pese a no tener ningún tipo de sintomatología y a regresar de una ciudad que, pese a estar en el norte de Italia, no existe, por ahora, ningún caso ni sospechoso en estudio ni de contagio.

“He querido hacer las cosas de la mejor forma posible y quiero que conste que mi encierro será voluntario, no por obligación ni por prescripción de las autoridades, sino por recomendación de mi médico de familia y por precaución”, insiste Inmaculada B., al tiempo que recalca que está a la espera de que en su farmacia de referencia allí en Italia la llamen para comunicarle que les han llegado las mascarillas para poder adquirir una de ellas y usarla en su viaje de regreso a España. El próximo día 11 de marzo cogerá un vuelo desde el aeropuerto de Venecia hacia Madrid y desde la capital española volará hasta el aeropuerto de Almería. Una vez en casa, ella, y sobre todo su familia, respirarán tranquilos después de haber pasado unos días de angustia, sobre todo por la incertidumbre de si podría volver a España o no, ante los rumores de cierre de fronteras.

Esta joven de 47 años vive en Almería pero trabaja en Italia, inmersa en un interesante proyecto erasmus de la comunidad europea que inició en noviembre con una empresa textil. Su misión es dar una segunda vida a restos de tejidos de cortinas y tapicería de alta calidad para convertirlos en joyas de exclusivo diseño. Asegura que está “perfectamente de salud, sin ningún síntoma” y está convencida de que el coronavirus, más allá de su alta tasa de contagio, “es el virus del miedo y del desconocimiento”, y que la alarma social se debe a la rapidez con la que ha aparecido y se ha extendido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios