Almería

Espaldarazo al Plan contra el Ruido con la ampliación de la zona saturada de Almería

  • El Plan, que duplica los límites geográficos anteriores para la apertura de nuevos establecimientos hosteleros, entre otras medidas, ha sido aprobado en Pleno de forma definitiva

Terraza de la calle Marín

Terraza de la calle Marín

El complicado equilibrio entre el derecho al descanso y la actividad hostelera ha quedado, tras una larga tramitación administrativa de varios años, plasmado en medidas contenidas en el Plan de Acción contra el Ruido, que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de la capital ha podido aprobar, de forma definitiva, con el respaldo de Vox y el concejal no adscrito y la abstención de Ciudadanos, mientras que Partido Socialista y Podemos han elevado su voto en contra en el Pleno celebrado por la Corporación.

Algunas de las medidas, como la limitación horaria de la apertura de las terrazas y veladores de los bares, ya fueron adelantadas, por lo que el último paso del Plan de Acción contra el Ruido por el Plenario ha venido a darle oficialidad a las mismas, abriendo las puertas a la aplicación de otras líneas recomendadas por la empresa especializada que se ocupó de su redacción (Tecnitax). Entre ellas, la ampliación de la zona acústicamente sensible o saturada (ZAS), hasta Puerta Purchena y Plaza Vieja, manteniendo como punto de partida el parque Nicolás Salmerón.

La ampliación de la zona acústicamente saturada duplica los límites geográficos anteriores para la apertura de nuevos establecimientos hosteleros. Hasta ahora el ámbito de esta protección restrictiva en aras de evitar la proliferación de bares y locales de copas, abarcaba desde el parque Nicolás Salmerón hasta la plaza San Pedro. La nueva ZAS parte de este céntrico punto hasta Puerta Purchena, incorporando calles como Paseo de Almería, Cervantes, Mariana, Marín, Romero, Las Tiendas, General Tamayo, Real, Posada del Mar, Pintor Díaz Molina, Braulio Moreno, Manuel Luque y Cubo, junto a las plazas Vivas Pérez, Manuel Pérez García, Bendicho y Catedral.

Además, de las restricciones horarias y la nueva ZAS, el Plan de Acción contra el Ruido desembocará en la aplicación de otras líneas prioritarias conducentes a mitigar la que fue detectada por el estudio de los niveles de emisión como la principal fuente de contaminación acústica, el tráfico. Así, llegarán más limitaciones de velocidad o la ejecución de obras de pavimentación con asfalto fonoabsorbente o el empleo de máquinas silenciosas en los servicios municipales de limpieza, entre otras actuaciones dirigidas a bajar el exceso de decibelios que registra la capital, especialmente en el centro histórico capitalino.

La concejal de Urbanismo, Ana Martínez Labella, como ocurriera ya en mayo del año pasado en la aprobación inicial del Plan, solo ha podido contar con los votos favorables de Vox y Joaquín Pérez de la Blanca en esta luz verde definitiva para la que, según la edil, el Ayuntamiento ha recogido la mayoría de sugerencias trasladadas a modo de alegación por la Asociación de Hosteleros (Ashal), que no fueron desgranadas en el debate plenario.

La abstención de Cs y los votos en contra de Podemos y Grupo Socialista, que llegaron a solicitar la retirada del punto, fueron justificados por sus representantes más en una cuestión de formas, que de fondo al considerar que el Plan de Acción contra el Ruido no ha contado con la debida participación ciudadana ni con la prometida campaña de sensibilización. De hecho, fueron estas mismas cuestiones las que obligaron al equipo de gobierno a retirar, en 2019, el Plan de Acción del orden del día plenario en un primer intento de aprobación inicial.

Para los mismos reproches de entonces, la concejal ha tenido similares respuestas, censurando Martínez Labella la falta de presencia de los críticos al foro de participación o la inexistencia de alegaciones al Plan. Añadió, además, que la campaña de sensibilización no se ha materializado por quedar el concurso desierto y, luego, ya se sabe, el confinamiento por la pandemia que dejó a la ciudad inmersa en el absoluto silencio durante meses de Estado de Alarma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios