UN PATRIMONIO PERDIDO

Primer informe del Estado del Tesoro Artístico de Almería tras la Guerra Civil

  • ALMERIA 1936-2019. La Guerra Civil Española fue difícil para Almería, que aunque no fue frente de batalla, en la retaguardia sufrió serios bombardeos durante el período bélico

Catedral de Almería Catedral de Almería

Catedral de Almería / D.A. (ALMERIA)

Siguiendo con la suma importancia del Tesoro Artístico de Almería perdido en la pasada contienda, este artículo versará sobre el primer informe realizado sobre la destrucción del Patrimonio Artístico en Almería dos días después de acabar el conflicto bélico. Este primer informe fue emitido por Emilio Orozco Díaz el 3 de abril de 1939, como Agente del Servicio de Recuperación de la Comisaría de la 7ª zona. Remitiéndolo con posterioridad (en agosto de 1939) el comisario de Zona, D. Antonio Gallego y Burín al Comisario General del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional de Madrid. En dicho documento, queda reflejado que es un avance realizado rápido y conciso tras una primera visita, subrayando la importancia de realizar uno más completo y detallado transcurrido algún tiempo para aclarar parte de lo perdido.

En él lo primero que se resalta es la destrucción general que sufrieron todos los templos al estallar la Guerra desde el primero momento, salvándose del incendio solo aquellas iglesias que fueron utilizadas con algún fin, nombrando en este apartado a la catedral, que como hemos ya indicado en otros artículos, fue utilizada para almacén. Es importante poner de relieve la referencia que en él se hace sobre la organización de «unas Juntas de Protección del Tesoro Artístico», donde se subraya que gracias a la entrada en las mismas de algunos miembros, se pudo evitar «la total destrucción».

De esta forma, se recogieron en Almería un gran número de obras en templos y en casas de particulares que fueron saqueadas. En este orden de cosas, Emilio Orozco Díaz, en el informe ponía de manifiesto que «la cantidad de objetos acumulados en estos almacenes-museos es, por otra parte, buena muestra del número de los desaparecidos», subrayando seguidamente que lo que menos se pudo recoger fueron las esculturas. Y en lo que respecta a los cuadros señalaba que algunos si se pudieron rescatar aunque deteriorados, siendo restaurados en variadas ocasiones por miembros de la Junta anteriormente citada.

CRISTO DE LA ESCUCHA CRISTO DE LA ESCUCHA

CRISTO DE LA ESCUCHA / D.A. (ALMERIA)

Centrándonos en el edificio religioso más importante de Almería:

LA CATEDRAL, en el informe emitido por D. Emilio Orozco Díaz, se subrayaba que la fábrica del edificio no había sufrido destrucción aunque si suciedad y ennegrecimiento debido a ser utilizado el edificio como almacén de víveres, señalando que su pavimento sufrió deterioros al quedar muchas de sus losas rotas y otras tantas levantadas. Subrayaba que salvo la capilla mayor, el resto de las capillas y naves de la catedral habían quedado desprovistas de decoración: retablos, altares, cuadros, etc. Y de las puertas, una de las hojas correspondiente al lado del Evangelio, fue arrancada y se colocaron sobre ella sacos y mercancías.

En La Capilla Mayor, se recoge, que era la parte mejor conservada del templo tras finalizar la Guerra, al encontrarse intacto los ocho lienzos y los dos altorrelieves (el de la Anunciación y Calvario) que decoran el Altar.

En el centro se sitúa El Tabernáculo, que tras la contienda, se encontraba intacto en su estructura arquitectónica, aunque las cinco figuras de mármol blanco que lo rematan, sufrieron serios daños: perdieron sus cabezas (que se conservaban) y algunas de ellas los brazos. El pavimento quedó deteriorado y en cuanto a los dos púlpitos, sufrieron daños en sus tornavoces y los medallones de mármol que los adornan: los bustos de los apóstoles apenas conservaban sus rostros y sus cabezas estaban destruidas. En lo que respecta al Crucero y Naves, D. Emilio Orozco señala que tras la Guerra, quedaron manchas de humo y de aceite que cubrían parte de los muros y el pavimento, subrayando principalmente que en el crucero todo el pavimento quedó destruido.

Capilla de la Virgen de la Piedad: tras la contienda, su situación recogida en el informe fue de completa destrucción en lo referido a altares, retablos y demás ornamentación. Fue destruida la pequeña estatua de la Virgen, catalogada como «obra gótica (S.XV) de bastante interés. De los lienzos atribuidos a Alonso Cano, se afirmó en el informe que «sin duda alguna, eran obras granadinas de la segunda mitad del siglo XVII», pudiéndose recuperar tres: La Anunciación, Santa Teresa y La Inmaculada, sin embargo se recoge que el San Antonio tras la Guerra, se encontró «casi totalmente deshecho».

CAPILLA CRISTO DE LA ESCUCHA CAPILLA CRISTO DE LA ESCUCHA

CAPILLA CRISTO DE LA ESCUCHA / D.A. (ALMERIA)

En la Capilla del Santo Cristo de la Escucha: se salvó el sepulcro del Obispo Villalán que se conservó sin sufrir apenas deterioros salvo la nariz del mismo que se encontró partida, toda la capilla quedó desprovista de retablos y altares, recuperándose solo del retablo principal un pequeño trozo del remate, que se catalogaba como obra «del siglo XVIII». Las mesas de altar quedaron destruidas, pudiéndose recuperar solo un trozo del altar que estaba situado a izquierda de la capilla. También se indica la desaparición de la imagen titular de la capilla El Santo Cristo de la Escucha y el interesante retablo del Salvador catalogado como «antiguo retablo mayor, obra flamenca o hispano flamenca del siglo XV».

Capilla de San Indalecio: como las descritas anteriormente, también quedó desprovista de toda ornamentación: imágenes, cuadros y demás enseres, lamentándose entre todo lo destruido la imagen de San Indalecio, que se catalogó en el informe como «obra de Salcillo». También se indica el arranque de una lápida sepulcral que había en el centro del pavimento.

Claustro: aunque su estructura arquitectónica no sufrió ningún deterioro, en el documento se recoge los graves daños sufridos en el jardín, donde se indica que fueron debidos a la construcción de «un refugio en uno de sus ángulos».

En la Sacristía, se subraya la transformación de su aspecto tras la Guerra, ya que fue convertida en «almacén-museo de los objetos y obras de arte recogidas por la Comisión de protección del tesoro artístico...».

Indicando asimismo que es la parte de la catedral donde más objetos se habían conservado. Sin duda, este primer informe que reflejaba también los daños sufridos por los demás templos y conventos de Almería, fue de gran aportación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios