Coronavirus Almería Telemedicina en una cabina con cámaras para pacientes con síntomas en el Poniente

  • El Área de Urgencias del Hospital de Poniente, pionera en una iniciativa para preservar la salud de sanitarios y usuarios con atención ‘teledirigida’

Dos sanitarias atienden a un paciente que recibe instrucciones por videoconferencia desde una cabina aislada Dos sanitarias atienden a un paciente que recibe instrucciones por videoconferencia desde una cabina aislada

Dos sanitarias atienden a un paciente que recibe instrucciones por videoconferencia desde una cabina aislada

Reducir al mínimo el riesgo para la salud de los sanitarios cuando tienen que atender a pacientes que acuden al Servicio de Urgencias con síntomas respiratorios provocados posiblemente por el coronavirus es el objetivo de una iniciativa pionera que ha puesto en marcha el Hospital de Poniente en El Ejido. Pero también reducir riesgos para los propios usuarios al no tener contacto ni con los profesionales, en un primer momento antes del diagnóstico, ni con el resto de pacientes del área en concreto.

Se trata de una medida que pretende además de mejorar la atención, también agiliza las urgencias de este centro hospitalario de referencia para la comarca del Poniente almeriense y que se basa principalmente en la telemedicina.

Un paciente, en el interior de la cabina, durante la comunicación con los sanitarios que le indican cómo tiene que proceder para el diagnóstico Un paciente, en el interior de la cabina, durante la comunicación con los sanitarios que le indican cómo tiene que proceder para el diagnóstico

Un paciente, en el interior de la cabina, durante la comunicación con los sanitarios que le indican cómo tiene que proceder para el diagnóstico

Las personas que acudan a urgencias por patologías respiratorias recibirán nada más indicar su estado de salud una bata y guantes desechables. Después pasará a realizarse un radiografía de tórax en una sala de diagnóstico por imagen específica. Y tras esta primera prueba, el paciente entrará en una cabina aislada donde será protagonista de una la teleconsulta. Será atendido por un equipo de profesionales que se encuentran en una sala contigua y que darán las pertinentes indicaciones al usuario a través de una cámara tipo webcam.

Los facultativos realizarán una entrevista al enfermo a través de medios telemáticos y, mediante un equipamiento específico del que han dotado la cabina, instruyen al paciente para que él mismo se tome la temperatura, la tensión arterial, se controle el ritmo cardíaco y otras serie de indicadores como es la saturación de oxígeno en sangre entre otros... Todos estos datos son transmitidos al equipo médico y, junto con la paca de tórax realizada a su llegada, permitirán establecer el estado del usuario.

En aquellos casos leves, se prescribe la medicación y se le facilita el informe de alta en una impresora ubicada en la misma cabina de teleconsulta, con la indicación de seguimiento por parte de su médico de cabecera. Por contra, en el caso de necesidad de ingreso, todo el protocolo se activa para trasladar al paciente hasta el área concreta en las condiciones de seguridad establecidas, al igual que el caso de que precise tratamiento inmediato. Entonces sí el paciente pasará a la consulta anexa, donde un equipo de médico y enfermera se encargan de realizar el resto de pruebas para posteriormente ser trasladado a un área reservada de la zona de Observación.

Según fuentes del propio hospital, en los primeros 15 días de funcionamiento de la teleconsulta se ha dado el alta mediante este sistema a 130 pacientes, de los que solo 1,5% ha requerido de nuevo asistencia en Urgencias.

Salvador Maroto es el responsable del Área de Urgencias del Hospital de Poniente y destaca “el enorme desarrollo realizado por el equipo de informática del hospital, que ha trabajado codo con codo con los profesionales, y además en tiempo récord, para hacer posible esta teleconsulta”. Explica que la cabina habilitada cuenta con pulsiosímetro, termómetro y fonendoscopio que permiten la transmisión de los datos con fiabilidad y funcionalidad”.

Pero esta medida de la teleconsulta no es la única que se ha puesto en marcha para garantizar la seguridad tanto para paciente como para los profesionales sanitarios. Se han establecido circuitos diferenciados para cada perfil de usuario, respiratorios y no respiratorios. Se ha potenciado el uso de mascarillas, tanto para los profesionales, como para todos los pacientes y acompañantes, a los que se les facilita a la entrada. Y se ha incorporado un facultativo a la zona de admisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios