DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Almería

Vuelos de formación y pruebas de aeronaves en las instalaciones del Aeropuerto de Almería

  • El aeropuerto acoge 11 operaciones de entrenamiento y 6 de pruebas este año, más de 60 desde 2017

  • Las compañías aéreas las solicitan con antelación pero se autorizan en función del tráfico

Vuelo de entrenamiento de Iberia en Almería

Vuelos rasantes, con aterrizajes y despegues continuos y circuitos visuales sobre las instalaciones del aeropuerto de Almería pero sin computar en la estadística de pasajeros porque a bordo sólo va la tripulación. A veces requieren de escalas en las que repostar o para labores de mantenimiento, pero la mayoría de ocasiones son maniobras de toma y despegue de pista y ejercicios sobre el cielo de Costacabana en su aproximación al aeródromo. Son vuelos de entrenamiento, de ‘training’ en la jerga aeronáutica que emplea el término en inglés, y también los de pruebas. Durante los últimos tres años han sido 64 los que ha acogido la pista almeriense, los 17 últimos entre los meses de enero y octubre del ejercicio en curso. Y entre el vecindario no suelen pasar desapercibidos por la intensidad y duración de las maniobras.

Desde el gestor aeroportuario Aena explican que se autorizan estos vuelos en función siempre del tráfico del aeropuerto, de manera que no suelen coincidir con la franja horaria de mayor actividad y se desplazan a otros momentos de menor volumen de operaciones. Las compañías los plantean con antelación a través de una solicitud y desde Aena se les indica el mejor horario para que se ajusten a las necesidades del tráfico aeroportuario. Las maniobras que se han realizado este año en Almería se reparten entre seis compañías aéreas y un fabricante de aviones.

Los vuelos de entrenamiento se emplean para habilitar a las tripulaciones por las aerolíneas y los pilotos van acompañados por un instructor que supervisa todos los ejercicios que normalmente incluyen aterrizajes y despegues para poder familiarizarse con la maniobra y con el aeropuerto de El Alquián, así como el dominio de ayudas visuales y radioayudas que complementen la labor de comunicación permanente con la torre de control.

Uno de los aviones de entrenamiento de Iberia sobre la playa de Costacabana Uno de los aviones de entrenamiento de Iberia sobre la playa de Costacabana

Uno de los aviones de entrenamiento de Iberia sobre la playa de Costacabana / Iván Gómez

Los vuelos de prueba tienen otra finalidad bien distinta. los desarrollan los fabricantes con pilotos especializados con los que analizan los mecanismos y el funcionamiento de aeronaves en proceso de certificación. “No son operaciones que entrañen más riesgo que las habituales, ya que están absolutamente regladas y procedimentadas y disponen de todas las autorizaciones que se requieren”, argumentan fuentes del gestor Aena. Las operaciones son coordinadas y programadas con antelación suficiente para que los vuelos de entrenamiento y los de prueba sean compatibles con la operativa habitual que se realiza en el aeropuerto.

No ocurre igual con algunas de las operativas que realiza el Ejército del Aire como los vuelos rasantes que a principios de junio de este año ejecutaron tres cazas F-18 del Ala 15 con base en Zaragoza aprovechando un despliegue en dirección a la base de Los Llanos de Albacete. Estas maniobras que deleitan y sobresaltan a vecinos y bañistas cada cierto tiempo no requieren de autorización desde el Aeropuerto de Almería porque ni aterrizan ni despegan, aunque sí se tiene constancia del vuelo desde la torre de control.

Durante el pasado año fueron 21 los vuelos de entrenamiento y 13 de pruebas, cifra muy superior a la del ejercicio en curso en el que han sido 17 de momento. En 2017 las operaciones fueron 13 de entrenamiento y ninguno con nuevos modelos de aeronaves. Las razones que hacen que el Aeropuerto de Almería sea una de las instalaciones elegidas por las compañías para este tipo de vuelos hay que buscarlas tanto en sus condiciones climáticas como su disponibilidad al no estar tan saturado de tráfico como otros de la red nacional y se pueden programar con más flexibilidad y menos previsión.

En ocasiones estas maniobras contemplan la realización de continuas tomas y despegues de pista, una duración que no se puede gestionar en los aeropuertos con más volumen de pasajeros. El tráfico moderado de Almería se complementa con las posibilidades en servicios y localización para las aerolíneas. Aún así, otros aeropuertos del país multiplican por mil este tipo de operaciones como Sevilla que tiene la planta de ensamblaje de Airbus. Han llegado a superar las 2.200 operaciones y es uno de los más utilizados de la red nacional de Aena para vuelos de prueba y entrenamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios