Coronavirus Almería Costa de Almería, del aluvión de reservas a las cancelaciones y el éxodo de los británicos

  • El destino turístico se enfrenta a una curva de viajeros en caída libre y opuesta precisamente a la crecida de los brotes y contagios. La facturación de la hostelería almeriense cae en un 81% en junio

Del aluvión de reservas a las cancelaciones y el éxodo de los británicos Del aluvión de reservas a las cancelaciones y el éxodo de los británicos

Del aluvión de reservas a las cancelaciones y el éxodo de los británicos / Rafael González

Malos tiempos para los hoteles. La provincia se reencontraba con el turismo a mediados de junio con razones para el optimismo del sector. Las agencias de viajes online y centrales de reservas situaban a la Costa de Almería entre los puntos destacados de la geografía española para este verano con un fuerte tirón de las reservas por la baja incidencia que había tenido el coronavirus en la fase de mayor presión de la pandemia y por el propio ADN almeriense como destino seguro, sostenible y paradisíaco, alejado de experiencias masivas vacacionales. Un mes después poco o nada queda ya de esa entusiasmo que apuntaba a la recuperación de la industria turística provincial. La sucesión de brotes y el permanente goteo de contagiados por la COVID-19 no ayuda a la hora de generar confianza en los potenciales turistas y la cuarentena impuesta a los viajeros del Reino Unido ha sido la gota que ha colmado el vaso.

La pandemia se ha llevado por delante la planificación y previsiones del sector sumido con resignación en una temporada del caos marcada por las reservas ficticias y la certeza de que no hay viajeros suficientes para todos los establecimientos. La incertidumbre se dispara por la altísima flexibilidad para cancelar y cambiar de hotel hasta dos día antes (sin restricciones en la política de cambios y anulaciones) y el éxodo británico ha echado por tierra la única esperanza de consolidar un mercado internacional. Los vuelos con el Reino Unido movieron el verano pasado fueron 56.597 pasajeros en junio, 56.744 en julio y 60.323 en agosto y este año se pierden nada más iniciarse los paquetes vacacionales con turoperadores como Jet2holidays.

Nada mas decretarse el estado de alarma se produjo una oleada histórica de anulaciones por la que cayeron las reservas en todo el país alcanzando una tasa de cancelación del 1000%. Esa tasa hoy está en un 50%, si bien hay destinos que están sufriendo un mayor repunte con respecto a 2019 como ocurre con Benidorm, con una tasa superior al 74%, seguido por la Costa de Almería con un 71%, Mallorca con un 65%, Cádiz con un 62% y Madrid con un 59%. Las razones pueden ser muy diferentes, pero está claro que los últimos rebrotes del virus están influyendo. Así lo ha recogido la empresa tecnológica Mirai que ha analizado los datos de las plataformas de reservas. La provincia parecía que remontaba el vuelo en la semana 24, pero a lo largo de este mes ha vuelto a valores negativos. En la semana 12 (16-22 de marzo) rozó el 1000% de cancelaciones y después tuvo otro pico de un 600% en las semanas 17 y 18 del año (20 de abril al 3 de mayo).

Evolución de las cancelaciones en el destino Costa de Almería Evolución de las cancelaciones en el destino Costa de Almería

Evolución de las cancelaciones en el destino Costa de Almería

Y otro dato significativo sobre el desplome del sector está en la facturación. Según un informe reciente de UniversalPay, la facturación de la hostelería cayó un 60% en el mes de junio en España, un 54% en Andalucía y en Almería ese retroceso se ha disparado hasta un 81%. Desde la patronal, Exceltur ha reclamado al Gobierno medidas urgentes de supervivencia del tejido empresarial e iniciativas para una recuperación de la imagen de destino seguro al mundo, al tiempo que lamentan que los efectos de la cuarentena con el Reino Unido serán devastadores para la actividad turística y el empleo, dando la puntilla a una temporada que se había iniciado renqueante y acabará anticipadamente, dejando cientos de miles de empleos en el alero a fines de octubre y miles de negocios sin abrir o insolventes con todas las consecuencias que, a su vez, conllevará para el 2021 y años sucesivos.

“Algunas empresas se están planteando cerrar”, valora Isabel de Juan Rodríguez, gerente de ASHAL. Y desgrana lo complejo que puede ser para un empresario depender de las reservas de última hora. “Los clientes realizan cinco y en función de los brotes y cualquier otra noticia de su interés eligen el destino y cancelan las demás sin ningún tipo de problema”, argumenta. En este sentido, el delegado territorial de Turismo, José Luis Delegado, entiende que “cualquier noticia puede bajar el porcentaje de reservas” en la planta hotelera que sitúa por encima del 40% y reconoce una “volatilidad” que hace difícil realizar predicciones incluso a corto plazo, con mucha variación de entrada de reservas y cancelaciones. “Los contagios no se han dado nunca en un espacio turístico y responden a otras casuísticas”, concluye. La provincia alcanzó sus mejores registros el pasado año, con el mayor gasto medio por turista de toda la serie y más de 2,6 millones de visitantes, y se enfrenta en 2020 a un descalabro sin precedentes. 

“El único mercado internacional en el que teníamos alguna esperanza”

Daniel Rossell, vicepresidente y CEO de la cadena Senator Hotels & Resorts, valora el impacto del éxodo de turistas británicos con preocupación y reconoce que “si la noticia es mala para todos los destinos, para Almería más”. Y lo razona argumentando que “era el único mercado internacional en el que teníamos alguna esperanza”. El destino Costa de Almería se queda prácticamente huérfano de viajeros de otros países y el efecto en la hostelería resulta evidente. “Algún día podemos tener un pico del 70% de ocupación, pero el resto no sube del 35%, la zona de Almería está funcionando peor que la de Huelva y Cádiz y todos buscan el turismo nacional”, argumenta. “El mercado doméstico no da para cubrirlo todo”, reflexiona sobre las plazas que ya no demandarán los ingleses. “Firmaría ahora mismo que estuvieran en septiembre”, añade al tiempo que confía en que se pueda retomar la operativa internacional antes de que acabe el año. 

La Junta pone en valor el auge del turismo doméstico en la provincia

El delegado territorial de Turismo, José Luis Delgado, se mostró ayer “moderadamente optimista” sobre la situación del destino Costa de Almería dentro del contexto de los efectos de la pandemia, si bien ha asegurado que “cualquier noticia negativa puede bajar el porcentaje de reservas” en la planta hotelera que actualmente se sitúa en un 40% de ocupación en la costa. El responsable de Turismo de la Junta en Almería reconoce el “golpe extraordinariamente duro” que ha supuesto la restricción de los vuelos con Reino Unido, pero considera que la provincia es uno de los destinos menos golpeados por el auge del turismo nacional. Y, por último, destaca que no será hasta el final de la pandemia cuando se pueda analizar el real impacto en el sector por la “volatilidad” en las reservas que hace difícil realizar predicciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios