Almería
  • ADIF completó las obras de ingeniería y desde principios de año trabaja en las instalaciones de seguridad y telecomunicaciones. La actuación provisional mientras se adapta la línea al Corredor permitirá reducir en dos horas el viaje entre Almería y Madrid

El cambiador de ancho de Granada estará disponible en abril de 2022

El cambiador de ancho de Granada estará disponible en abril de 2022 El cambiador de ancho de Granada estará disponible en abril de 2022

El cambiador de ancho de Granada estará disponible en abril de 2022

Jesús Jiménez Hita

Escrito por

· Iván Gómez

Redactor Jefe

Las obras del cambiador de ancho que se vienen realizando desde junio de 2019 a tres kilómetros de la estación de trenes de Granada han entrado en su recta final con la previsión de que pueda estar operativo, según ha confirmado a este periódico el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), en abril del próximo año. La infraestructura principal fue adjudicada en marzo de 2019 por algo más de seis millones de euros con un plazo de ejecución de diez meses que se fue más allá del año. Una vez completadas las obras de ingeniería se pusieron en marcha a finales del pasado ejercicio otros dos proyectos complementarios que se encuentran en ejecución en el punto kilométrico 53/742 de la línea Moreda-Granada a su paso por el Cerrillo de Maracena.

La primera es un contrato para la modificación de instalaciones de control del tráfico y telecomunicaciones de la estación nazarí aprobado el 24 de diciembre de 2020 por importe de 7,9 millones de euros y la segunda comprende la instalación y posteriormente el mantenimiento del sistema GSM-R en el tramo entre el cambiador al norte de la ciudad y la estación con un gasto de 263.170 euros. Fuentes del ADIF explican que se está finalizando la construcción de un nuevo edificio técnico del cambiador que albergará las instalaciones de señalización, energía y comunicaciones para la explotación de esta infraestructura y los elementos de campo asociados y también se están ejecutando obras de canalizaciones.

En paralelo con la modificación del enclavamiento de Granada por la incorporación del cambiador, se está llevando a cabo la sustitución del enclavamiento eléctrico existente en la estación colateral de Albolote (línea convencional Moreda-Granada) por uno de tipo electrónico. Según el ADIF, dentro del alcance de esta actuación se incluye también la renovación de los elementos de campo (señales, circuitos de vía...). A lo largo de este otoño está prevista la puesta en servicio, como fase provisional de este proyecto y del de infraestructura y vía, de seis desvíos en el tramo Granada-Cambiador que permitirán la nueva explotación de este tramo con vía de ancho mixto, lo que significa que es apto tanto para trenes que circulan en ancho estándar como para los que lo hacen en ancho convencional o ibérico.

El cambiador es una infraestructura provisional mientras se adapta la línea actual entre Almería y Granada al Corredor Mediterráneo

La segunda actuación se corresponde con el contrato adjudicado en abril de este año para la instalación del sistema de telecomunicaciones móviles GSM-R (Global System for Mobile Communication Railway) en el tramo de línea de ferrocarril de Alta Velocidad comprendido entre la estación de Granada y el nuevo cambiador de ancho. Según fuentes del ADIF, se está acometiendo en la actualidad la obra civil consistente en basamentos de los mástiles, arquetas y canaletas. La ejecución de esta actuación se coordinará con la obra de instalaciones de seguridad y telecomunicaciones, ya que la implantación del GSM-R depende del tendido de la fibra óptica y la energía que se suministrará desde el edificio técnico del cambiador. En este sentido, una vez concluida la obra de instalaciones de seguridad y telecomunicaciones se procederá a la conclusión de los trabajos relacionados con el sistema GSM-R.

La previsión de conclusión de estas dos obras complementarias en marcha es de finales de marzo del próximo año, por lo que en abril estaría operativo el cambiador de ancho a la espera para que pueda entrar en servicio de que se incorpore a la línea un modelo de tren específico que sea apto para cambio de ancho teniendo en cuenta además que pasaría de una línea no electrificada a otra electrificada y viceversa. Esta actuación de ingeniería ferroviaria enclavada en un segmento de poco más de un kilómetro en el barrio del Carrillo de Maracena de la vía Granada-Moreda permitirá a los trenes cambiar el ancho de sus ejes de forma automática y sin parar el vehículo al pasar por un mecanismo situado en la vía. Una vez estén acabadas las obras y la instalación en el CTC de la Estación de Granada restará realizar las pruebas del cambio de eje, funcionamiento de señalizaciones y la posterior aprobación de las modificaciones realizadas a la línea por parte de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria. 

7,9 millones es la inversión en la modificación de instalaciones de telecomunicaciones y control del tráfico en la estación de Granada

Vehículos híbridos, en sustitución de los actuales Talgo, podrán cambiar de forma automática y sin tener que parar del ancho ibérico de la línea que discurre por la provincia almeriense al estándar de la conexión de Alta Velocidad entre Granada y Madrid, lo que permitirá reducir en casi dos horas -de siete a cinco- el tiempo de viaje entre Almería y la capital. Eso sí, Renfe tendrá que contar con un número suficiente de trenes (S-730) para prestar servicio a las nuevas relaciones Madrid-Granada-Almería. Es una infraestructura provisional que dejará de tener utilidad cuando el trazado de toda la línea Granada-Almería se convierta en vía de ancho internacional y electrificada, como requiere el Corredor Mediterráneo, un proyecto que se había anunciado para antes de 2023 y que, sin embargo, ha sido aparcado por el Gobierno que no ha incluido ni un solo euro en las partidas de los Presupuestos Generales de 2022.

La actuación se licitó en mayo de 2018 por 7,1 millones de euros y el entonces ministro Íñigo de la Serna aseguró que se adjudicaría en seis meses que finalmente fueron diez, una práctica dilatoria ya habitual del Ministerio Fomento (hoy de Movilidad, Transportes y Agenda Urbana) con las infraestructuras de la provincia que retrasó su puesta en marcha porque inicialmente se había previsto para antes de que acabara 2019. La empresa Rover Rail resultó adjudicataria en marzo de ese año con un contrato de diez meses de plazo de ejecución y con las dos actuaciones complementarias se ha fijado su finalización en marzo de 2022, una fecha que no tendría sentido si hubiera tenido continuidad el anterior plan del Gobierno para haber completado la mejora de la línea entre Almería y Granada al año siguiente. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios