Almería

Los ciervos saltan de Los Filabres a Sierra Alhamilla

  • La expansión de reses se produce en un momento en el que la Junta tiene paralizadas las monterías con el objetivo de regenerar una especie en decadencia en los últimos años

  • El cruce de una sierra a otra lo han hecho por el desierto de Tabernas

Sierra de Los Filabres, donde está la mayor población de ciervo de la provincia Sierra de Los Filabres, donde está la mayor población de ciervo de la provincia

Sierra de Los Filabres, donde está la mayor población de ciervo de la provincia / Redacción (Almería)

El ciervo que hasta ahora prácticamente solo podía verse en la Sierra de Los Filabres y de forma tímida también en Sierra de las Estancias y Sierra Nevada, ha empezado ya a colonizar Sierra Alhamilla.

La población de esta especie ha iniciado una expansión que parece ya imparable. Y el cruce de una sierra de la provincia a otra lo han hecho por el desierto de Tabernas. Así lo han confirmado a Diario de Almería fuentes de la Delegación Provincial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, desde donde indican además que los ejemplares que hasta ahora han sido avistados tanto por técnicos de la delegación como por los Agentes de Medio Ambiente e incluso por los propietarios de los cotos que hay repartidos en la zona, “son aún un número muy reducido, pero que a buen seguro continuará en crecimiento”.

Ciervo que habita en Los Filabres Ciervo que habita en Los Filabres

Ciervo que habita en Los Filabres / Redacción (Almería)

Juan Ignacio Gázquez Martínez, almeriense miembro del Consejo Internacional de Caza y además Técnico de la Federación Andaluza de Caza considera que “estamos en un momento en el cual hay que sentar las bases de gestión cinegética para conseguir poblaciones por debajo de la capacidad de carga del medio y de calidad importante, que garantice un turismo cinegético necesario para la comarca de Sierra Alhamilla y un nuevo atractivo para el cazador local”. En su opinión “es una oportunidad de oro para titulares de coto de caza, los cuales deben de concienciarse en ello. La Administración puede y debe coordinar y velar por incentivar una correcta gestión ayudando a los titulares de cotos y a los cazadores a controlar el furtivismo y permitirles actuaciones de mejoras del hábitat”.

El técnico, considera que “la gestión ha de ser global entre todos los cotos, no vale de nada que un coto lo haga bien y el adyacente mal. Según datos extraoficiales facilitados por los propios titulares, la población de ciervo aún es anecdótica, con un retraso de colonización de más de siete años con respecto a la cabra montés”, y pone de manifiesto su “miedo a una excesiva permisividad por parte de la Junta de Andalucía en otorgar permisos de control por daños agrícolas en esta áreas de nueva expansión de ungulados que pueda incentivar a un mal plan de capturas”. Juan Ignacio Gázquez señala que la “concienciación global de titulares y cazadores ante una gestión acertada y apoyo de la administración son las claves para poder colocar a Sierra Alhamilla en un referente en la caza mayor y evitar lo que ha ocurrido en otras sierras de la provincia almeriense. Es una carrera de fondo que comienza ahora”.

La población de ciervo y también de cabra montés en la provincia de Almería se encuentra en pleno proceso expansivo natural. Las reses de caza mayor han empezado a colonizar nuevos territorios guiadas, por un lado la falta de recursos como por ejemplo el alimento, o por la crisis que sufre la Sierra de Los Filabres muy afectada también por la plaga de procesionaria, así como también por el crecimiento de las poblaciones. Llama la atención la capacidad de adaptación de estos animales a los distintos hábitats naturales como es el caso de poder establecerse en zonas limítrofes con el desierto de Tabernas.

La Junta mantiene la paralización de monterías en Los Filabres

La expansión del ciervo en las sierras de la provincia se produce en un momento en el que la Junta de Andalucía mantiene aún paralizadas las monterías y batidas en los terrenos públicos de la zona cero de Los Filabres, donde se encuentra la mayor población. Una decisión que se adoptó el año pasado, a petición de técnicos y agentes de Medio Ambiente, y que perseguía el objetivo de restablecer los grupos gerárquicos, así como la calidad de los trofeos de una especie que un día se expandió desde la Sierra de Baza (en los años 80) a estos montes y que tanta riqueza generan a las poblaciones rurales de forma directa e indirecta. Se trata de una especie que en los últimos años está en declive, posiblemente debido a las extremas condiciones climatológicas, pero también a la falta de sangre nueva para engendrar nuevas generaciones de ciervos con una genética más fuerte, de mayor calidad y riqueza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios