Almería

Diagnósticos a través de fotos por móvil: historias de médicos almerienses

María del Carmen Moreno, médica atención de primaria en Gádor. María del Carmen Moreno, médica atención de primaria en Gádor.

María del Carmen Moreno, médica atención de primaria en Gádor.

Los sanitarios. No existe profesión a la que haya que agradecerle más. Y no solo ahora, cuando ha llegado el lobo. Aunque demasiados lo hayan entendido por primera vez y otros les piden que abandonen sus residencias por medio al contagio. La sociedad está llena de indeseables que atacan a cualquier sector, pero a este... es inexplicable encontrarle un sentido. Aunque, por suerte, la generosidad gana la batalla.

El trabajo que están realizando durante la alerta sanitaria generada por el coronavirus deja en evidencia a cualquiera. Han sido muchas horas de más, y en su afán por ayudar, se incorpora joven personal sin experiencia simplemente por quitar carga de trabajo a sus compañeros. Deben lidiar más cerca que nadie con la enfermedad. Y aunque no hay que olvidarse de que gran parte de los casos de coronavirus se han dado en las ciudades, la atención en los municipios de la provincia debe ser igual de escrupulosa. Esta historia cuenta el día a día de los profesionales que trabajan en zona rurales, donde el contacto directo con los pacientes es fundamental y durante estas jornadas, de forma obligada, ha pasado a un segundo plano, pero no dejan de esforzarse al máximo para poner toda la atención y el cariño que requieren, y es que, en estas zonas, la mayoría de los pacientes son personas mayores y ellas son las que merecen una atención primordial en la actual situación.

Reunión matutina en el Centro de Salud de Abla. Reunión matutina en el Centro de Salud de Abla.

Reunión matutina en el Centro de Salud de Abla. / (Almeria)

“Sin duda, nuestros esfuerzos están volcados en la atención a nuestros mayores. Son el sector de la población mas vulnerable, y no sólo desde el punto de vista de sus patologías, sino también de su bienestar social. En muchísimas situaciones han dejado de salir con sus vecinos, ir a la compra o recibir las visitas de sus familiares más cercanos. Por este motivo el seguimiento telefónico y las visitas domiciliarias son mas necesarias para asegurarnos que tienen sus necesidades cubiertas tanto en el ámbito clínico como en su esfera social”, explica María del Carmen Moreno, médico de atención primaria en el consultorio de Gádor.

La crisis sanitaria ha establecido nuevos protocolos, formas de actuar que tratan de proteger la salud de sanitarios y pacientes. “Se ha potenciado la atención telefónica, de manera que todas las consultas se intentan valorar en primer lugar por teléfono. En horario de mañana contamos con 8 líneas telefónicas (6 en Abla y 2 en Fiñana) que dan cita a los pacientes de la comarca en las consulta telefónica médica o de enfermería, que posteriormente son atendidas por estos profesionales. Aquella patología que requiere ser vista de forma presencial se hace como atención domiciliaria o bien como atención presencial en uno de los dos puntos de atención abiertos en horario matutino los días laborables (Fiñana y Abla)”, explica José Manuel García, especialista en Medicina de Familia y comunitaria y director de la zona básica Río Nacimiento.

“La estructura de la consulta ha cambiado por completo, se ha intensificado la atención telefónica, intentando poner solución de esta forma a las demandas de nuestros pacientes. Así evitamos que tengan que desplazarse al centro de salud aumentando el riesgo de contagio por un lado. Concretamente en la Unidad de Gestión Clínica Bajo Andarax, a la que pertenezco, se ha reforzado la atención en los centros de mayor tamaño ubicados en Huércal de Almería y en la población de Benahadux, el resto de consultorios no se han cerrado manteniendo la atención domiciliaria y telefónica”, argumenta María del Carmen Moreno.

Estamos acostumbrados a tocar a nuestros pacientes, a darles consuelo y a mirarles a los ojos sin interposición de pantallas ni guantes, y esto no es posible en el momento actual por su seguridad

Su forma de trabajar ha cambiado por completo, excepto en aquellos casos que requieran presencia sanitaria física, la mayoría de las atenciones se realizan telemáticamente: “Los médicos de familia estamos acostumbrados a tocar a nuestros pacientes, a darles consuelo y a mirarles a los ojos sin interposición de pantallas ni guantes, y esto no es posible en el momento actual por su seguridad y por la nuestra y seguramente estas medidas van a tener que convivir con nosotros durante bastante tiempo”, añade María del Carmen.

Además, en los centros de salud se han creado dos líneas, la sucia y la limpia, para asegurar que existe el mínimo riesgo de propagación del virus en caso de recibir a una persona contagiada: “En caso de solicitar asistencia presencialmente, ya sea en Fiñana o en Abla, son recibidos por un médico que tras un breve interrogatorio los redirige a la zona respiratoria o a la zona no respiratoria. Cada una de estas zona está atendida por un equipo médico-enfermera. Además contamos con un equipo móvil médico -enfermero que hace avisos con una ambulancia para patología respiratoria y otro equipo móvil que atiende la patología no respiratoria con otra ambulancia. Otro tercer equipo móvil está conformado por una enfermera que con el coche del centro y un celador conductor realizan los atención domiciliaria de enfermería”, informa José Manuel García.

Uso de nuevas tecnologías

Los cambios han sido vertiginosos y han obligado a reformular las técnicas de consulta pero también de diagnóstico, convirtiendo a las nuevas tecnologías en una herramienta de gran ayuda: “Se ha acelerado la implementación de tecnologías de la información y la comunicación, como el Programa Mercurio que nos permite recibir imágenes desde el móvil de un paciente a nuestra historia de forma segura, o el uso del correo electrónico para hacer llegar a los pacientes partes de bajas y altas”, relata José Manuel García.

Consultas más frecuentes

Pero en estos momentos, en una situación donde algunos síntomas pueden dar a confusión y crear alarma el en el paciente al entender que puede haber sido contagiado de coronavirus, ¿cuáles son las consultas más frecuentes en un estado? “Es habitual la solicitud de renovación tratamientos crónicos, y por supuesto la consultas por fiebre, tos u otros síntomas catarrales. Además se sigue consultando por patología dolorosa como lumbalgias, odontalgias, cefaleas, dolores abdominales. También hay un repunte de personas con ansiedad y problemas para dormir”, confirma a Diario de Almería José Manuel García. “Por la situación en la que nos encontramos, accidentes laborales, de trafico o en el campo, al ser esta una zona rural, son menores y los cuadros de dificultad respiratoria han sido protagonistas en esta semanas previas, pero el resto de patologías han continuado apareciendo con normal incidencia”, apostilla María del Carmen Moreno.

El miedo a contagiarse por parte de las penosas de avanza edad es también una tarea con la que los profesionales sanitarios deben ser prudentes porque no se trata de infundir miedo, sino de aconsejar y tranquilizar: “Todos tenemos miedo al contagio y los mayores también. Nuestros profesionales les intentan transmitir tranquilidad, les preguntan sobre sus necesidades y si estas están cubiertas”, subraya el médico José Manuel García.

Residencias de mayores

Las residencias de mayores también requieren una atención especial. Los profesionales que atienden a los pacientes han reforzado al máximo la higiene tanto en las instalaciones como en su actividad diaria ¿Qué medidas se han establecido en este caso? María del Carmen Moreno explica que “Hay un protocolo especifico tanto para el seguimiento de pacientes institucionalizados como del manejo clínico de éstos si se confirmara algún caso en la misma. Los compañeros referentes realizan un seguimiento estrecho de la situación de los residentes con los coordinadores o responsables de los centros con los que mantienen comunicación casi a diario”. José Manuel García insiste en que las instrucciones que deben seguir son básicas: “Hemos contactado con las tres residencia para comprobar que conocen los protocolos y los cumplen, y para ofrecerles nuestra ayuda en lo que necesiten. No olvidamos que los mayores de la residencia son nuestros pacientes”.

¿Está siendo la población responsable con las medidas de confinamiento impuestas?

En la Comarca del Nacimiento, José Manuel García asegura que “el comportamiento de la población en general está siendo ejemplar, bien es verdad que con un empujoncito, por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, y la colaboración de todos los alcaldes de la comarca”. Para María del Carmen Moreno, zona del bajo Andarax, entiende que al inicio “costó un poco la adaptación a esta nueva forma de atención . Fueron muchos cambios en poco tiempo, y mucha información procesada en tiempo récord que sobretodo a nuestros pacientes mayores que además no están tan familiarizados con las redes sociales y las nuevas formas de comunicación,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios