Decreto andaluz

Los hosteleros amenazan con cerrar todas las terrazas de los bares en enero si no hay renovación de licencias

  • La patronal exige a la Junta y al Ayuntamiento trabajo conjunto para buscar una salida que permita conciliar la actividad de los bares con el descanso vecinal

Reunión de hosteleros por el decreto andaluz Reunión de hosteleros por el decreto andaluz

Reunión de hosteleros por el decreto andaluz

Casi un centenar de empresarios de hostelería de Almería han participado en una asamblea extraordinaria convocada por ASHAL, preocupados por las dificultades que el Decreto 155/2018, de la Consejería de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía, sobre espectáculos públicos, actividades recreativas y establecimientos públicos,  puede acarrear a la hora de renovar sus licencias de terrazas. En la reunión, los hosteleros han exigido a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Almería que “se pongan a trabajar de forma coordinada para que la Capitalidad Gastronómica que recibirá la ciudad en 2019 se pueda celebrar sin problemas”, según ha explicado al término del encuentro Diego García, presidente de ASHAL. En este sentido, todos han estado de acuerdo en pedir que “se suspenda provisionalmente el decreto de la polémica hasta tener una interpretación clara del mismo y que se garantice la renovación de licencias para el próximo año”.

 

Asamblea de hosteleros por el decreto de las terrazas Asamblea de hosteleros por el decreto de las terrazas

Asamblea de hosteleros por el decreto de las terrazas

Los hosteleros entienden que la Junta de Andalucía debe redactar unos criterios interpretativos del Decreto  que marquen directrices a los técnicos para que todos los ayuntamientos de Andalucía y el propio sector tengan claro los términos de la normativa y que éstos deben estar preparados  para antes del 15 de diciembre con el fin de que se puedan garantizar las renovaciones de las licencias de terrazas  actuales para 2019. Si ello no es posible en fecha, proponen un acuerdo entre administraciones para que las terrazas estén operativas al menos de forma provisional mientras se van acometiendo las adaptaciones que sean necesarias.

 

Dado que éste no es un problema exclusivo de Almería, aunque afecta de una manera especial a la ciudad por el acontecimiento previsto para el próximo año, ASHAL instará a las  asociaciones de hostelería del resto de provincias andaluzas para conjuntamente defender los intereses de un sector que da empleo a cerca de 300.000 personas en toda Andalucía y que es el verdadero motor economico de la Comunidad Autonoma.

 

En la reunión también se ha propuesto requerir al Ayuntamiento de la capital la documentación técnica básica necesaria para que todos los estudios acústicos que se tengan que acometer de cara a solicitar una autorización de terraza sean lo más asequibles posible para los bolsillos de los solicitantes  ya que algunos empresarios ya han hecho desembolsos importantes   para proyectos que ahora quedarían en saco roto.

 

La patronal hostelera ha mostrado su disposición a negociar con Ayuntamiento y vecinos todo lo relativo a la problemática de las terrazas y  tiene claro que “una licencia de este tipo no autoriza a ningún establecimiento de hostelería a hacer la vida imposible a ningún vecino, por lo que somos los primeros en reclamar una norma clara para cumplirla”, añade García.

 

En la asamblea, celebrada en la tarde del miércoles, se ha acordado poner en marcha una campaña a través de redes sociales, dada la fortaleza que tiene este sector en facebook, twitter y otros perfiles, además de con cartelería que se distribuirá en los diferentes establecimientos de la provincia, ya estén o no asociados a ASHAL, con el fin de recabar apoyos para instar a las administraciones a trabajar juntas y buscar una solución a un sector generador de empleo.

 

Desde la asociación empresarial se recomienda a los empresarios que mientras se clarifica la situación, vayan solicitando la renovación de sus licencias de terraza para el año 2019 y aconsejan, no obstante, no instalarla hasta no tener autorización.

En este sentido, ya han pensado en llevar a cabo una protesta, en caso de no recibir la nueva licencia, que consistirá en un cierre de terrazas el próximo mes de enero coincidiendo con la fecha en la que está previsto que Almería reciba el blasón de la Capitalidad Española de la Gastronomía. “Confiamos en que no sea necesario tener que llegar a movilizarnos porque este año se ha hecho un gran esfuerzo conjunto para lograr la capitalidad gastronómica y no parece razonable que ésta ahora pueda verse empañada por una falta de entendimiento entre administraciones, pero ASHAL debe defender ante todo los intereses del sector hostelero que se están viendo seriamente dañados de no clarificarse la normativa que afecta a las terrazas”, ha concluido Diego García.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios