Abogacía

Siete nuevos colegiados para el Colegio de Abogados de Almería

  • El decano, Juan Luis de Aynat, los anima a “dar ejemplo” para conseguir una sociedad “más fácil y amable para todos”

Siete nuevos colegiados para el Colegio de Abogados de Almería

El Ilustre Colegio Provincial de Abogados ha acogido este viernes un nuevo acto de jura o promesa de nuevos colegiados. En esta ocasión son siete los letrados que se incorporan a las filas de esta institución almeriense, a los que el decano de los letrados, Juan Luis de Aynat, los anima a “dar ejemplo” para conseguir una sociedad “más fácil y amable para todos”.

Los nuevos colegiados son Mustafa Oubouaid; Lucas Emanuel Sosa García; Jorge Rivera López; Carolina Martín Cruz; Rubén Díaz López; Eva Correa Porcel, y Paula García Sánchez. Han sido apadrinados, respectivamente, por Manuel Castiñeiras Bueno, Enrique Francisco Ocaña Gámiz; Francisco Manuel Salmerón Martín; María Isabel Martínez-Amo Gámez; José Antonio López Pardo, María Dolores García Salcedo, y Manuel Enrique Sánchez.

Como es tradicional, uno de los padrinos, en este caso José Antonio López Pardo, ha sido el responsable de realizar una alocución a los nuevos letrados, a los que ha advertido que la profesión no será “fácil” porque ha cambiado, de forma que el trato “personal” que existía antes de LexNet con diferentes agentes judiciales está “desapareciendo”.

Una “artesanía jurídica basada en la proximidad al juzgado, en la gestión y confianza al cliente que está siendo sustituida por programas de gestión y el trabajo de corporaciones en naves industriales, capaces de cursar miles de procedimientos sin salir de una nave de Madrid, ha lamentado.

Sin embargo, les ha trasladado que son “afortunados” por poder pertenecer a un “Colegio de provincias”, y con ello desarrollar su actividad en un “microcosmos jurídico” en el que todo “está al alcance de la mano”. “El ejercicio en Almería es distinto al de Madrid o las grandes ciudades, aquí somos una familia, todos nos conocemos”, ha manifestado, insistiendo en que siempre tendrán a un “compañero mayor” o un “juez amable” al que consultar sus dudas.

Ha incidido en que deben formar parte del turno de oficio y permanecer “siempre” en él, porque en esas guardias será dónde conozcan a funcionarios, jueces, fiscales y “unos submundos” que aún no pueden imaginar, formándose así como profesionales.

Asimismo, les ha ofrecido tres consejos. El primero, que tengan una agenda y no dejen “nada a la memoria”; el segundo firmar con su cliente una hoja de encargos “clara y concisa” en la que se incluyan todos los gastos y posibles costas adversas, siendo el tercero una transmutación de la popular letra: “Asunto que no has de cobrar, déjalo pasar”, porque si no se percibe la remuneración pertinente por su trabajo, “se devalúa uno y se devalúa la profesión”.

El decano de Aynat ha validado la exposición de este padrino, aunque -de forma jocosa- ha lanzado un “desmentido”: La profesión no ha cambiado, está cambiando, pese a que sea cierto a que se alojan “miles de expedientes judiciales” en estas naves y se pueda estar perdiendo el “encanto” del trato personal con todos los agentes implicados en un proceso judicial

“A nosotros no nos va a pillar ese cambio, vamos a seguir siendo compañeros fraternales, epicentro en este microcosmos de la provincia de Almería que es el Colegio, que espero sea amable con los que os incorporáis, y soportable a los que lleváis muchos años”, ha añadido con su habitual tono socarrón el decano.

De Aynat ha subrayado que uno de los encantos de la abogacía es que tiene unas normas deontológicas que se pueden llevar “como un inglés”, con un “fair play” que forma parte de la manera de ser de los letrados, que se valen de la lealtad a los compañeros y del secreto y la confidencialidad con los clientes.

También ha resaltado a los nuevos colegiados que el abogado a de ser bueno y actuar con buena fe, sin contribuir al incendio social, pues tienen “mucho que ver con lo que pase en la sociedad”. “Si damos buen ejemplo, facilitaremos que esta sociedad que, de hoy para mañana, puede cambiar, porque ya hasta puede caernos un meteorito, sea más fácil y más amable para todos”.

Y en la misma línea del letrado José Antonio López Pardo, el decano ha llamado a los jóvenes que este viernes se han sumado al Colegio a compartir con sus compañeros, a preguntar antes de “lanzarse” a un asunto, sin precipitarse, recabando el consejo de sus padrinos o abogados en los que tengan confianza y cuenten con más experiencia. “No es un favor que os hacen, es la obligación del que lleva más años orientar desinteresadamente a su compañero”, ha concluido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios