CORONAVIRUS ALMERÍA

Un viaje de placer a Benidorm que ha tornado a pesadilla

  • Un grupo de medio centenar de vecinos de la provincia volvía de esta ciudad turística alicantina el pasado día 14 de marzo y horas después se confirmaba el primer caso de uno de ellos, el fallecido del sábado 21

  • Desde el 16 de marzo, tanto ellos, como sus familias se encuentran en cuarentena y bajo vigilancia médica para comprobar su evolución

Medio centenar de almerienses viajaron a Benidorm y donde uno de sus integrantes, ya fallecido, dio positivo. Medio centenar de almerienses viajaron a Benidorm y donde uno de sus integrantes, ya fallecido, dio positivo.

Medio centenar de almerienses viajaron a Benidorm y donde uno de sus integrantes, ya fallecido, dio positivo.

Nadie todavía hoy sabe como se originó el brote de coronavirus, ni tampoco cómo ha sido capaz de expandirse por todo el mundo casi sin dar lugar a medidas efectivas para prevenir su inclusión en determinados territorios, ya que una vez dentro, el COVID-19 se caracteriza por su facilidad de transmisión y, por tanto, por infectar a todo aquel que mínimamente haya podido estar expuesto. Así, los casos se han ido multiplicando como la pólvora desde que el virus entrara en Italia, concretamente en la región de Lombardía, cuando los primeros casos salieron a la luz a final de enero en el momento que dos turistas chinos de Wuhan, la zona cero del brote en China, mostraron síntomas ya en el país transalpino.

Delimitar el origen de los distintos brotes por territorios para así contener la epidemia se ha convertido en el principal dolor de cabeza de las autoridades políticas y sanitarias. Dicen que el origen del brote en el Hospital de Igualada y la Conca d'Òdena, la zona de Cataluña más afectada, se circunscribe a un almuerzo de 80 personas, donde muchos de los participantes eran profesionales sanitarios de este centro. Este hecho habría dado lugar a dos ramas: una dentro del centro y otra fuera, de expansión comunitaria.

En Valencia, se sabe que influyó de manera determinante el partido de Champions League celebrado en Milán, entre el Atalanta y el club español, a donde viajaron varios centenares de aficionados y en el que luego aparecieron varios casos concretos, entre ellos el de un periodista que cubría el partido.

En Almería, en estos momentos se ha producido un hecho derivado también de un viaje que tiene en vilo a las autoridades. Un grupo de medio centenar de personas de la provincia realizaron un viaje de placer en un autobús. El segundo de los fallecidos en la provincia, un hombre de 72 años de edad, que moría el pasado sábado en el Hospital del Poniente de Almería era uno de los integrantes de esta expedición.

Según ha podido saber Diario de Almería, volvieron a sus hogares el sábado día 14 de marzo. Horas después, este hombre acudía al centro de salud con síntomas de coronavirus que terminarían siendo confirmados. Automáticamente, el lunes día 16 de marzo, tanto los integrantes de este viaje como todos los familiares con los que estuvieron en contacto durante apenas 48 horas pasaron a estar en cuarentena tal y como indica el protocolo.

Tan solo hace diez días de la medida, y a sabiendas de que el virus tiene un periodo largo de incubación que puede perfectamente superar este tiempo, continúan todos ellos bajo vigilancia, y aunque no trasciende el dato oficial pueden superar el centenar de vecinos de la provincia. Sin duda, un viaje de placer que se ha tornado en pesadilla para varias familias, pero que están en manos de profesionales sanitarios monitorizando sus estados y donde el optimismo debe ser siempre la filosofía para hacer más llevadera la situación.

Eso sí, los profesionales continúan con una ardua labor de, además de atender un número de casos creciente, estudiar todos los antecedentes de cada uno de los afectados para así atacar la situación y frenar la curva de contagios en la provincia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios