UD almería

La cantera no se toca

  • Con Chema y con Sekou, un total de medio centenar de canteranos y cuatro técnicos han llegado al primer equipo con Alfonso como presidente

Sekou, en su antepenúltimo partido con el Almería B ante la Arandina. Sekou, en su antepenúltimo partido con el Almería B ante la Arandina.

Sekou, en su antepenúltimo partido con el Almería B ante la Arandina. / rafael gonzález

Una semana que tornaba polémica por las declaraciones de Alfonso García por el coste que le supone a la Unión Deportiva Almería mantener su actual entramado de los equipos de base, termina feliz por la llegada al primer equipo del quincuagésimo canterano desde que el murciano es presidente del club rojiblanco: Sekou.

El hispanoafricano ha convencido al cuerpo técnico y el lunes firmará su primer contrato profesional y será presentado, como Chema. El sevillano, por semanas, adelanta a Sekou en la lista, pues el club decidió renovarle su contrato y subirlo al primer equipo, en un final de liga algo convulso para ambas partes.

En quince años con Alfonso García dirigiendo la nave almeriense, medio centenar de futbolistas criados en las bases rojiblancas o, por lo menos, fichados para el filial y que han dado buen rendimiento, han derribado las puertas del primer equipo. No todos han continuado ni han llegado a tener ficha como profesionales, pero sí han contribuido en la medida de sus posibilidades y se quedan con el recuerdo de una camiseta con los números altos (a partir del 25) que se guardan para la gente del filial que puede subir y bajar de categoría en una misma temporada.

Para el presente año, hasta cuatro futbolistas procedentes de las bases van a estar única y exclusivamente a las órdenes de Fran Fernández: Joaquín, Gaspar, Chema y Sekou. Además, el técnico almeriense, buen conocedor del potencial que hay en el filial rojiblanco y en el primer juvenil, ha contado con varios futbolistas más, que en un momento determinado de la temporada pueden aportar su grano de arena en partidos o entrenamientos.

De la misma manera, cuatro entrenadores de la cantera se han hecho cargo del siempre convulso banquillo del primer equipo. Alfonsín fue el primero en lograr dos milagros para salvar al Almería del descenso a Segunda B, Francisco hizo lo propio en su debut en Primera División y lo de Fran Fernández está bien presente. El malagueño Miguel Rivera no tuvo tanta continuidad, pero es verdad que supo meter en vereda a los dos vestuarios poco centrados con los que le tocó lidiar en sus campañas.

No hay mejor reivindicación posible que ésta. La cantera de la Unión Deportiva Almería funciona. No al nivel de Valdebebas, La Masía, Mareo, Paterna..., pero sí que funciona de forma humilde. Para ello, nada mejor que el ascenso logrado la pasada campaña por el filial. Si bien hace unos años fue Alfonso García el que tuvo que comprar la plaza en el grupo IV de Segunda División B, el año pasado los chavales de Fran Fernández y Esteban Navarro se ganaron por méritos propios la categoría de bronce. Desde ahí, el salto es mucho más asequible a Segunda División.

Sin duda, dos de los tres grandes sueños del presidente rojiblanco (fotografiarse en los grandes estadios españoles y tener una cantera tipo Villarreal) los ha cumplido. La Ciudad Deportiva, que era el tercerno, todavía no. Por eso, es fundamental seguir teniendo esta estructura y también que los canteranos respondan ahora que les han dado la oportunidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios