VOLEIBOL

Hage cuenta las horas para volver a ser verde en su casa

  • El receptor brasileño de Unicaja Costa de Almería anhela el reencuentro con la afición ahorradora en el Moisés Ruiz

Hage cuenta las horas para volver a ser verde en su casa Hage cuenta las horas para volver a ser verde en su casa

Hage cuenta las horas para volver a ser verde en su casa

Jugó con mucha inteligencia, aguantó el salto y se elevó en el momento justo para, sabiéndolo ya en el aire, ganar la undécima Superliga: ““Fue muy bonito, increíble hacer ese último punto, algo que siempre se quedará en la memoria, y claro, ha sido uno de los momentos más felices de mi vida como deportista, lograr el triplete para Almería”. Refresca la imagen como si hubiese sido ayer mismo: “Un tiempo atrás, y como yo soy un cuatro que siempre ayudo en bloqueo, miré al central por detrás de Folguera, me esperé porque sabía que iba a ser ahí o para Barcala atrás, y cuando salté y vi que al balón solo le faltaba tocarlo con la ‘manita’ ya supe que ganábamos”. El ambiente en el pabellón aquel día fue extraordinario, lo que le motiva más ganas de reencontrarse con la afición… vestido de verde: “Yo siempre he dicho que nací en Brasil, pero Almería es mi segunda casa; tengo muchas ganas de volver a jugar acá en el pabellón, volver a encontrar a la gente, que siempre me trata muy bien”.

Incluso fue así cuando vino como rival para ganar dos encuentros y rematar el título para Ca’n Ventura en Palma. Así confiesa estar “deseando que llegue el sábado lo antes posible” y que la hinchada blanquiverde nunca olvide lo que supone tanto para él como para sus compañeros: “Siempre digo que las personas deben saber la importancia que tiene la afición, para mí es como otro jugador en la cancha; da una presión para el rival y nos aporta mucho a nosotros, y por eso es tan complicado ganar aquí en Almería; que se enteren que es por eso, porque están todos ahí, que nos están incentivando y nos hacen jugar mejor”. Una de las grandes motivadoras es su mujer Isabela Bezerra Magalhães Hage, que merece un reconocimiento por su aportación: “Le debo mucho; ella dejó su familia y todo para vivir mi vida, y a mí me gusta cómo se comporta, le encanta animar no solo a mí, a todos, le encanta el deporte y se vuelve loca, se mete en el papel”. Entre risas, Guilherme Hage, uno de los más destacados del arranque del equipo, muestra mucho orgullo por ello.

De hecho, el club sabe que ‘ficha’ también en la grada: “Cuando juego no la miro mucho porque estoy enfocado en el partido, pero después, que veo fotos y vídeos… parece que está dentro de la cancha con nosotros”. Tanto Isabela como todos los aficionados serán necesarios para un partido que pronostica complicado, el del por fin debut en casa tras seis meses de ausencia: “Canarias es Canarias, y desde el primer año en España quizá solo he tenido un partido fácil contra ellos, cuando se jugó en Palma, pero esa misma temporada perdimos en su campo 3-2; todos lo que he jugado han sido difíciles y por eso espero un partido complicado, duro”. Es una muestra de que “la liga en España ha cambiado un montón, no puedes ir tranquilo, porque si vas tranquilo, pierdes, y se ha visto en la primera jornada, que el campeón de la Supercopa perdió en Castellón; este año la veo muy fuerte y muy equilibrada, y por eso me gustó mucho la actitud del equipo en Melilla, que tiene un buen grupo, pero entramos muy duro, muy fuerte, concentrados, igual que con Canarias”.

Es la receta de un hombre que ha sumado más de cincuenta puntos en los tres últimos partidos de Unicaja Costa de Almería: “Ya dije que creo que cada año estoy mejor, físicamente me encuentro muy bien y cuando llegas a una cierta edad, queda más fácil jugar vóley, sabes mejor por dónde tienes que pasar para logar la victoria, pero reconozco que cambiaría haber hecho 20 puntos menos y ganar la Supercopa, aunque eso ya pasó y ahora toca pensar en Canarias y después Ibiza; para mí, nos ha tocado tres partidos primeros buenos, de nivel, el primero ya superado y vamos a por el segundo”. En todo caso, para rematar lo sucedido en Teruel, “la Supercopa creo que es el más difícil de ganar de los tres títulos: es el principio de temporada, tienes que mejorar muchas cosas en el equipo y es un partido en el que puede pasar de todo, si juegas bien, ganas, pero si no salen bien las cosas… que fue lo que pasó en Teruel, que no nos salió nada, nada, nada”.

Es por ello que al receptor brasileño le gustó la reacción de este fin de semana: “Se ha sabido salir de una derrota que nos pesó y que nos hizo una herida muy grande porque estábamos jugando muy bien en la pretemporada, y la sensación fue que se iba a hacer un buen partido, no sé si ganar o perder”. De ahí su alta valoración al triunfo por 0-3 en el Imbroda: “Se reaccionó, pasamos dos días de prácticamente charla para esclarecer las cosas y en Melilla volvimos a jugar bien, aunque está claro que podemos mejorar un montón todavía, pero demostramos que vamos a jugar serios para ganar todo lo que queda”. Su amigo Moisés Cézar no lo va a poner fácil este sábado: “Es un tío increíble como persona y como jugador, y ya sé que si el balón viene alto y él está bloqueando, voy a buscar otro camino, a lo mejor no voy a atacar la diagonal y hago otra cosa -risas-“. Sin más, “es uno de los mejores de la Superliga”.

Con Ignacio Sánchez, su principal pareja de baile actualmente, se encuentra muy bien, lo que también traslada a Kukartsev respecto al colocador: “Me entiendo con él, y eso que lo más difícil es la sintonía con el colocador, la que más tiempo lleva, porque cada uno tiene un balón y él debe saberlos todos, y nosotros también nos tenemos que enterar de sus características”. Visto lo visto, no duda: “Las cosas van a salir muy bien, conmigo tiene confianza y el balón me llegan bien, y a Pablo lo mismo, que hizo un 60% de ataque, que es altísimo”. Respecto a Kukartsev, “tiene un juego muy parecido al Marcilio del triplete, no falla ataque, no falla saque, igual que él en aquella época, que tampoco fallaba ningún balón”. Junto al opuesto, sí que asume la responsabilidad anotadora, “mi característica es la fuerza y sí puede que los dos seamos los que más puntos hagamos”, reconoce, pero sin restar ni un ápice a los demás: “Tenemos jugadores buenos en recepción, el balón va a llegar a las manos del colocador y va a salir el juego; el equipo gana con los 12 que están en el plantel, es lo que hace la diferencia, y a nuestro equipo lo veo muy bien, y eso que faltan Víctor y Álex; cuando estén los dos, mirar nuestro entrenamiento va a ser increíble, y eso es bueno, porque entrenando bien, juegas bien”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios