VOLEIBOL

‘Semáforo verde’ a los retos de Unicaja Costa de Almería

  • El cuadro ahorrador inicia 2020 recibiendo este sábado al colista CV Melilla en el Moisés Ruiz (19:30)

‘Semáforo verde’ a los retos de Unicaja Costa de Almería. ‘Semáforo verde’ a los retos de Unicaja Costa de Almería.

‘Semáforo verde’ a los retos de Unicaja Costa de Almería. / (Almería)

Tras seis jornadas perdiendo, a la séptima llegó su primer triunfo, un 2-3 en Manacor que le dio dos puntos, los dos primeros después de solo haber conseguido hacerle un set a Textil y otro a Teruel en todo lo que iba de liga. En la jornada 10 venció, en un choque clave, recibiendo a Almoradí y endosándole un 3-1. En su cuenta, cinco puntos, nueve sets a favor y treinta en contra, el duodécimo de doce equipos en la competición. Todo eso solo tiene un significado: nada. Todo lo escrito anteriormente no sirve para nada cuando el balón alza el vuelo, y por eso el Club Voleibol Melilla va a ser recibido en el Moisés Ruiz como lo que es, un rival muy complicado, acorde a lo que va a ser el 2020 para el Club Voleibol Unicaja Costa de Almería. Y sí, es el año de la ilusión renovada, toda la que es capaz de insuflar la vuelta al continente y haber superado una ronda con dos victorias. Europa despierta ecos que la historia conserva y que el presente reproduce, oyéndose con nitidez.

La máxima es indiscutible, que, a mayor exigencia reclamada desde el otro lado de la red, mayor rendimiento hay en el lado propio, todavía sin una idea clara del mayor nivel al que se puede llegar. Se sabe que el grupo es excepcional, que se ha logrado ya jugar muy bien y que habrá de un mes y medio a dos meses para ser campeón de la Copa del Rey, avanzar con firmeza en la fase regular de la Superliga y tocar a la puerta de las semifinales de la CEV Challenge Cup. Ese ‘ahora o nunca’, que se va a reproducir en tres fases distintas de la temporada, con éxito en la primera y con la apertura este sábado de la segunda, reservándose la tercera para soñar en Europa y para los playoffs por un título que hace cuatro años que se resiste, marca el ritmo de un equipo hecho para ganar, como ha comentado en muchas ocasiones su técnico. Manolo Berenguel solo pide el respeto de las lesiones, algo de lo que se ha visto privado casi desde que llegó al puesto de primer entrenador y pese a lo que ha ganado la undécima Copa y va alcanzando todos los objetivos de esta campaña.

Unicaja Costa de Almería es el ‘campeón de invierno’ y como tal va a recibir al CV Melilla en un choque que supone plegar la clasificación por la mitad para que se den cita primero y último. Pero la posición de colista del cuadro norteafricano no hace la justicia oportuna a la calidad de su plantel, ahora además reforzado con la llegada del receptor venezolano Jhonlenn Barreto, un ‘jugador top’ según la valoración que de él hace Salim Abdelkader, y la vuelta de un viejo conocido tanto en Almería como en la ciudad autónoma, el central Vitali Kobzev. Ambos han ocupado ya puestos de titularidad en un grupo en el que se hace complicado encontrar el hueco, ya que hay competencia interna entre los 16 integrantes de la plantilla. De hecho, en esas dos posiciones hay nombres propios de peso. Receptores son Marlon Palharini y Fran Fernández, ambos con calidad para ser indispensables en cualquier equipo de esta Superliga, y además se cuenta con un clásico del club como Faisal Mohamed, que se ha vestido de líbero, más los jóvenes Ilias Azmi y Sufian El Mesaoudi.

En cuanto a la de central, hueco en la formación inicial siempre tiene Carlos Antonio Dos Santos, compañero de Pablo Kukartsev la pasada temporada en el mejor UBE L’Illa Grau de la historia. Además, el marroquí Mohamed En Nakhai ha ido robando el protagonismo a su compatriota Hamza Ouyachi, que ha ido claramente de más a menos. También de la misma nacionalidad es el colocador El Mahdi El Hajame, que ha sido titular en alguna ocasión, si bien el primero en ese puesto es el brasileño Gustavo Nogueira Campelo, elogiado por Manolo Berenguel. Junto a ellos, y en lista cuando los partidos son en el Javier Imbroda, el joven almeriense Alejandro López, que muy probablemente estará en el Moisés Ruiz, en su ciudad, a disposición del técnico Abdelkader. En cuanto a opuesto, el brasileño Alison Bastos es conocido por su gran potencial atacante, habitual máximo anotador de su equipo. Junto a él está otro clásico de la plantilla como es Mikael Tahiri, pero si de clásicos se habla, la palma se la lleva el líbero Paco Alcober, toda una institución en la Superliga.

Con esos mimbres hay suficiente para luchar por una permanencia que es factible, pero para la que no hay tiempo que perder. Eso quiere decir que sacar algo positivo de la pista del líder no es obligado… pero casi. Toda ocasión es buena para sumar y no importa el adversario, mensaje muy probable de Salim Abdelkader a los suyos antes de saltar a cancha en el Moisés Ruiz. Desde luego que la visita esta pasada pretemporada para disputar el Torneo Villa de Fiñana anunciaba una situación bien diferente para este CV Melilla, pero las cosas no han rodado como se tenía previsto, si bien pueden cambiar en cualquier momento. De que no sea en Almería se quiere encargar el conjunto ahorrador, cargado de optimismo para lo que se avecina tras una vuelta al trabajo que ha mostrado una enorme motivación de todo el grupo. Sin más, Melilla es un inicio de algo grande que podría acabar a primeros de marzo con Milán como gran rival, con ‘permiso’ del Saaremaa VC de Estonia.

El encuentro se disputará en el horario habitual de las 19.30 tras haberse jugado a las 18.00 horas el último del año 2019. Habrá debutante en la Moisés Ruiz, ya que es la primera vez que el colegiado valenciano Alejandro Sanabria lo visite. Él será el segundo de José Luis Arrarte en esta nueva defensa de liderato de Unicaja Costa de Almería. Víspera de Reyes Magos, el club ahorrador quiere que sea una fiesta para los niños, lo que encaja con su propuesta de siempre de considerar el voleibol como una actividad en familia indispensable para la diversión del fin de semana en la ciudad. La lista comenzará tachar partidos y la actitud del equipo será la de darlo todo en todos ellos, siguiendo por visita a Vecindario, llegada de Ushuaïa Ibiza Vóley y desplazamiento a Almoradí como víspera del largo viaje a la isla de Saaremaa, pero volver a casa ante Río Duero Soria y marcharse de seguido a Palma para la semifinal, todavía sin rival, de la Copa del Rey.

Cuatro días después del ‘torneo del KO’ se cerrará la eliminatoria de octavos de la CEV Challenge Cup contra Saaremaa en el Moisés Ruiz, y de modo consecutivo se volverá a Mallorca para visitar Manacor, más segunda salida consecutiva a Cabezón de la Sal. De llegar a los cuartos en Europa, el equipo acumularía kilómetros, porque de seguido habrá que ir a Milán, en otra tanda de cinco partidos en dos semanas y con los playoffs en juego. Se recibirá a Teruel y a Milán, y se viajará a Palma, más L’Illa Grau en casa y Lugo fuera como fin de la fase regular de la Superliga. Queda muy justificado ese antes referido segundo ‘ahora o nunca’ de la temporada, ojalá que con 15 partidos en dos meses, uno cada cuatro días de media, lo que supondría jugar la final de la Copa del Rey y poder pelearle a todo un gigante ser semifinalista europeo. Todo comienza con Melilla y nadie en la casa blanquiverde lo olvida. No es para menos, porque el ‘partido a partido’ se ha comprobado que es el ‘camino’ más alejado del ‘vértigo’ y el más derecho a todos los sueños ahorradores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios