Boxeo

Un púgil de barrio, el Rey Gitano

  • Pescadería presume con orgullo de un joven boxeador que acaba de dar el salto al mundo profesional

  • Mañana sábado, en una velada en Dalías, se enfrentará al venezolano Isava

José, su entrenador, Salva Barón, el 'Rey Gitano', y Luis Manuel Muñoz, ayudante. José, su entrenador, Salva Barón, el 'Rey Gitano', y Luis Manuel Muñoz, ayudante.

José, su entrenador, Salva Barón, el 'Rey Gitano', y Luis Manuel Muñoz, ayudante. / Javier Alonso

Los barrios guardan la idiosincrasia de cualquier población. Escondidas en cada rincón de las calles de una urbe, están las raíces de una sociedad alienada, que a veces olvida quién es y de dónde viene. Cuando cualquier individuo regresa a sus orígenes, recupera los valores que los móviles y las redes sociales le han birlado de manera sibilina.

Una de esas islas atemporales, donde el tiempo se detiene para bien, es Pescadería-La Chanca. Es la génesis de la Almería actual y uno de los barrios con más sentimiento de pertenencia. Bien lo demuestra uno de los últimos púgiles almerienses en subirse al ring, Salvador Barón Santiago, el Rey Gitano. “Mi barrio me apoya mucho, allí tengo mis principales patrocinadores y mis vecinos compran muchas entradas de mis peleas para venir a verme”, explica el boxeador de Almería Boxing que, como Rocky Balboa, tiene una música particular en sus combates: “Cada vez que subo al ring, suena la música de Cristo Heredia. El día de mi debut vino a verme”. Ese orgullo calé se nota también en sus preferencias: “Mi boxeador preferido es Tyson Fury [británico], para mí es como Camarón”.

Con 26 años, el Rey Gitano acumula treinta combates como amateur y tres en el campo del profesionalismo, con dos victorias y un nulo. El boxeo lo sacó de la obra y de una vida que no se corresponde con un chaval de su vitalidad y de su amor al deporte. “Desde siempre me ha gustado el boxeo, empecé a practicarlo cuando me hice mayor de edad. Me cuido mucho, respeto la dieta. La primera vez que me subí a un ring fue en Jaén, nunca se me olvidará”, como tampoco a su barrio ni su cuerpo técnico.

Uno de esos integrantes, quien lo aconseja y lo acompaña a sol y sombra, es Luis Manuel Muñoz, ayudante. “Siempre ha tenido mucha ilusión por pelear. Primero quería subirse al ring, y lo hizo; después fue campeón de Andalucía y ahora se ha convertido en profesional. Nuestro próximo deseo es conseguir que Almería albergue un Campeonato de España para que Salvador compita con el apoyo de toda su gente”.

Barón, haciendo guantes con su entrenador. Barón, haciendo guantes con su entrenador.

Barón, haciendo guantes con su entrenador.

Tal es el idilio del Rey Gitano con el boxeo, que además de púgil también es entrenador autonómico. “Les transmito lo que sé y lo que siento”, a los niños, palabras corroboradas por Luis: “En Almería se trabaja muy bien, hay muchos clubes de cantera”. Al unísono sentencian: “El concepto del boxeo como violento lo tiene quien no conoce este deporte. Es duro, pero no violento”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios