La resaca de las elecciones en el ejido Bonilla (Vox): “Es difícil que el gobierno en minoría aguante más de un año en El Ejido”

  • El candidato electo por Vox asegura que no espera nada de Góngora y que su partido hará “una oposición fuerte” en el Ayuntamiento

Bonilla despertó mucha expectación mediática en el momento de ejercer su derecho al voto. Bonilla despertó mucha expectación mediática en el momento de ejercer su derecho al voto.

Bonilla despertó mucha expectación mediática en el momento de ejercer su derecho al voto. / D. A. (El Ejido)

Decepción en caliente y muy buen resultado en frío, apenas 48 horas después de que acabara el escrutinio. Son las sensaciones de Juan José Bonilla y su equipo de la candidatura de Vox en El Ejido, el lugar en el que se esperaba un triunfo histórico de la formación de derechas, y que finalmente se quedó en menos. “Yo llevo tres meses como responsable del partido en El Ejido, somos un partido totalmente nuevo y hemos sacado siete concejales siendo la segunda fuerza y la más fuerte de la presumible oposición, porque en realidad todavía no sabemos en qué bancada vamos a estar, creo que es para estar muy satisfechos”, confiesa Bonilla a este diario con la mínima perspectiva que da tan escaso margen de tiempo desde el 26M.

“Las mayorías ya se acabaron y ahora es una época de consenso y diálogo. Góngora tiene que tener en cuenta nuestras demandas y propuestas. Nosotros no vamos a decir a todo que sí si no tiene en cuenta nuestras peticiones”, resalta Bonilla con firmeza.

El candidato de Vox confirma también que esta semana se verá con Francisco Góngora y que acudirá a la cita casi convencido de que “no nos va a ofrecer entrar en un gobierno de coalición” y teniendo muy claro que la legislatura puede terminar mucho antes de que se cumplan los cuatro años preceptivos: “Francamente creo que, con los presupuestos aprobados desde antes de las elecciones, el gobierno aguantará un año, pero más de un año lo veo muy complicado. Es muy difícil gobernar en minoría y vaticino una legislatura, por tanto, muy complicada. Nosotros ni vamos a poner trabas ni vamos a dificultar más allá de nuestra labor de oposición”.

Vox, obviamente, querrá ser escuchado por el partido en el gobierno y respetado para poder contar con su voto positivo en las votaciones claves. “Las mayorías ya se acabaron y ahora es una época de consenso y diálogo. Góngora tiene que tener en cuenta nuestras demandas y propuestas. Nosotros no vamos a decir a todo que sí si no tiene en cuenta nuestras peticiones”, resalta Bonilla con firmeza.

"Haremos una oposición fuerte, como tiene que ser, que suponga un cambio, porque eso es lo que dice nuestro programa. Vamos a apretarles las tuercas, no haremos una oposición blanda, ya lo adelantamos"

Con pocas esperanzas, pues, de formar parte del hipotético gobierno, la pregunta que se impone es qué espera Bonilla de ese encuentro inminente con el candidato más votado y alcalde los últimos ocho años. Al hilo, responde que “creo que el candidato del Partido Popular, casi con toda seguridad, no nos va a ofrecer nada, y lo primero que intentará es acordar con Cs, porque la suma le vale, y en segundo lugar lo intentará en solitario”. Lo que Bonilla entiende que va a pedir a Vox es que “facilitemos que gobierne en minoría, con acuerdos puntuales de un bloque de derecha en aquellos puntos que tengamos un programa más o menos común, pero no creo que nos ofrezca entrar en el gobierno, casi con toda seguridad que no”.

Así que, ante este previsible panorama, Bonilla tiene claro qué tipo de oposición realizará Vox en el consistorio, haciendo valer sus siete concejales frente a los nueve del PP y siendo el principal partido de la oposición:“Será una oposición fuerte, como tiene que ser, que suponga un cambio, porque eso es lo que dice nuestro programa. Vamos a apretarles las tuercas, no haremos una oposición blanda, ya lo adelantamos, aunque vuelvo a repetir que no sabemos todavía al cien por cien en qué bancada vamos a estar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios