Finanzas

Alejandra Foruria, el emprendimiento y el arte pueden con la COVID-19

  • Hace un mes, la joven abría su propia escuela de danza en El Ejido

  • La oferta abarca desde las distintas enseñanzas regladas como danza española o flamenco hasta la disciplina ‘ballet fit’

La escuela de danza imparte enseñanzas regladas y también otras disciplinas como el 'ballet fit' La escuela de danza imparte enseñanzas regladas y también otras disciplinas como el 'ballet fit'

La escuela de danza imparte enseñanzas regladas y también otras disciplinas como el 'ballet fit' / Diario de Almería

Son tiempos de incertidumbre, pero hay quien, a pesar de ello, le echa valor. Es el caso de Alejandra Foruria, una joven de 34 años quien a mediados del mes pasado abría su propia escuela de danza, que lleva su nombre, en el Paseo de las Lomas en El Ejido.

La hoy directora de la escuela comenzaba a dar sus primeros pasos de baile a los cinco años. Tras su paso por una academia continuó su formación en danza española en el Conservatorio de Almería para culminar en el de Málaga. Además, Alejandra compaginó su pasión por el baile con otros estudios académicos hasta sacarse la Licenciatura en Derecho. Mientras todo esto sucedía, a la edad de 17 o 18 años, aprovechaba los veranos para hacer disfrutar a los demás de su arte haciendo espectáculos. “Con el paso del tiempo otras compañeras y yo formamos un grupo que se llama ‘Arte Andaluz’ con el que nos movemos por distintos escenarios”.

"La danza tiene beneficios para la salud, pero no sólo físicos, también psicológicos"

Como profesora arrancaba en 2013 dando clase a personas de todas las edades y hasta este año que ha apostado por emprender en su propia escuela. “El confinamiento y la crisis me han hecho dar el paso. Yo siempre he querido tener una academia propia pero nunca encuentras el momento, pero, a veces, es la situación la que te fuerza. Da más miedo pero decidí arriesgar”. A pesar de ser de la capital, la opción de crear su centro en el término ejidense no ha sido dejado al azar. Alejandra Foruria llevaba tiempo trabajando en la localidad del Poniente, allí hay demanda y no demasiadas academias, tal y como cuenta, además ya la conocían y era algo que corría a su favor.

El horario es de 16:00 horas a 21:30 horas y, para adultos, también la escuela abre dos mañanas. Para los menores oferta las enseñanzas regladas como danza española, flamenco, danza clásica y contemporánea. “En El Ejido sólo hay conservatorio de música y resulta complicado para los padres llevar a los pequeños a la capital, así que aquí los vamos preparando por si de cara a un futuro quieren continuar su formación en el Conservatorio de Almería”. Para adultos, actualmente, se están impartiendo clases de flamenco en distintos niveles y una disciplina nueva ‘ballet fit’, para la que se formó especialmente hace unos años, que combina la danza clásica y el fitness, “con ella se trabaja mucho la elasticidad, flexibilidad, cardio y la coordinación, es una actividad muy completa y divertida que está teniendo muy buena acogía”.

En cuanto a los beneficios de la danza para la salud, la directora de la escuela explica que con ella se ejercita todo el cuerpo, lo primero una correcta colocación corporal que es la base, también se recupera flexibilidad, “físicamente nunca te va a hacer mal, lo único que si hay personas con alguna patología hay que definir primero qué disciplina le va bien”. Pero las ventajas también son psicológicas, “además de individual en cuanto a superación, al ser una actividad en grupo se trabaja la coordinación, sabes que si falla uno fallamos todos, por lo que se fomenta el trabajo en equipo. También he notado que a los pequeños que les cuesta sociabilizarse, poco a poco, con la danza acaban con esa barrera”.

Alejandra Foruria ha abierto sus puertas en una etapa atípica condicionada por la COVID-19, lo que a priori puede suponer un riesgo empresarial ya que imparte una actividad extraescolar, no obligatoria, y además física. Pero para ello ha tomado medidas de prevención. Las instalaciones del centro cuentan con un vestuario y dos salas, por lo que ha habilitado una de las últimas también para que los grupos puedan cambiarse de ropa y no tengan contacto con otros más allá de su clase; asimismo ha establecido normas básicas como desinfección de calzado y manos a la hora de entrar, toma de temperatura, aforo reducido y delimitación de espacio para cada alumna para mantener la distancia. Además entre clase y clase procede a la desinfección del aula. “La gente se va animando, ve que se cumplen las medidas y hay ganas”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios