Finanzas

Aqualia invierte 99,1 millones en la desaladora Rambla Morales que funcionará en 2022

  • La infraestructura, ahora llamada Mar de Alborán, mantendrá el diseño original si bien implementará las últimas tecnologías en desalación y contará con energía renovable, en principio fotovoltaica

  • El sistema puede producir 20 hectómetros cúbicos de agua desalada al año para regar más de 3.000 hectáreas

Aqualia muestra, al alcalde de Almería entre otros, el proyecto de desalación en Mar de Alborán. Aqualia muestra, al alcalde de Almería entre otros, el proyecto de desalación en Mar de Alborán.

Aqualia muestra, al alcalde de Almería entre otros, el proyecto de desalación en Mar de Alborán. / Javier Alonso (Almería)

José Colomina, director de la delegación de Aqualia en Almería, en la presentación del proyecto de la desaladora Mar de Alborán José Colomina, director de la delegación de Aqualia en Almería, en la presentación del proyecto de la desaladora Mar de Alborán

José Colomina, director de la delegación de Aqualia en Almería, en la presentación del proyecto de la desaladora Mar de Alborán / Javier Alonso (Almería)

El proyecto de la desaladora Rambla Morales, ubicada en Cabo de Gata, se concibió hace más de 15 años como una necesidad para la zona, hecho que sigue vigente y que queda constatado por parte de los agricultores, que hace unos meses señalaban un inicio de campaña con cortes de agua teniendo que recurrir a las cubas. Esta carencia parece tener los días contados o más bien, para ser concretos, en torno a un año, y es que después de que a finales de 2019 Servicios Hídricos Agricultura y Ciudad, sociedad de Aqualia, comprase el préstamo de la misma a un fondo de inversión y se hiciese con la planta desaladora y todas sus infraestructuras anejas, esta mañana ésta presentaba el proyecto de puesta en marcha de la rebautizada como desaladora Mar de Alborán, que, según el cronograma previsto y como comunicaba José Colomina, director de la delegación de Aqualia en Almería, prestaría servicio en 2022.

La desaladora de Rambla Morales, iniciativa de la comunidad de regantes con el mismo nombre, se construyó entre 2005 y 2009 con la idea de suministrar 60.000 metros cúbicos de agua al día, así de acuerdo a la exposición de Lucas Díaz, director de Andalucía, Extremadura y Canarias de Aqualia, se levantaron 170 kilómetros de tuberías y seis balsas. Tras un periodo de pruebas funcionó parcialmente de manera intermitente durante un tiempo hasta que en 2010 cesase su actividad y en 2011 se abandonase el proyecto, quedando una gran deuda de los comuneros con La Caixa. “Mientras tanto, la zona ha sufrido y sufre graves problemas de agua, con salinidad muy alta para riego, con los niveles de los acuíferos que han bajado y no se cubre la demanda de riego ni utilizando agua de la desaladora de Carboneras”.

Planta desaladora Mar de Alborán, antes Rambla Morales, a falta de analizar su estado técnico e implementar tecnologías Planta desaladora Mar de Alborán, antes Rambla Morales, a falta de analizar su estado técnico e implementar tecnologías

Planta desaladora Mar de Alborán, antes Rambla Morales, a falta de analizar su estado técnico e implementar tecnologías / Javier Alonso (Almería)

La infraestructuras que forman parte del sistema de desalación se ubican en el parque natural Cabo de Gata-Níjar y están constituidas por la planta y una compleja red de pozos, tuberías de captación, impulsión y distribución, balsas, bombeos, acometidas, sistema de telecontrol, elementos para la captación, transformación, rechazo de salmuera, almacenamiento y distribución de agua ya desalada. Todo para producir y distribuir 20 hectómetros cúbicos de agua desalada al año, con capacidad para regar más de 3.000 hectáreas, siendo su zona de cobertura los cultivos de Almería capital y Níjar.

Superada la compleja situación acreedora y de propiedad, Servicios Hídricos se dispone a trabajar sobre las infraestructuras que presentan un estado desigual. Respecto a la planta desaladora en sí, desde Aqualia señalan que está en un estado de conservación superficial bastante aceptable pero se desconoce aún si los elementos de operación y, sobre todo, los pozos de captación y las membranas de los bastidores, están operativos o requieren su renovación. En cuanto a la red de distribución, el estado es peor, con elementos dañados por las riadas o desmantelados por actos de pillaje o vandalismo.

Servicios Hídricos está invirtiendo más de 99 millones de euros en el proyecto de la desaladora Mar de Alborán. En esta cifra se incluyen los 56,2 millones de euros ya desembolsados en la adquisición de activos, impuestos y todo lo que ello deriva; además de unos 4 millones para las mejoras y terminación del proyecto de captación, 12 millones de euros para la reforma y adaptación de la tecnología, unos 9,2 millones destinados a las redes de distribución, otros 3,15 al suministro eléctrico y, finalmente, 14,52 millones de euros a una planta fotovoltaica, en primera instancia, u otro proyecto de energía renovable. “Queremos seguir hacia adelante, finalizar el proyecto de los regantes que estaba bien pensado y diseñado”, decía Colomina. En este sentido no se van a llevar a cabo modificaciones sustanciales sobre el diseño original de las infraestructuras, sólo implementar las últimas tecnologías del sector.

El objetivo de la compañía es aportar más agua para todos, a un precio razonable y de manera respetuosa con el medio ambiente a través de una gestión transparente, de la mano de las administraciones públicas; eficiente, dado que se contará con las últimas tecnologías en desalación y aprovechamiento energía alternativas, “convirtiendo Almería en un punto de referencia mundial” -como decía Colomina-; y sostenible, porque la fuente de suministro de agua en origen, el mar, se puede considerar, según Aqualia, “ilimitada”, sin afectar a ninguna otra fuente de agua dulce cercana a estas instalaciones, lo que permitirá sustituir el riego procedente de aguas subterráneas de acuíferos sobreexplotados lo que, a su vez, facilitará la recuperación de dichos acuíferos. “Somos conscientes de donde estamos, en el parque natural Cabo de Gata-Níjar. El proyecto es compatible con ello”.

Instalaciones de la desaladora Mar de Alborán, gestionada ya por Servicios Hídricos, sociedad de Aqualia Instalaciones de la desaladora Mar de Alborán, gestionada ya por Servicios Hídricos, sociedad de Aqualia

Instalaciones de la desaladora Mar de Alborán, gestionada ya por Servicios Hídricos, sociedad de Aqualia / Javier Alonso (Almería)

Respecto al compromiso medioambiental se refirió la delegada territorial de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Aránzazu Martín, quien, tras apuntar que la desaladora Mar de Alborán puede paliar el déficit hídrico en Níjar y Almería, señalaba que en el primer momento comunicó a Aqualia que siempre que la iniciativa fuera respetuosa con el entorno tendría la ayuda de la administración, así se contó incluso con la dirección del parque natural desde las primeras reuniones.

Yolanda Lozano, concejal en el Ayuntamiento de Níjar y diputada provincial, agradecía a la compañía la segunda oportunidad para “una infraestructura estratégica para el municipio”, calificativo en su extensión a todo el territorio almeriense con el que coincidía el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco al que añadía que con este proyecto llega la solución a un problema enquistado durante años. Además hacía alusión a la importancia del agua que, además de para beber, da de comer, ya que es necesaria para la agricultura, el medio de vida de gran parte de la población de la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios