De vez en cuando hay algún producto en la cartelera de Netflix que despierta una curiosidad voyerista en el espectador y termina siendo una joya oculta en un envase convencional.

Esa es la experiencia al ver el documental sobre la vida de David Beckham, titulado Beckham, que nos muestra la conmovedora historia del icono del fútbol y su impacto mundial.

Como alguien que no es una apasionada del fútbol y por mi edad, mi cercanía con este icono ha sido por su trabajo posterior, su carrera como modelo y sus empresas. Quizás esta es una experiencia compartida con algunos de mis contemporáneos o de generaciones posteriores a la mía. Con lo cual, un documental sin duda es una estrategia adecuada para acercarlo a la generación que no lo llegó a conocer como el jugador revolucionario que fue en su momento, pero que vive en un mundo posterior a su impacto.

La serie documental, dividida en 4 capítulos de 70 minutos cada uno, aborda las etapas que crearon a tanto la figura como la marca Beckham. Esta estructura recuerda a otro exitoso documental de Netflix sobre una figura viva y su trayectoria, Arnold, la cual hablaba de la trascendencia y carrera del actor, fisiculturista y político, Arnold Schwarzenegger. Y según hemos podido observar, esta tendencia se mantiene dentro de Netflix en el documental titulado Sly, sobre Sylvester Stallone.

Beckham usa un recurso peculiar al retratar “jugadas” y partidos históricos frente a los protagonistas de aquellos momentos, en los que se sobreponen las imágenes de partidos que hicieron historia sobre los rostros de quienes los narran, teniendo así una reacción en “tiempo real” que transmite una fuerte nostalgia en los espectadores.

Beckham mezcla la nostalgia con una hambre de superación y un retrato respetuoso sobre una vida. Precisamente ahí reside su valor, el documental logra que empaticemos con David desde el momento uno, en el que lo vemos ordenando y limpiando efusivamente, haciendo café o jugando con sus hijos. El documental también logra mostrar de forma realista una realidad en la que se desarrolló este talento, una cultura británica apasionada por el fútbol al extremo de hacer enemigo público número uno a sus ídolos en su momento más bajo y retratar su realidad, su aprecio por los valores familiares en los círculos sociales que, finalmente, lo llevan a tener éxito.

La serie documental, dirigida por Fisher Stevens, hace un gran trabajo en retratar lo que significa ser británico utilizando la experiencia de un magnate como herramienta para mirar su sociedad, el resultado es mostrar el entrañable camino de un hombre determinado y apasionado por una gran meta, el fútbol.

Tiktok: @snasfilm

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios