Crónicas Levantistas

Juan Manuel Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Días de septiembre que no se escribirán

Juanma Moreno sostuvo en el Parlamento que Andalucía avanza hacia un "drama hídrico", y es cierto, pero ya estamos dentro

La vendimia agosteña de Jerez ya no es una excepcionalidad, hace unos cuantos años que la novela de Caballero Bonald nos sirve para recordar la rapidez del calentamiento global. Dos días de septiembre. Así tituló la novela de esas dos jornadas en la viña este jerezano que anticipó con su migración personal hacia Sanlúcar, hacia el fresquito, como la manzanilla, la venganza de la naturaleza. Desde su casa de la Jara veía el río, el barco del arroz y Doñana, escenario de Campo de Agramante, donde su personaje principal anticipaba los ruidos antes de que se produjeran. Todo una premonición. No sólo es Andalucía, la recogida también ha comenzado en la Rioja y los últimos temporeros andaluces preparan estos días las maletas para marchar a Francia. Los viticultores de toda la Península Ibérica hace tiempo que vienen buscando los pagos más altos de las demarcaciones, es la huida del horno de los valles.

Lo que está llegando al norte no es el invierno, sino los veranos andaluces de entonces, mientras nosotros padecemos una estación que se aproxima más a pasajes de la Divina comedia que a la alegría pastoril de Vivaldi. No es un indicio más, sino una prueba que viene a corroborar una evidencia científica que está contrastada desde hace más de una década. 2022 será el año en el que la Europa verde haya descubierto que no hay ninguna belleza que resista la barrera de los 40 grados. Cuando acampaba en Cazorla en julio, o en agosto, sabía que había que llegar con la caída de la tarde a unos lugares que se tornaban en secarrales durante el día. La impresión era otra. Ahora sucede en los Pirineos, donde los glaciares se convierten en neveros y los prados amarillean. El valle de Arán comienza a parecerse a los Linarejos, hay días de verano en los que será mejor quedarse en una piscina, si es que la encuentra.

Una de las ventajas que nos acompaña a los del sur es eso, llegamos con una lección aprendida, sabemos que los veranos no son tan bondadosos, que se necesitan embalses para abastecer a la población y que los incendios forestales son tan comunes estos días como las festividades de la Virgen. El calor extremo suele ser acompañante de la sequía, y uno de los fenómenos que más está sorprendiendo a los gestores andaluces del agua durante este verano es que la merma por evaporación en los embalses se traduce en números enteros, se pierden dos, tres hectómetros cúbicos en unas pocas semanas de julio. Juanma Moreno sostiene que avanzamos hacia un "drama hídrico". Sí, pero ya estamos dentro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios