A la luz del día

Plusvalía repuesta

Las disposiciones resolutivas ante la modificación de la plusvalía, serían bienvenidas en otras situaciones

Plusvalía es un concepto, más bien un efecto, de índole económica, para indicar que el valor -dígase mejor, el precio- de un bien se incrementa por causas externas al mismo. La especulación, que lleva parejo un lucro desproporcionado, es una de tales razones. De resultas, y en acepción popular de "pelotazo", grandes y fáciles ganancias pueden conseguirse con distintas transacciones y operaciones comerciales, como ocurrió, en sus momentos álgidos, con el "boom inmobiliario" y el valor refugio del ladrillo. La plusvalía, asimismo, es materia impositiva y, en este caso, las arcas municipales se nutren de tal exacción para sostener los presupuestos. La voracidad recaudatoria del impuesto de plusvalía era evidente para el común de los pagadores. Entiéndase paganos porque estos, acepción religiosa aparte, abonan, las más de las veces de manera abusiva, cuentas ajenas. Pero el Tribunal Constitucional, con sus parsimoniosas demoras, también lo ha acreditado en la doctrina de una sentencia cuya retroactividad es bastante limitada, además de los efectos reales en esta carga impositiva.

Los Gobiernos, cuyas demoras pueden, en cierto modo, pagarse en los recuentos electorales, son algo más diligentes en sus resoluciones y, suspendido el impuesto de plusvalía municipal, han hecho falta muy pocos días para, con el procedimiento ejecutivo de un real decreto-ley, resarcir el estado de la cuestión y aliviar el susto de las casas consistoriales ante tan significativa merma recaudatoria.

Así las cosas, estas disposiciones resolutivas -aunque se adelanten dudas sobre el procedimiento adoptado para modificar el impuesto- serían muy a propósito en otras situaciones, sobrevenidas o no, que afectan al común de la ciudadanía o a sectores vulnerables o afectados por distintas desventajas. La política local, además de cantera para el primer equipo de variopintos parlamentarios, es la manifestación más próxima del desempeño de los representantes electos y del funcionamiento y calidad de los servicios municipales, cada vez más complementarios o sustitutivos de los generales. Por lo que la estrechez de los presupuestos pone en aprietos a los munícipes y afecta a los paisanos. De manera que tan rápida ejecución resolutoria hace evidente la posibilidad de afrontar contratiempos similares o bastante mayores… siempre que pongan en apuros la provisión de recursos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios