En la punta arriba

El mineral y los oídos sordos

Asistimos atónitos a la batalla política que libran los dueños de la mina de Alquife para poder cargar el mineral de hierro. Esto por un lado. Y por el otro, nos encontramos a la Junta de Andalucía lidiando con los permisos y tratando de compaginar a la Consejería de Industria con la de Medio Ambiente y, como tercera pata de este puzzle, el Ayuntamiento de Carboneras, que se niega en redondo que se use su puerto para sacar el mineral. Un problema complejo que no tendrá solución mientras las partes, todas, se sienten y dejen a un lado losa fuegos de artificio y entiendan que todos deben perder algo para ganar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios