Patrimonio

El Espíritu Santo de Vera cumple 15 años como Bien de Interés Cultural

  • En sus laderas reposan los restos de la ciudad musulmana de Bayra destruida por un terremoto en 1518.

  • La Consejería de Cultura dotó al yacimiento de mayor protección el 7 de marzo de 2006

Cerro del Espíritu Santo de Vera. Cerro del Espíritu Santo de Vera.

Cerro del Espíritu Santo de Vera. / V. Visiedo P.

El yacimiento del cerro del Espíritu Santo es uno de los dos BIC (Bien de Interés Cultural) que tiene el municipio de Vera. En él están los restos de la antigua ciudad de Bayra que fue destruida el 9 de noviembre de 1518 por un violento terremoto.

La pasada semana se cumplieron 15 años desde que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía declarasen al Espíritu Santo como Bien de Interés Cultural con la categoría de zona arqueológica. En concreto fue el 7 de marzo de 2006 cuando el entonces presidente de la Junta, Manuel Chaves, y la consejera de Cultura, Rosario Torres, firmaron el decreto 55/2006.

El procedimiento administrativo dio comienzo en septiembre de 2004, cuando la Dirección General de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura, mediante resolución de 23 de septiembre de 2004, incoó el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural a favor del yacimiento denominado Cerro del Espíritu Santo. Emitió informe favorable a la declaración la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de Almería, en sesión de 15 de diciembre de 2004, cumpliendo así con lo previsto en el artículo 9.2 de la Ley del Patrimonio Histórico Español.

Publicación en el BOJA de la catalogación del Espíritu Santo como BIC (marzo 2006). Publicación en el BOJA de la catalogación del Espíritu Santo como BIC (marzo 2006).

Publicación en el BOJA de la catalogación del Espíritu Santo como BIC (marzo 2006). / Diario de Almería

Un yacimiento medieval

El yacimiento del Cerro del Espíritu Santo destaca por su amplia secuencia cronológica y el potencial arqueológico, dado que se han constatado restos desde época prehistórica y romana tardía, aunque las estructuras emergentes más importantes y visibles en la actualidad lo vinculan directamente a momentos de la ocupación musulmana, en concreto a la ciudad de Bayra. De este asentamiento se aprecia su perímetro amurallado, diversas torres y la alcazaba que se sitúa en la parte más elevada, mientras que las viviendas ocupan las laderas, adaptándose al terreno y desarrollándose en terrazas.

Por otro lado, a extramuros se han podido documentar unos arrabales en los que hace apenas dos meses se localizaron estructuras hasta ahora desconocidas.

En este yacimiento también destacan por su buen estado de conservación una serie de aljibes localizados junto a la muralla, acondicionándose, en el siglo XIX, en uno de ellos una ermita de nave rectangular que ahora se usa como centro de interpretación pero que está cerrado al público.

Los datos más antiguos de época islámica se remontan al siglo IX, cuando este núcleo se convirtió en centro administrativo de la comarca y camino natural de entrada hacia Almería por la zona de Levante, perteneciendo a la cora de Tudmir, dentro de la división territorial musulmana.

Restos de la alcazaba en la cima del Espíritu Santo de Vera. Restos de la alcazaba en la cima del Espíritu Santo de Vera.

Restos de la alcazaba en la cima del Espíritu Santo de Vera. / V. Visiedo P.

Una alcazaba imponente

En la parte superior del cerro se ubicaba la alcazaba, de planta rectangular, que se vio afectada profundamente por el terremoto de 1518, presentando actualmente restos de un muro perimetral de tapial con evidencias de tres torres rectangulares en las esquinas. La entrada se realizaba mediante escalinatas, de las que se conservan tres peldaños y un posible acceso acodado en rampa hacia la zona donde se emplazaría la torre residencial.

En el interior de este recinto superior se distinguen restos de una habitación cuadrada que en planta presenta evidencias de la división en dos espacios diferenciados. En el sector sur aparecen una serie de muros sobre los que se ha colocado una peana del Sagrado Corazón, mientras que en el lado este se localiza un aljibe que atraviesa la zona superior en su totalidad.

Las torres de esta alcazaba son de fábrica distinta a los muros, en este caso estos son de cal y cantos. Las torres que se adosan a las esquinas presentan un sistema constructivo a base de un zócalo de calicanto sobre el que se levantan sus cuerpos en tapial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios