Sucesos

Fabrizio, el padre de la niña de Garrucha: "Gracias por salvarle la vida a nuestra hija"

  • El padre de Marina Brianna ha visitado a Joaquín Reyes, el guardia civil que logró reanimar a la pequeña en plena calle

Fabrizio Rossi, en el centro, con Joaquín Reyes y el brigada Nicolás García.

Fabrizio Rossi, en el centro, con Joaquín Reyes y el brigada Nicolás García. / V. Visiedo P.

Fabrizio Rossi, el padre de la niña que sufrió una parada cardíaca en plena calle en Garrucha, ha visitado este jueves el cuartel de la Guardia Civil de la localidad para darle las gracias personalmente a Joaquín Reyes, el agente que logró salvar la vida de la pequeña Marina Brianna. 

Visiblemente emocionado, Fabrizio conversaba con Joaquín: “Le ha salvado la vida a mi hija Marina”. La niña aún no tiene ni tres años, los cumplirá en marzo. Lleva un tiempo con problemas de salud, como le explicaba el padre a Nicolás García, el brigada del cuartel de la Guardia Civil de Garrucha, que desde el primer momento ha estado atento a la evolución de la pequeña. “Aún no sabemos qué tiene la niña, le están haciendo analíticas y pruebas de todo tipo en el Hospital de la Inmaculada; creen que puede ser una bacteria en la garganta”, cuenta a Diario de Almería. “La hemos llevado varias veces al médico e incluso a otro de pago en Vera, pero no dan con lo que puede ser”.

El miércoles por la mañana Marina tenía fiebre alta y acudió al centro de salud de Garrucha. “En urgencias ni la miraron, porque tenía cita para más tarde, y en al poco de salir del centro médico, a unos cien metros, empezó a convulsionar”. Fabrizio se queja de que en el centro de salud es habitual la falta de pediatras: “Estoy muy agradecido a la Guardia Civil, pero no puedo decir lo mismo del centro de salud, que no la atendieron hasta que estaba casi muerta”.

Fabrizio regenta una pizzería en Mojácar. Su mujer, Simona Mariana Ghionoiu, es la que está con la niña estos días en el hospital: "a mí no me dejan entrar, solo he podido ir a llevarles cosas". Cuenta que la niña está estable. "El miércoles por la noche le repitieron un poco las convulsiones, pero ya este jueves no", explica.

Esta familia afincada en el Levante Almeriense nunca olvidará la acción de Joaquín Reyes. Gracias a él la pequeña Marina podrá celebrar su tercer cumpleaños en marzo. Ahora lo importante es que lo haga con salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios