Coronavirus Almería Sigue la huelga de 'lápices caídos' en el CEIP Arco Iris de Aguadulce

  • Familias de alumnos continúan presionando para que se mejoren las condiciones de las aulas y siguen negándose a llevar a los niños a clase

  • Rebelión de padres en Aguadulce

Una de las aulas que sigue prácticamente vacía de alumnos este martes en el CEIP Arco Iris. Una de las aulas que sigue prácticamente vacía de alumnos este martes en el CEIP Arco Iris.

Una de las aulas que sigue prácticamente vacía de alumnos este martes en el CEIP Arco Iris. / D. A.

Las acciones de protesta continúan en el CEIP Arco Iris de Aguadulce por parte de un grupo de padres y madres de alumnos, que este martes 15 de septiembre vuelven a negarse a llevar a sus hijos a clase, un pulso con el que pretenden evidenciar unas medidas de seguridad que no consideran que alcancen un "grado razonable", pese a "los múltiples requerimientos que desde todos los sectores de la comunidad escolar se han hecho a la Administración educativa", afirman en un comunicado.

El primer día de clases, el pasado jueves, únicamente dos alumnos acudieron a la clase de 5ºB, y las familias de los otros 22 se negaron a llevarlos tras haber comprobado in situ en una reunión previa con la dirección del centro la mínima separación existente en el aula, "de solo 11 centímetros entre cada alumno", indican, así como otras deficiencias que, en el caso de varias ventanas que no se podían abrir, ya han sido subsanadas.

"muchos ayuntamientos han puesto a disposición de la Delegación edificios públicos para adaptarlos a la docencia, y la respuesta recibida es que no hacen falta"

Las quejas de los padres tienen dos vertientes: por un lado la imposibilidad de cumplir con las medidas mínimas de seguridad dentro del aula, algo que no permite el mobiliario al tratarse de cuatro mesas corridas con seis puestos cada uno. "Desde el equipo directivo nos aseguran que reiteradamente, han solicitado a la Delegación de Educación el cambio de mobiliario para las clases con mesas corridas, donde es imposible cualquier maniobra para ganar unos centímetros de separación", indican los padres y madres.

A su juicio, es necesario "proveer de más espacios a los centros", y en este punto aluden al ofrecimiento realizado por numerosos ayuntamientos para la cesión de espacios públicos que permitan descongestionar las clases: "muchos ayuntamientos han puesto a disposición de la Delegación edificios públicos para adaptarlos a la docencia, y la respuesta recibida es que no hacen falta", arguyen.

"desde el centro se debería presionar más a la Administración", pues "se está poniendo en riesgo la salud de toda la comunidad educativa"

Además, consideran insuficiente el refuerzo de docentes acometido por la Consejería de Educación, resaltando que "uno o dos refuerzos COVID no permiten hacer prácticamente desdobles, por no hablar de Infantil, donde el refuerzo es cero".

Por otro lado, critican también la parte del protocolo del colegio referida a la estancia de los alumnos en clase para tomar el desayuno y el cambio de mascarillas, considerando que "los espacios de recreo estánparcelados y las distintas clases no se mezclan, y se podría aprovechar el momento del recreo para el cambio de mascarilla y permitir que los niños desayunen al aire libre". De igual forma, creen que el colegio podría "habilitar otros espacios, incluso al aire libre, para descongestionar las aulas".

Todo esto les lleva a criticar no solo a la delegación de Educación, sino también al propio centro pues, pese a reconocer que "las directrices generales enviadas a los centros por la Consejería de Educación, son a todas luces insuficientes, y dejan a los equipos directivos desamparados", entienden que "desde el centro se debería presionar más a la Administración", pues "se está poniendo en riesgo la salud de toda la comunidad educativa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios