Almería

Más de 7.500 incidencias por los enganches ilegales de la marihuana en la capital

  • La reparación de sobrecargas genera un coste de más de 2 millones desde el año 2015

  • Casi un tercio se concentran en Los Almendros, pero existe mayor fraude en El Puche y Pescadería

  • La potencia contratada en los puntos negros es de 8.911 kilovatios y hay capacidad para 12.640

Más de 7.500 incidencias por los enganches de marihuana en Almería Más de 7.500 incidencias por los enganches de marihuana en Almería

Más de 7.500 incidencias por los enganches de marihuana en Almería / Iván Gómez

La batalla contra la marihuana y los enganches ilegales a la luz no ha hecho nada más que comenzar. El auge en los últimos años de esta actividad delictiva de importantes beneficios y reproche penal bajo se está convirtiendo en un problema social prioritario para la provincia que va mucho más allá del delito contra la salud pública y tráfico de estupefacientes. La defraudación masiva del fluido eléctrico está provocando graves problemas en el suministro de los barrios en los que más se concentran los cultivos porque demandan energía las 24 horas y potencias que equivalen al consumo de 35 viviendas.

Es más, en Pescadería-La Chanca, Piedras, Redondas, El Puche, San Cristóbal y Los Almendros se han localizado edificios completos enganchados ilegalmente al suministro, por lo que la red de distribución en esos puntos se encuentra sometido a un permanente sabotaje que provoca graves situaciones de riesgo para los vecinos al saltar los fusibles y quemarse líneas subterráneas y centros de transformación. Endesa ha contabilizado desde 2015 más de 7.500 incidencias por sobrecarga de la red de la capital, una preocupante estadística que ha venido creciendo en paralelo al alza de una actividad delictiva que atrae al delincuente común que ha pasado del hurto y tráfico de otras drogas como la heroína y el hachís a plantar entre cuatro y cinco cosechas de marihuana al año.

Más de 160 metros de cableado desmantelado en la operación contra el fraude masivo en el Pozo de la Tía Manolica de El Ejido Más de 160 metros de cableado desmantelado en la operación contra el fraude masivo en el Pozo de la Tía Manolica de El Ejido

Más de 160 metros de cableado desmantelado en la operación contra el fraude masivo en el Pozo de la Tía Manolica de El Ejido / Iván Gómez

Además, las plantaciones son cada vez más sofisticadas y exigen una mayor potencia, equiparables a las de naturaleza industrial, de ahí que el suministro se resienta porque son redes para viviendas y no polígonos industriales. Para la compañía, esta sobrecarga a la que se vienen enfrentando en la capital no tiene ni explicación ni justificación y pese al aumento de la capacidad de las instalaciones en los puntos calientes para acabar con los cortes de luz a sus clientes por las averías no logran evitar las interrupciones.

La potencia que suministran en estos barrios es muy superior a la que teóricamente se necesitaría, pero no hay día sin incidencia. De hecho, se superan las 160 al mes tan sólo en la capital y no existe más solución que ponerle coto a la industria floreciente de la 'maría'. En lo que va de año han realizado 38 actuaciones contra el fraude masivo en la provincia con las que han logrado desmantelar nada menos que 1.663 suministros ilegales, el triple de los que desmantelaron en el último año en una docena de intervenciones. En otras ciudades las incidencias se delimitan en un par de zonas, pero en Almería el espectro delictivo está mucho más difuminado y alcanza ya a cinco barrios.

Más de 300.000 euros es el coste para Endesa de cortar las líneas en 33 actuaciones contra el fraude masivo en Almería

La reparación de las sobrecargas de la red ha tenido un coste de más de dos millones de euros y el 80% de las incidencias se concentra en los barrios de Pescadería, El Puche y Los Almendros. En ese periodo de casi cuatro años han invertido, además, casi un millón de euros en las redes de la capital, incluyendo la sustitución y mejora en 2015 de la infraestructura en el barrio más al norte de la ciudad. Y las obras de Endesa -esta última con inversión de 250.000 euros- lejos de acotar la problemática está agravando la situación. Los Almendros tiene el mayor índice de incidencias por sobrecarga de la ciudad, más de 2.000 en menos de cuatro años, un 27% del total.

Los técnicos de Endesa han realizado 38 intervenciones contra el fraude masivo desmantelando el suministro a más de 1.600 viviendas

Y ocurre a pesar de los esfuerzos tanto de la compañía como de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía para la regularización de suministros. Se consiguió, por ejemplo, que el bloque I de Torrecárdenas, el de Los Apóstoles, pasara de 36 a 58 contratos de un total de 64 pisos, un avance en la contratación del 50 al 90%. Agilizan al máximo la tramitación y siempre con el respaldo de la Policía Local tienen una presencia habitual en la zona para ayudar a los vecinos que quieren salir de la clandestinidad energética y abonar la factura. 

Endesa desmantela enganches ilegales

La potencia contratada en los 15 centros de transformación más afectados por el fraude es de 8.911 kilovatios y la potencia instalada es de 12.640, casi el doble de la que se demanda legalmente. Estas instalaciones fundamentales para garantizar el suministro son siete en Pescadería, cinco en El Puche, dos en Quemadero y San Cristóbal y una en Los Almendros. Según los datos que la compañía energética ha facilitado a este periódico, de los 4.802 usuarios en estas cinco zonas de la capital más de la mitad (52%) no tienen contrato. En el caso de Pescadería, dónde residen en torno a 2.900 familias, se están contabilizando en la actualidad 1.756 suministros y 1.174 carecen de contrato en vigor, de ahí que el fraude supere el 66%. En El Puche son 1.121 usuarios y sólo 298 lo tienen regularizado, elevando la estadística defraudatoria al 73%. Por último, en Los Almendros hay 261 suministros y 122 tienen su contrato (53%).

El fraude del suministro eléctrico en los barrios de la capital El fraude del suministro eléctrico en los barrios de la capital

El fraude del suministro eléctrico en los barrios de la capital / Infografía Grupo Joly

La demanda ilícita no ha dejado de crecer y, sin embargo, ha caído la potencia instalada en los barrios un 21% en los últimos años. De ahí la importancia de implicar a todas las administraciones en la cruzada contra los enganches ilegales que no es otra que la de acabar con las plantaciones de marihuana. En lo que va de año se han intervenido más cultivos que en todo 2018 por una mayor presión de los Cuerpos de Seguridad del Estado que han intensificado su actividad, sobre todo en los meses de junio y julio con grandes operaciones.

En la provincia han sido desmantelados 172 cultivos en viviendas, cortijos e invernaderos frente a los 160 del ejercicio anterior o 54 de 2017. Y la tendencia, en contraposición a la que están experimentando otras ciudades, es que va en aumento a pesar de que las intervenciones de Policía Nacional y Guardia Civil se han triplicado. A finales de julio se constituyó una comisión contra los enganches ilegales y cultivos de marihuana con la participación del Ayuntamiento, el Gobierno, la Junta y Endesa y se acordó ejercer un plan de acción contra el fraude eléctrico que permita poner coto a los cultivos indoor y los continuos cortes de luz en la capital. Habrá mesas técnicas a partir de octubre y mayores inversiones en la lucha contra esta actividad delictiva, al tiempo que Endesa programa la reestructuración de las redes para que colectivos tan sensibles como los enfermos, mayores y niños no sigan sufriendo las consecuencias del apagón de la 'maría'.

Más de 160 incidencias cada mes en la capital y más de 2.000 se han registrado en los últimos cuatro años en Los Almendros

Hasta septiembre han sido más de 1.600 enganches los que han desmantelado los técnicos de Endesa, principalmente en las operativas contra el fraude masivo en la provincia, una estadística que dista y mucho de los 940 que suman los dos ejercicios anteriores. El coste de las actuaciones de corte del suministro, que siempre se realizan en presencia de los Cuerpos de Seguridad, superó los 321.000 euros con la última en el Pozo de la Tía Manolica. En esta pedanía ejidense fueron 120 los inmuebles a los que se cortó la luz y se suprimió una red ilegal de 160 metros. En estos despliegues, los operarios con el rostro tapado por motivos de seguridad salvan los obstáculos a su trabajo como arquetas que han sido selladas y acometidas que se esconden bajo el hormigón. Dejan inservible el cableado e instalaciones, pero los enganches rebrotan horas más tarde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios