crónicasdesdelaciudad

Catalina de Burgos, báculo de Colombine (I)

  • Fidelidad. Tres de los hermanos de Carmen que alcanzaron la edad adulta sufrieron una común suerte desfavorable como consecuencia de su posicionamiento firme a favor de la legalidad institucional

Catalina de Burgos, báculo de Colombine (I) Catalina de Burgos, báculo de Colombine (I)

Catalina de Burgos, báculo de Colombine (I)

Antes de proseguir con la numerosa prole del matrimonio José de Burgos-Nicasia Seguí conviene dar "cristiana sepultura" a uno de sus vástagos más destacados, Francisco, al que le hemos dedicado sendos capítulos. Convencido de que dado los antecedentes políticos e ideario republicano habría dado con sus huesos en la cárcel de El Ingenio o, peor aún, fusilado en las tapias del cementerio, huyó en los últimos días de la guerra incivil a Orán o Francia; no dispongo del dato preciso.

Prontamente, con fecha 14 de octubre de 1939, el juez instructor (Manuel Quereda de la Bárcena) del Tribunal de Responsabilidades Políticas le incoó expediente represor, al que sumó a la esposa, Josefa Romay Suriá (BOPA, 19-X-1939), sumario en que se reafirma la condición de ayudante de la Junta de Obras del Puerto, su habitual destino profesional. Pese a la búsqueda compartida con el historiador Juanfra Colomina (gracias por la colaboración), no hemos hallado dicho expediente en el Archivo Histórico de Almería (AHPAL) ni en los de Granada y Madrid (PARES). O el sumario no siguió su curso al constatar la ausencia de España o, simplemente, está desaparecido

En la fecha sin determinar de su forzada marcha -en barco al norte de África o a pie por la frontera de Irún- le acompañaban su mujer y dos hijos: Francisco (poseedor del título de Practicante (ATS) por la Universidad de Granada) y Josefina; una tercera había fallecido con anterioridad. Ignoro las vicisitudes sufridas desde su salida de Almería hasta octubre de 1942 en que desembarcó en el puerto mejicano de Veracruz, presumiblemente en el "Nyassa"; vapor en el que arribaron sus hijos en la que sería su última singladura junto a centenares de compatriotas (diario Adelante (2-X-1942), órgano del Partido Socialista Obrero, dirigido por Manuel Albar). Los viajes continentales fueron suspendidos a renglón seguido ante los riesgos de navegación inherentes a la II Guerra Mundial. Providencialmente, el país centroamericano fue el gran receptor de buena parte de los republicanos españoles exiliados, merced a la generosidad de su presidente, Lázaro Cárdenas.

Gracias a la gentileza del profesor Rafael Quirosa dispongo de fotocopias de las tarjetas de identificación expedidas (bajo el epígrafe de "asilados políticos") por el Servicio de Migración azteca a favor de la ya viuda Josefa Romay y de su hijo Francisco; fallecidos con toda probabilidad en la nación de acogida. En cambio sabemos con certeza que los restos mortales de nuestro biografiado, FBS, fueron repatriados a Almería y sepultados en el panteón familiar de su suegro -el comerciante Eulogio Romay Núñez- del cementerio de san José: segundo recinto, calle Santa Ángela nº 25. En las oficinas de la necrópolis no facilitan el nombre del responsable del traslado ni la ciudad concreta de la que procedían.

OTROS HERMANOS

Del enlace matrimonial Burgos-Seguí nacieron diez hijos. Seis alcanzaron la mayoría de edad: Carmen, Catalina, Francisco, Lorenzo, Manuel y Carlos. Y en distintas fechas fallecieron José, Nicasia, Nicasio y otra hija, también bautizada con el nombre de Nicasia. Según señala la biógrafa Concepción Núñez, Lorenzo residió frecuentemente en las sucesivas casas madrileñas de Carmen: calles Eguiluz, San Andrés y Luchana; Manuel, nacido en Níjar en 1885 y funcionario de la Hacienda Pública, prestó servicios en Jaén, además de desempeñar el viceconsulado de Portugal desde 1922 (fecha en que murió el padre) hasta 1925. El menor, Carlos, dispone de una biografía más complicada, a pesar de los pocos años vividos.

Nacido en enero de 1895 en la casa paterna del Malecón -mismo año en que vino al mundo María Álvarez, la hija de Carmen-, en 1915 inició su trayectoria profesional en la administración pública como auxiliar de Intervención de Hacienda; siendo trasladado a Huércal Overa al ascender en 1922 a recaudador de contribuciones en aquella importante zona. Sin embargo, en noviembre el Boletín Oficial de la Provincia señala que ha sido suspendido en sus funciones por el delegado de Hacienda. Un edicto publicado tres años después indica las causas: el descubierto en las cuentas recaudatorias de 6.600 Ptas. El BOPA informa más adelante que en la fecha del apremio (julio, 1935) se "hallaba en paradero desconocido" (domicilio que seguía ignorándose una década después) y reiterando que no había repuesto la cantidad defraudada

Antes de llegar a Catalina -personaje que encabeza el artículo-, cabe una información crucial sobre el referido Carlos y un hijo de éste, Luis, ya que constituye su certificado de defunción. La Crónica Meridional, 7 de noviembre 1936:

Dos héroes almerienses.-

En el frente de Illescas (Toledo) han caído luchando bravamente contra las hordas facciosas el comandante de milicias Carlos de Burgos Seguí y su hijo Luis, teniente también de las milicias.

¡Honroso ejemplo el de estos dos heroicos paisanos nuestros, que, desde el primer momento, se alistaron para servir tan elevado idea!

Sirvan estas líneas como tributo a la memoria de estos bravos luchadores y la adhesión y afecto a los familiares de tan heroicos almerienses.

CATALINA EN ALMERÍA

Si aceptamos que "detrás de un hombre importante hay una mujer no menos importante", debemos asimismo dar por válido que tras una mujer brillante existe un hombre u otra mujer que hace posible tal brillantez, aunque permanezcan en la opacidad, mantenidos en la sombra. Es el caso de Catalina de Burgos Seguí (Almería, 1877-Madrid, 1955) respecto a Carmen. Me reafirmo en que sin ella, Colombine habría sufrido importantes limitaciones en su diario quehacer periodístico, literario y reivindicador de los derechos de la mujer española. La hermana menor en diez año ya era su "mano derecha", el báculo en que apoyarse, en el primer destino profesional en la capital que la vio nacer.

Conocida en el ámbito íntimo con el apelativo cariñoso de Katy, en repetidas ocasiones Carmen se refiere a ella con los calificativos de fiel, leal, abnegada, protectora, sostén y compañera, amiga y confidente… Ignoro si cursó la carrera de Magisterio. No obstante, Carmen la recomienda al ayuntamiento para sustituirla al frente de la escuela de niñas pobres "Santa Teresa", a expensas del municipio, en la céntrica plaza San Sebastián. De hecho lo hizo durante un tiempo de manera provisional. Puede que los estudios académicos los finalizase en Madrid ya que hay indicios de que así ocurriera:

Sesión del 17 de junio de 1901

Carmen de Burgos renuncia a la subvención de su escuela de niñas y solicita que esta pase a su hermana:

Dióse cuenta de una solicitud de Dña. Carmen de Burgos Seguí en súplica de que la subvención que ha venido disfrutando como Directora de la escuela privada de "Santa Teresa" pase a favor de su hermana Dña. Catalina, que le ha sustituido; el Ayuntamiento por unanimidad acordó desestimar esta instancia y que se comunique el Presidente de la Junta de Instrucción Pública a los efectos oportunos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios