Crónicas desde la ciudad

Corpus Christi (y IV)

  • Con el de hoy finalizo los artículos dedicados a la singular fiesta barroca religiosa, en el marco de las anómalas circunstancias que nuestro país y el mundo entero atraviesan

Portada norte, principal, de Juan de Orea Portada norte, principal, de Juan de Orea

Portada norte, principal, de Juan de Orea

Hoy domingo es una de las fechas señaladas en el calendario católico desde que el papa Urbano IV instaurara la festividad del Corpus en el medievo, allá por el año 1264. Esta tendrá lugar en prácticamente toda España, aunque su onomástica originaria es la del jueves día 11. Así ocurre en ciudades muy concretas, debiendo atenerse en la presente ocasión al protocolo de salud pública establecido. Sin embargo, la alarma sanitaria –a pesar de que Almería se encuentra en Fase 3- impide la procesión por el centro de la ciudad ya que se trata, en palabras del obispo Adolfo González, de “un acto muy concurrido”.

El ritual litúrgico en el interior de la catedral están obligados asimismo a cumplir las normas dictadas en cuanto a aforo y distancia exigida entre los concurrentes. Hoy domingo es una de las fechas señaladas en el calendario católico desde que el papa Urbano IV instaurara la festividad del Corpus en el medievo, allá por el año 1264. Esta tendrá lugar en prácticamente toda España, aunque su onomástica originaria es la del jueves día 11. Así ocurre en ciudades muy concretas, debiendo atenerse en la presente ocasión al protocolo de salud pública establecido.

Sin embargo, la alarma sanitaria –a pesar de que Almería se encuentra en Fase 3- impide la procesión por el centro de la ciudad ya que se trata, en palabras del obispo Adolfo González, de “un acto muy concurrido”. El ritual litúrgico en el interior de la catedral están obligados asimismo a cumplir las normas dictadas en cuanto a aforo y distancia exigida entre los concurrentes. 

Pabellón

Para tal ocasión, desde tiempo inmemorial en la plaza de la Catedral se alzaban tablados para la representación de autos sacramentales, bandas de música y orquestas de ministriles; donde igualmente el prelado, al concluir el ceremonial de rigor, bendecía a la feligresía antes de recluirse en el templo.

No obstante, carecíamos de una descripción explícita del pabellón (glorieta cubierta) que, a expensas del Ayuntamiento, se mantuvo desde el jueves 22 de junio de 1862 hasta la consumación de la Octava; similar probablemente al de otras ediciones Veamos.Construido sólidamente, el maderamen cubierto ocupaba prácticamente toda la plaza, con cuatro elegantes pórticos de acceso. Profusamente iluminado con lámparas y “arañas” de gas, disfrutaba del frescor de su jardinería haciendo agradables las tardes veraniegas (verdor lamentablemente ausente en la actualidad; solo un pequeño bosque de palmeras que dan sombra a las golondrinas). En el centro, a “54 pies de altura se elevará un magnífico altar del orden gótico, y en el segundo cuerpo figurará una capilla o templete en el que se hallará representada la Sagrada Custodia; en los cuatro extremos del mismo y figurando en cristales, aparecerán los cuatro Evangelistas”.

Bajo el obispado de Orberá, la procesión pasó a celebrarse (1887) en horas vespertinas

La armadura y su pintura “la ha desempañado el artista D. Francisco Fernández” (presumiblemente el mismo que diseñó la hoy maltrecha estatua de La Caridad, en la Rambla), mientras que las coloristas figuras y paisajes pintados al fresco, “las ha ejecutado D. Mariano Zafranés”. Los textos de las 24 carocas expuestas, odas, poemas, retratos y alegorías –como señalaba en un reportaje anterior- fueron obra de la poetisa granadina Rogelia León y del bastetano-almeriense Mariano Álvarez. En uno de sus ángulos ubicaron la tarima para los conciertos que la banda municipal de música ofreció durante las noches de Octava.

Vespertina

Conviene insistir en que el primer intento de trasladar la procesión a la tarde partió en 1862 del alcalde Francisco Jover, quien finalmente sería nombrado cronista oficial de la ciudad. Iniciativa rechazada por el obispo Anacleto Meoro, sin que llegase a conocimiento del nuncio en España que era a quien iba dirigida la instancia. La segunda petición del Municipio, en abril de 1866, fue nuevamente denegada siendo prelado Andrés Rosales. En cualquier caso, Almería es junto a contadas localidades de menor rango administrativo, una excepción a la regla. Aunque para conseguirlo costó dios y ayuda, hasta llegar a 1887:

Rogándole se sirva adoptar las disposiciones convenientes para que este acto religioso se ejecute en la tarde de la referida festividad… en vez de verificarse en su mañana, como hasta ahora se ha realizado. Por cuyo medio puede este Municipio economizar los crecidos gastos que para cubrir y entoldar toda la carrera de la estación viene soportando por la destrucción de los lienzos destinados al efecto y la reposición periódica, de la que puede dispensarse en las apacibles y cómodas horas de la tarde, que indudablemente ofrecen, además, mayor concurrencia y brillantez…

Catedral, fachada de Los Perdones. Luis de la Poza Catedral, fachada de Los Perdones. Luis de la Poza

Catedral, fachada de Los Perdones. Luis de la Poza / Luis de la Poza (Almería)

Pese la correcta y razonable la solicitud, a los dos días reciben un oficio desestimándola, cuando el Ayuntamiento podía, sin más retirar cualquier ayuda económica y que fuera el Obispado quien corriese con los gastos si realmente deseaban sacar la custodia en procesión. Para hacernos una idea de cuanto podían costar dichas lonas, valga comprobar lo invertido por el Ayuntamiento actual en entoldar el Paseo:

Manifiesta dicho Excmo. Prelado (tras el consiguiente dictamen del Iltmo. Cabildo Catedral) que no está en su facultad acceder a los justísimos deseos de este Municipio sin una dispensa de la Ley general por el Romano Pontífice que es a quien corresponde 

Plata de ley

Rescato un “apoyo” publicado anteriormente en este Diario. Distintos números de la revista “Estudios de Platería” –editados por la Universidad de Murcia- recogen investigaciones realizadas por Mª del Rosario Torres y Mª del Mar Nicolás, quienes recabaron concienzudamente noticias del Archivo Capitular sobre el patrimonio labrado en plata propiedad del cabildo catedralicio. Ambas prestigiosas historiadoras ilustran al lector de las distintas piezas de culto y ornato, así como de los orfebres que las elaboraron; entre ellas la custodia que procesionó hasta el incivil trienio bélico (tengo entendido de que posteriormente fue regalada a la parroquia de Huércal Overa):

La corporación eclesiástica, en sesión capitular de 11 de junio de 1885, determinó… la construcción de un templete para la custodia que presenta la casa del Sr. Ysaura, de Barcelona, adaptándose al diseño que hacía tiempo conservaba, de dos metros de altura y de bronce dorado, añadiendo cuatro candelabros de cinco luces del mismo estilo gótico que el templete; por la cantidad de veinte y cinco mil reales de vellón…

En la fiesta mayor y durante su Octava, la banda municipal ofreció conciertos a diario

Hermandades y cofradías

Tal y como comprobamos en ediciones pasadas, las hermandades de todo signo conforman el grueso de las filas en la procesión del Corpus. Del recopilatorio de Gil Albarracín (Cofradías y Hermandades en la Almería Moderna) y de nuestras propias fuentes (AMAL) en su momento localizamos las dos sacramentales más antiguas en las que, en sus estatutos o reglas, se especifica su asistencia:

  • -Parroquia del Sagrario (Obligaciones, 1854):Asistencia con cirio de todos los hermanos en la solemne Procesión del Stmo. Corpus Christi y otro tanto en cada una de las tardes de la Octava alrededor de la Catedral…
  • Parroquia de San Pedro. En un cabildo de 1556 se limita la asistencia de canónigos y prebendados a las procesiones en general, “exceptuando la fiesta del Santísimo Sacramento… por ser una cofradía (la de sacerdotes) en que tanto se servía a Nuestro Señor”.
  • Parroquia de Santiago. En ella radicaba una antigua sacramental a la que por una Real Pragmática del siglo XVIII, tuvo que unirse forzosamente la más moderna de Ntra. Sra. de los Dolores (La Soledad). Sin embargo, entre sus reglas no advertimos la obligatoriedad de concurrir a dicha salida de alabanza por las calles capitalinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios