Entrevista a Ginés García Beltrán, Obispo de la Diócesis de Getafe “Le pido con todas mi fuerzas al Señor que el coronavirus no se siga extendiendo”

  • El huercalense tiene la labor de “consolar a nuestro pueblo” desde la zona más castigada de España

  • El miércoles bendijo con el Santímiso y rezó en Getafe, con el Papa desde Roma

Ginés levanta el Santísimo ante el monumento al Sagrado Corazón de Jesús. Ginés levanta el Santísimo ante el monumento al Sagrado Corazón de Jesús.

Ginés levanta el Santísimo ante el monumento al Sagrado Corazón de Jesús.

Está en la zona de mayor sufrimiento de España, en la zona más castigada por una plaga que bien recuerda a las de Egipto. Ginés García, con tu tierra en su corazón, pide a todo el pueblo que obedezca a las autoridades y que tenga fe, que rece, porque ahora es cuando más cerca hay que estar de Dios

-Lo primero que debo de preguntarle es por su salud y, posteriormente, por la situación del sur de Madrid.

–Personalmente estoy bien de salud, pero preocupado y dolido por la situación que vivimos aquí en Madrid, que es general de todo el mundo. Son muchísimos los afectados por el coronavirus y los muertos, conozco mucha gente cercana a la iglesia que lo está padeciendo, por lo que esa sensación de dolor se hace más grande cuando pones nombres y apellidos. Es difícil encontrar a alguien que no esté afectado o que le haya afectado a algún familiar.

–Me comenta incluso que sacerdotes cercanos lo padecen.

–El miércoles murió un sacerdote de nuestra diócesis y otros tantos han estado internados en un hospital. Uno de ellos estuvo ingresado en Valdemoro, uno de los sitios más castigados, en una habitación al lado de la de su madre, que murió esos días.

"Veo que en Almería la gente está muy concienciada y sigue las recomendaciones de las autoridades”

–Quizás eso sea lo más descorazonador de todo, morir sin que tu familia te pueda despedir.

–Además del dolor por el virus, está la soledad de esos días en el hospital. Unos salen, pero otros no los vas a ver más y al mes y medio te dan las cenizas. Esto hace todavía más dura la muerte de un ser querido.

–Por responsabilidad, me dice que cerró muy pronto su diócesis al culto.

–Madrid, Alcalá y Getafe, las tres diócesis de la comunidad, están siendo muy castigadas. Por eso, como hicieron tantos obispos de España, les dije a la gente que dispensaba del precepto dominical de tener que ir a misa los domigos, era importante que las iglesias estuvieran cerradas. Esto no es lo mismo que decir que no hay misa, no hay misa con fieles, pero los sacerdotes la celebran todos los días en sus parroquias y muchas se retransmiten a través de youtube, se hace streaming, todas las nuevas tecnologías nos están ayudando. Es muy importante que la persona no vea sólo una misa, porque por la televisión hay, sino que vea a su cura. Hay también sacerdotes que hacen la exposición del Santísimo, que rezan, que hacen ejercicios espirituales... Hay una labor muy importante, la de consolar a nuestro pueblo. En estos momento el Señor nos pide que consolemos al pueblo y eso lo hacemos gracias a estos medios, e incluso por guasap.

"Un cura de Valdemoro estuvo ingresado al lado de la habitación de su madre, y murió esos días”

–La fe del siglo XXI, podemos sentirnos cerca de Dios gracias a las nuevas tecnologías.

–Esperemos que esto pase pronto y renovemos la fe en los sacramentos, en la vida eterna. Ahora mismo, el bien común nos exige esto y son muchas las facilidades que nos dan las nuevas tecnologías. Hay muchísima gente que nos sigue con interés y devoción.

–La cara amable de estos días, el miércoles por la mañana rezó para toda España el Padrenuestro e hizo la bendición con el Santísimo desde el monumento al Sagrado Corazón de Jesús.

–Es algo que estaba programado desde hace tiempo. El Día de la Anunciación, el 25 de marzo, iba a dar esta bendición desde el Cerro de los Ángeles, en el centro de España. Agradezco que lo haya podido seguir mucha gente, hemos rezado el Padrenuestro con el Papa desde Roma, y después hemos dado la bendición con el Santísimo.

"Ojalá que cuando superemos esta pandemia, no nos olvidemos de la lección que hemos aprendido”

–Supongo que la mirada también se le va a su tierra, hacia Huércal Overa, hacia toda Almería.

–Por supuesto, estoy preocupado por la situación de Almería. Hablo con mi familia, que está en Huércal Overa, y con mis amigos. Veo que allí estáis muy concienciados, la gente está siguiendo lo que piden las autoridades, que es una obligación moral. La extensión del virus no parece tan grande y tan profunda como en Madrid. Le pido con todas mis fuerzas al Señor que esto no se extienda con tanta fuerza como aquí.

–Ahora más que nunca es el momento de encomendarse a Dios, con fe esto se va a superar.

–En este momento, la oración es fundamental, tenemos que rezar. Espero que esto sea un momento de aprovechar y aprender la lección. Ojalá que cuando superemos la pandemia, no nos olvidemos pronto lo que estamos aprendiendo y volvamos a una vida como la que hemos llevado hasta ahora. Esto nos va a enseñar mucho, estoy seguro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios