Fútbol

Riquelme, apellido ilustre en El Ejido

  • Sebas, hermano de Juan Román, devuelve a España la magia con el balón de los Riquelme

  • Llegó a Santo Domingo en el pasado mercado invernal con el deseo de ayudar en el ascenso a Segunda B

Sebas Riquelme, en un entrenamiento en Santo Domingo. Sebas Riquelme, en un entrenamiento en Santo Domingo.

Sebas Riquelme, en un entrenamiento en Santo Domingo.

Todos los aficionados al fútbol fueron un día Juan Román Riquelme. Concretamente, la noche del 25 de abril de 2006, cuando el argentino tuvo en sus botas el penalti que hubiera dado el pase al Villarreal a la final de la Liga de Campeones. España entera estuvo pegado al televisor, once metros separaban al mediapunta del submarino amarillo del meta Lehmann. Pitido del árbitro..., la historia ya saben que terminó con el Arsenal en esa final ante el Barcelona.

Es uno de los muchísimos recuerdos que dejó un grande del balón como fue Riquelme, en la Liga Española. En esa época no estaba todavía el pique Messi-Cristiano, pero el futbolista formado en Boca Juniors hizo que el Villarreal se metiera en el corazón de millones de españoles, por delante del Madrid de Raúl, del Barcelona de Ronaldinho, del Atlético de Madrid de Fernando Torres...

Los recuerdos siempre son bonitos. A todos los que se enteran que el Club Deportivo El Ejido tiene en sus filas al hermano menor de Juan Román, Ricardo Sebastián Riquelme, les gusta emular al abuelo Cebolleta y buscar en la memoria ese penalti, ese gol regate con el Boca Juniors ante el Real Madrid en el Mundialito de Clubes, esos primeros pases con el Barcelona, esa exquisitez con la que movía el balón ya vestido de amarillo... “Los compañeros me dicen que miran mucho sus vídeos. Es lindo dejar tan buenos recuerdos en el fútbol”, dice su alumno más aventajado, su hermano menor Sebas.

Juan Román y Sebas, en Argentino Juniors. Juan Román y Sebas, en Argentino Juniors.

Juan Román y Sebas, en Argentino Juniors.

Trece años después de que el apellido Riquelme volara desde Villarreal hacia Buenos Aires, éste ha vuelto. Lo hizo en el pasado mercado invernal en El Ejido, bajo la ilusión y las ganas de triunfar de un futbolista de 23 años, que prueba fortuna en el fútbol español. Sebas comparte con Juan Román el amor por el balón y la posición en el campo, la mediapunta. “Un futbolista siempre sueña con llegar a Europa e ir creciendo para triunfar acá”, dice el portador del apellido Riquelme, el único de los diez hermanos argentinos que sigue saltando al césped cada fin de semana para hacer virguerías con el balón y enamora con sus gambetas a Santo Domingo.

Con un maestro así, parece imposible no pedirle consejo. “Hablamos mucho, me da muchos consejos y sobre todo me aconseja que disfrute en España”, indica el celeste, que llegó a El Ejido en enero y compite en cada entrenamiento para hacerse con un sitio en el equipo: “Me estoy adaptando muy bien, creo que tenemos un equipo muy bueno. Poco a poco voy agarrando la idea del míster y me iré sintiendo mejor”.

¿Cuándo va a venir a ver Juan Román Riquelme al CD El Ejido? “Seguramente venga mi familia si nos clasificamos para el play off de ascenso. De momento, cada domingo pregunta por cómo jugamos”, sentencia Sebas con ese deseo de celebrar en el mes de junio el objetivo del equipo, que le permita catapularse como futbolista en Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios