RUGBY

Amarga derrota para URA ante Trocadero (20-22)

  • Se le escapa la victoria a Unión Rugby Almería, que una vez más hace más ensayos que su rival, en el último partido del año en el Juan Rojas

Amarga derrota para URA ante Trocadero (20-22). Amarga derrota para URA ante Trocadero (20-22).

Amarga derrota para URA ante Trocadero (20-22). / Moisés Martínez (Almería)

No es solo tener errores, sino que estos sean inoportunos para acrecentar una penalización que ya de por si está siendo muy dura con URA. Se hace mucho en cada partido, pero lo más visible para el tanteo es lo que no se hace, o lo que se hace mal. Tras una primera parte extraña, de tarjetas rigurosas y en la que no se supo aguantar ni un minuto la renta de 7-0 tras un brillante ensayo, los cruzados remaron y remontaron hasta situarse por delante. Otra vez se dio entonces esa inoportunidad de los errores, concediendo un golpe de castigo a falta de muy poco tiempo, en el mismo saque de Trocadero tras haber anotado una patada que debería haber dado la victoria. Esa concesión además se hizo mucho más grave tras errar una patada final que de nuevo ponía la victoria en bandeja, pero quedó claro que no era el día.

Unión Rugby Almería cayó de nuevo a la última plaza de la clasificación por no hacer valer un generoso trabajo en defensa y la libreta de su entrenador en las jugadas de ataque. AI inicio casi todo el tiempo se jugó en el campo local y se solventó la presión visitante sin que el marcador se viera alterado. Para ese momento, la señora Cintia Loyola había dejado claro que el listón de tarjetas podía ser determinante. Poco a poco a los cruzados se les vio ganar metros tras haberse mantenido firmes, con orden y como un bloque. Se defendieron un buen número de acciones en estáticas que otrora habrían supuesto puntos en contra. Con 0-0 y bien avanzado el tiempo, la libreta tiró de touche más allá de 22 contraria para una ejecución perfecta de maul y ensayo de Rullo, lo que se vio completado con una gran patada de Graciarena para el 7-0.

Ahí llegó eso de no saber manejar los tiempos, porque en la siguiente jugada, y tras haber hecho una enorme labor durante todos los minutos previos, el juego a mano de Marbella abrió la lata por la banda izquierda y llegó en ensayo en contra, también transformado. El 7-7 se vio seguido de una fase en la que las patadas costasoleñas hicieron mucho daño, tanto en golpes, dos más, como en juego, con un drop incluido en el último suspiro antes del descanso para un tanteo de 7-16 demasiado abultado. Otra vez ‘los momentos’ malograron todo el esfuerzo en ganar metros y presencia en campo rival, sin fruto. A la vuelta de vestuarios otra vez un golpe en contra costó tener que remar más, pero el 7-19 tuvo una respuesta de garra y saber hacer que condujo al 20-19.

Una patada profunda de Emilio Arias a banda, la consiguiente touche ejecutada a la perfección con la libreta para que Sebas Urgu tirase de talento y rompiera por el centro hasta la misma puerta del ensayo, y el seguimiento de la jugada del apertura Graciarena posibilitaron el segundo ensayo, bajo palos, obra del argentino. Él mismo lo transformó y situó a tiro la victoria (14-19). El juego más sencillo de Trocadero Marbella, que fue a lo que fue, tenía peligro de derrota de seguir as cosas así, y se intentó ensayar de nuevo sin suerte y con alguna que otra decisión arbitral no entendida. Todos los recursos típicos de delantera se pusieron en acción, touch seguida de pick and go y de maul, con paciencia y aperturas, fase tras fase, no dieron fruto.

En un golpe sencillo a palos se quiso jugar y se eligió melé a diez metros, con el convencimiento de entrar hasta la zona de marca. Así se estaba haciendo en la ejecución, pero giró el paquete Marbella y se decretó golpe en contra ante la perplejidad en el campo. Se cometieron varios errores pero no importó y se fue a por el partido, con dos patadas más de Graciarena URA se puso por delante con el convencimiento de que había que tener control de balón y buscar el final victorioso, pero fue cuando en el saque de Marbella se decretó retenido y no falló Pomposiello, que sí había dado un respiro antes en otro golpe errando por primera y única vez un lanzamiento en un momento decisivo, pero no tanto. En el saque Dunn fue con todo y ganó el balón mientras que la grada rugía. Llegó un golpe que podía dar la victoria, pero se marchó por poco la patada, se siguió con errores ya por nervios y se acabó el partido con 20-22 y un sabor amargo.

Nacho Pastor analizó el partido como “muy disputado, tal y como se ve en la secuencia del marcador, y que fue de poder a poder , con las expectativas que se planteaban, las de un equipo que llegó a defender su posición en la tabla, la cuarta, y un equipo que quería salir de donde está, URA”. El choque tuvo “fases de control de URA, pero con fallos puntuales que no permitieron mostrar la diferencia, ello en medio de una actuación arbitral ‘dificultosa’, con amarillas por lances que no se comparten, pero el arbitraje es el que es”. Ante eso “hay que estar a la altura y consolidar un juego más allá de esa circunstancia y otras como pueden ser el clima o una lesión; hay que adaptarse”. Ante un equipo “rocoso” se tuvo el partido “de cara, y no se lo llevó URA por no estar a la altura, con los fallos penalizando mucho y por la eficiencia del rival, que no hizo más, pero sí sacó rendimiento a lo que hizo”. La grada, una vez más, estuvo magnífica, y la solidaridad brilló en una exitosa recogida de alimentos.

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios