Rugby

Una boda a la espera

  • Sin saber la que se venía encima por el coronavirus, Sebas Urgu pidió matrimonio a su novia en el descanso último partido de URA, días antes del confinamiento

Sebas entrega el anillo a su novia, Mari Carmen, en el Juan Rojas. Sebas entrega el anillo a su novia, Mari Carmen, en el Juan Rojas.

Sebas entrega el anillo a su novia, Mari Carmen, en el Juan Rojas.

Tres semanas hace desde que Sebas Urgu hincara la rodilla en el césped del Campo Municipal de Rugby, ante la mirada atónita de su novia, Mari Carmen, que no sabía si reír, llorar o comérselo a besos. Fue el 8 de marzo, último día con competiciones antes de que todo el deporte nacional parara por culpa del coronavirus. Tres semanas, veinticinco días, pero parece que hace un siglo que se vaciaron las gradas de los diferentes estadios españoles.

Ese domingo, URA estaba firmando su quinto puesto en una temporada histórica para el club de Miguel Palanca. 20-8 al descanso ante Arquitectura, un conjunto histórico del oval nacional, que mordía el césped almeriense ante el conjunto más en forma del grupo B de División de Honor. Antes de la retirada a vestuarios, Sebas corrió nervioso, como pocas veces en su vida, a por una cajica que tenía bien guardada en su petate. Sin limpiarse el sudor, ni peinarse, ni tan siquiera limpiarse las hojas de césped de la cara del último placaje, el argentino se situó en la zona de preferencia donde se encontraba Mari Carmen, se arrodilló y pidió matrimonio a su mujer, con un público que coreó tanto el acto como el mejor de los ensayos de la temporada.

“Lo tenía planificado desde hace ya algún tiempo. Era el último partido en casa, mi último partido con URA, y quería que fuera magnífico”, recuerda Sebas a través del móvil, todavía con la voz entrecortada por las emociones vividas: “Mira que he jugado partidos importantes, que nos hemos salvado en años atrás en promociones complicadas, pero nunca he estado tan nervioso como esta vez. Lo hice en el descanso, porque al final iba a haber fiesta en el estadio, y me temblaba todo el cuerpo”.

El sí fue la respuesta obtenida y la deseada por todo el Juan Rojas, habría boda al acabar la temporada. El más de millar de aficionados que cada domingo acompaña a URA sabía que ésa era la mejor celebración para un año deportivo inolvidable del conjunto almeriense. Un partido por delante y al altar. Pero... “Ahora vamos a tener más tiempo para organizarla bien. Somos dos personas muy divertidas y queremos que sea una boda diferente, que esté llena de sorpresas”, dice Sebas, que saca la parte positiva de este confinamiento, en el que va a tener tiempo de organizar su enlace y el de toda la plantilla si se lo propone. Será por horas muertas.

La boda tiene que esperar unos meses. Lo que sí se pudo celebrar ese mismo domingo fue un tercer tiempo que permanecerá en la mente de Sebas de manera tan especial como el “sí, quiero”. “Nos merecemos este quinto puesto, hemos hecho un gran trabajo a lo largo de toda la temporada. El club va creciendo, después de varios años salvándonos al final, este año hemos dado un salto de calidad y lo importante es seguir en esta línea de cada las próximas temporadas. Confío en la directiva, hace un trabajo muy bueno”. Aunque aún faltaba un partido para acabar la liga, la Federación la dio por finalizada, lo que permite a los jugadores vivir este aislamiento alejados de las pesas y las pizarras tácticas: “Yo sigo trabajando en mi empresa, siempre se agradece poder salir de casa estos días, eso sí, con todas las medidas de seguridad”.

Sebas, arrodillado. Sebas, arrodillado.

Sebas, arrodillado.

Con la imagen de Sebas arrodillado ante los asientos rojos del Juan Rojas y el 51-8 del marcador final ante Arquitectura, el argentino pone fin a once temporadas defendiendo con gallardía las camisetas de El Ejido y URA:“Me voy muy agradecido. Al final, son muchas horas dedicadas al rugby, muchas veces salía el viernes de trabajar, me subía al autocar y no volvía a casa hasta el domingo por la noche. Digo adiós, gracias, y ahora a ayudar al segundo equipo de URA”, donde siguen disfrutando del tercer tiempo leyendas del rugby almeriense.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios