Rugby

El Juan Rojas aúpa a URA hacia la salvación

  • (48-28) Mas de 2.000 personas presencian la mejor clasificación de Unión Rugby Almería, que no solo elude también la promoción, sino que cierra la temporada en la octava plaza

Con una actitud que engrandece al deporte oval, el espectáculo ofrecido en el Juan Rojas a más de dos millares de personas junto a Unión Rugby Almería, tuvo el extraordinario colofón de un corro final de los dos equipos antes de un pasillo emocionado. Y es que fue un duelo de muchísimos detalles que hacen seguir creciendo, que justifican el uso de la palabra ‘valores’ como propia en el diccionario rugbier y que ojalá que se pueda repetir lo antes posible. Ese fue el deseo expresado por todo URA en el consuelo a los madrileños, que rindieron homenaje a los jugadores que han militado las cinco temporadas que el club ha vivido en División de Honor B haciéndoles salir al campo en solitario. Al cambio de uno de ellos, José Ignacio Gómez, el Juan Rojas respondió con ovación.

Manteo a Pastor, lágrimas de alegría y cientos de fotos, unidas a las miles que hicieron más de 20 cámaras repartidas por todo el campo. En lo deportivo, Unión Rugby Almería mostró sus intenciones desde el inicio, si bien Olímpico también quiso dejar claro que iba a por todas en su última cita en la categoría. Tras unos primeros minutos de igualdad, un robo y una patada a seguir de Dani Pizarro, rozando la zona de marca, tuvo una acción defensiva que el señor Cosse penalizó con ensayo de castigo y amarilla para el zaguero Rascón. No importó lo más mínimo a los madrileños, que pisaron el campo de URA durante muchos minutos, pero topándose con el orden defensivo local.

Felicidad entre los jugadores. Felicidad entre los jugadores.

Felicidad entre los jugadores.

Tras el 7-0 del minuto 8 y el asentamiento definitivo del sistema de juego, con la superioridad manifiesta en melé, parecía cuestión de tiempo que llegase el segundo, y efectivamente, tras una gran jugada a mano por la derecha y dando lo preciso en el paquete de melé, Lucas Melián depositó el oval para el 12-0. Ni por esas se vino abajo Olímpico, que siguió buscando el hueco sin éxito ante la agresividad defensiva unionista. Los madrileños rozaron su primer try jugando con calidad por la derecha, pero se sacó al jugador fuera del campo dentro de 5 metros. En un contraataque dirigido por Lucas Melián fue Juan Graciarena el que por velocidad, y tras trastabillarse en el último momento, se rehízo y marcó el tercer ensayo almeriense. Los de Pastor parecían más letales que nunca.

Buenas defensas respondían al dominio territorial de los de Pozuelo, a lo que seguía el juego en apoyo para salir muy rápido rompiendo las cortinas rivales. Así, tras una arrancada de Dunn, otra vez Juan Graciarena mostró su calidad en una finalización extraordinaria para el cuarto try y el 24-0 más asegurarse, al menos, el bonus ofensivo. Pero acto seguido hubo justicia con Olímpico, que tapó una patada defensiva y que por fin abrió la lata con Miguel López asistido por Ramos en el minuto 35. Sin embargo, Unión Rugby Almería estaba siendo muy efectivo y en la última jugada antes del descanso, otra vez a raíz de melé, Damián Jurado, el medio de melé precisamente, agarró el balón suelto y se coló para anotar casi bajo palos el que sería el 31-7.

Ataque almeriense. Ataque almeriense.

Ataque almeriense.

A la vuelta de vestuarios los madrileños, dirigidos por Megino como apertura, un chico que en sus primeras visitas a Almería años atrás, por su juventud, era suplente, anotaron su segundo try con una jugada del zaguero Rascón, siendo la respuesta contundente por parte de la delantera de URA. Santiago Martínez hizo el sexto try cruzado, imparable, como también Rullo sacando el máximo a un maul imponente que subió el séptimo y el 41-14. Graciarena, genial, no tuvo la suerte de cara en las patadas a la ‘H’, estrellando el balón dos veces en el mismo palo. Entre uno y otro medió otra respuesta, esta vez de Olímpico, con un maul magnífico a partir de touche que les sirvió para anotar su tercer try. Ya se había iniciado el ciclo de cambios en las filas almerienses.

Los madrileños, jugando también por delantera, consiguieron el cuarto ensayo y, con él, su último punto en la categoría, y la grada se acordó de Jaime, el talonador visitante, por su pasado en Almería, coreando el nombre del jugador burgalés. Quedaba muy poco tiempo y tuvo que ser Sebas Urgu el que, por la izquierda, anotase, en la última jugada del encuentro, el octavo ensayo entre el delirio de la grada, a la que dedicó su ‘hachazo’ final uno de los hombres clave esta temporada. Con el pitido, lo primero que hicieron los cruzados fue ir a por cada uno de los jugadores de Olímpico, tras lo que se formó el citado corro en un canto al rugby que debería enorgullecer a toda la España oval. URA seguirá por quinta temporada en División de Honor B, cada vez con más adeptos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios