perfil de los candidatos - francisco góngora pp el ejido Góngora, ante su gran reto

  • Francisco Góngora confía en la seriedad de su gestión económica y en la preparación de su equipo para contrarrestar el ‘efecto VOX’ en El Ejido

Francisco Góngora, durante un mitin de la presente campaña electoral. Francisco Góngora, durante un mitin de la presente campaña electoral.

Francisco Góngora, durante un mitin de la presente campaña electoral. / D. A. (El Ejido)

Gran parte de las miradas no ya de la provincia, sino de toda España, estarán puestas este domingo en los resultados electorales de El Ejido. El más que previsible cara a cara entre Juan José Bonilla y Francisco Góngora traspasa las fronteras del Mar de Plástico, algo que seguramente no se le pasaba por la cabeza al alcalde ejidense hace cuatro años, cuando logró revalidar su mayoría absoluta de 2011 –comicios en los que obtuvo 13 ediles– añadiendo uno más a la lista.

La potente irrupción de Vox, su posibilidad real de gobernar y el auge de Cs lo han cambiado todo a nivel nacional, y los municipios no son una excepción, aunque sí hay muchos matices. Y a esos se aferra el líder del PP ejidense, a que las locales son distintas a todas las elecciones, para intentar hacer valer su gestión al frente del municipio.

Que Góngora, titulado en Derecho y experto en Urbanismo, heredó una losa económica descorazonadora es cierto, y que en estos años ha conseguido darle un buen mordisco a la megadeuda municipal también lo es. Más de 125 millones de euros amortizados y buenas operaciones de novación para eliminar lastre de intereses (calculado el ahorro en otros 125 millones por parte del equipo de gobierno) le dan la razón al candidato popular y a su hombre de ‘los números’, el discreto José Francisco Rivera.

La potente irrupción de Vox, su posibilidad real de gobernar y el auge de Cs lo han cambiado todo a nivel nacional, y los municipios no son una excepción, aunque sí hay muchos matices. Y a esos se aferra el líder del PP ejidense, a que las locales son distintas a todas las elecciones, para intentar hacer valer su gestión al frente del municipio.

Por supuesto, también el escrupuloso cumplimiento de los límites de gasto, a base de presupuestos poco lustrosos, pero a los que ha sabido sacar todo el jugo posible. Esto ha posibilitado, además, que ya no salten las alarmas cuando se hable del ayuntamiento de El Ejido, que lleva tiempo siendo muy buen pagador con sus proveedores. Carencias sigue habiendo, claro, y muchas de ellas tienen que ver precisamente con ese plan de ajuste económico insorteable, pero lo cierto es que el PP ha reconducido a un municipio que iba a la deriva, o, como dirían el propio alcalde y el portavoz municipal, ha “puesto orden en el Ayuntamiento”. Por todo ello, se entiende que Góngora haya apostado prácticamente por las mismas caras para configurar el equipo que debe afrontar su reto más difícil.

No está siendo una campaña dulce la de El Ejido. Las redes sociales están cargadas de mensajes ofensivos, y las calles de octavillas anónimas. A Góngora le recuerdan una y otra vez su problema judicial, un asunto realmente serio pero de consecuencias totalmente inciertas hasta que no se celebre el juicio que tiene pendiente. El mismo se circunscribe a una operación privada que nada tiene que ver con su gestión pública, pero ese lastre pesa cada día. Con todo, el candidato popular está demostrando aguante y, sobre todo, convencimiento, tanto de su inocencia como de la pertinencia de salir reelegido por tercera vez para la que considera que es “la gran oportunidad de futuro de El Ejido”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios