Tribuna

Javier Soriano Trujillo

Coronel en la reserva

LAS RAICES CUBANAS DE LA ESTELADA

LAS RAICES CUBANAS DE LA ESTELADA LAS RAICES CUBANAS DE LA ESTELADA

LAS RAICES CUBANAS DE LA ESTELADA / efe

Nuestra Constitución establece en su artículo 4.2 que los Estatutos podrán reconocer Banderas y Enseñas propias de las Comunidades Autónomas y estas se utilizarán junto a la Bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales. Derivado de ello, el Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2006, define en su artículo 8.2 que la Bandera de Cataluña es la tradicional de cuatro barras rojas en fondo amarillo y debe estar presente en los edificios públicos y en los actos oficiales que tengan lugar en Cataluña. La Bandera definida en este texto legal es la conocida por todos como la "Señera", cuyos orígenes se remontan a casi 1000 años atrás.

Pero en estos últimos años ha proliferado el uso de la Bandera conocida como "Estelada" (en castellano "estrellada"), en sus dos versiones más habituales, la "Estelada Blava" (estrellada azul), que es la original, y la "Estelada Groga" (estrellada amarilla). Precisamente, se cumple este año el primer centenario del documento más antiguo donde aparece por primera vez la Estelada, un documento en inglés titulado "What says Catalonia", fechado en 1918, en el que el Comité Pro Cataluña en los Estados Unidos (EEUU) pedía la revisión del artículo 13 del Tratado de Utrecht, que afecta a la pérdida de los privilegios catalanes tras la derrota austracista en la Guerra de Sucesión.

Pero nos tenemos que remontar a finales del siglo XIX, en pleno auge de la emigración catalana a la Isla de Cuba para encontrar el origen de la Estelada, que se atribuye a Vicenc Albert Ballester i Camps (1872-1938), activista del Partido Unión Catalanista y de otros movimientos e iniciativas de carácter independentista catalán, que residió en Cuba los últimos años del siglo XIX y principios del XX, y quien tuvo la idea de re-adaptar la Señera en base al diseño de la Bandera cubana para expresar no sólo algo diferente en el aspecto visual, sino además evidenciar el sentimiento anti-español que compartían en esos momentos Cuba y los independentistas catalanes.

Una Bandera, la cubana, cuyo diseño surgió a su vez en 1849, a iniciativa del venezolano Narciso López, que en 1847 promovió un movimiento insurreccional con el objetivo de separar Cuba de España y anexionarla a EEUU. Es curioso como una Bandera diseñada por una persona vinculada a los círculos esclavistas y masónicos americanos, con la bandera de Tejas tomada como modelo, ambas compartiendo una única estrella en representación de los cinco puntos de la confraternidad masónica, sea hoy la Bandera cubana, y a su vez, esta sea el modelo seguido para diseñar la Estelada. Unos círculos esclavistas y masónicos a los que no era ajeno el lobby independentista catalán en Cuba, donde se hizo popular por ese entonces una cuarteta que decía: "En el fondo del barranco / canta un negro con afán / ay, Dios, quien pudiera ser blanco / aunque fuera catalán".

La pérdida del mercado antillano con el desastre del 98 impulsó el nacionalismo catalán como arma de clase por parte de la burguesía catalana. El mismo Francesc Cambó no dudó en señalar nuestra derrota en 1898 como fecha inicial del "problema catalán". A inicios del siglo XX, la Habana era la ciudad más catalanista del mundo fuera de Cataluña, desde donde se gestaron, organizaron y financiaron organizaciones que pretendían la independencia de Cataluña, y donde precisamente tuvo lugar entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre de 1928 la primera Asamblea Constituyente del Separatismo Catalán, presidida por el ex Coronel de Ingenieros del Ejército español Francesc Maciá, organizada por el Club Separatista Catalán de la Habana e inspirada en la Convención de Guáimaro, de donde salió la primera Constitución cubana. En esta Asamblea se debatieron dos ponencias, que fueron la reorganización del independentismo catalán y un texto constitucional para Cataluña, aprobándose la creación del Partido Separatista Revolucionario de Cataluña y el articulado de la Constitución Provisional de la República Catalana, donde se estableció la Estelada como la Bandera oficial de la República catalana.

Con la Estelada, los independentistas catalanes pretenden suplantar el símbolo milenario de un pueblo (la Señera), que sirvió de guía en la batalla a los legendarios Almogàvers (Almogávares), por este símbolo partidista, nacido de la traición de un militar español (Francesc Maciá) y del oportunismo del lobby catalán en Cuba con evidentes vinculaciones con el tráfico de esclavos y la masonería.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios