El acta de Vivancos

Por la continuidad de Ante Coric

  • Espero que si a alguien se le ha pasado por la cabeza prescindir en enero del croata se lo piense dos veces, máxime cuando es un jugador de futuro que puede otorgar dividendos extras a las arcas rojiblancas

Los jugadores celebran el empate. Los jugadores celebran el empate.

Los jugadores celebran el empate. / Dani Sánchez

El no va más. Partido en un escenario con unas características que nos retrotraen a aquellas encerronas de antaño, donde uno al menos espera salir vivo deportivamente. El rival, el más teatral de la categoría, rayano en la crispación y recurriendo a las viejas artimañas de siempre con la salvaguardia de un colegiado ultra casero, metido en el papel de la función futbolística más vintage que se recuerda. A todo esto se le añaden las dificultades de José María Gutiérrez para confeccionar un once inicial con la idea de proseguir con el sistema de tres centrales y dos carrileros, que tan excelente resultado suele dar.

La plantilla rojiblanca es extensa, pero aun así el técnico madrileño sorteó los inconvenientes. Al final, incluyendo el regalo rojiblanco del segundo gol local, empate meritorio en un territorio tan hostil, donde Zaragoza, Huesca y Cádiz han sido batidos. ¿A qué huele todo esto? A ascenso de una UDA a la que ni siquiera unas condiciones tan adversas (como ocurrió ante el Mirandés) la han podido noquear. Casi se ha llegado al ecuador y el camino es largo, pero las posibilidades que ofrece este plantel, que ya sabe sufrir en Segunda, y el avituallamiento que se acerca en forma de mercado de invierno al amparo de los actuales recursos, hacen de este equipo un firme candidato a poco que se acierte con las nuevas incorporaciones.

Más allá de lo que vaya a acontecer, el análisis de un partido tan complicado de afrontar deja al descubierto que el escaso concurso de Coric y su falta de continuidad por las diferentes decisiones técnicas no deja de ser un lujo innecesario, una frivolidad futbolística. Del croata partieron las dos jugadas que desatascaron un partido inaccesible. Y eso que tras el tanto de Juan Muñoz se abusó del centro al área y del pase largo, quizá en busca de Sekou, pero a priori siempre es preferible no rifar tanto el balón. Espero que si a alguien se le ha pasado por la cabeza prescindir en enero de Coric, se lo piense dos veces, máxime cuando es un jugador de futuro que puede otorgar dividendos extras a las arcas rojiblancas. Otra conclusión a extraer es la posición retrasada de Petrovic.

El centrocampista serbio es tan jerárquico en la medular como anárquico en la zaga. Nunca se puede regalar un gol como el que concedió al contrario, con la aquiescencia de Owona. El fichaje de Juan Muñoz suscitó controversia, o para ser más exacto, desconfianza mezclada con desilusión por esperar una bomba mediática que no llegó. Sin embargo el delantero sevillano ha tapado cualquier comentario discrepante, pues no solo está marcando goles decisivos (ante el Rayo, Mirandés o este de Fuenlabrada), sino que está aportando fútbol de muchos quilates al haberse reconvertido el otrora punta nato, en un mediapunta que complementa su nueva función con la de antaño. Pasan las jornadas, y sigue creciendo la figura de Juan Muñoz.

Conclusión final: lograr cuatro puntos en estos dos últimos choques, con las zancadillas que te impone una categoría tan arrabalera, vale su peso en oro. Qué buena pinta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios