Las Palmas | UD Almería | Marcaje a Chema El diamante se va puliendo

  • El sevillano ejemplifica el crecimiento de un grupo que funciona a base de confianza

Chema corre junto a Gaspar. Chema corre junto a Gaspar.

Chema corre junto a Gaspar. / Gabriel

No hay piedra preciosa que se asemeje más a este Almería que el diamante. En concreto, el diamante en bruto, el recién encontrado en la cantera. Poco a poco se van puliendo la cara rugosa y va saliendo a la luz la belleza y el valor de un equipo que sorprende hasta al más optimista de todos los que rodean al club.

Nunca se sabrá si el alinear a estos jugadores ante el Albacete en la primera jornada fue una solución de emergencia de Pedro Emanuel o realmente él creía al cien por cien que este grupo le iba a dar este rendimiento. Posiblemente nunca se sabrá, pues las ruedas de prensa son un corrillo de tópicos. Lo cierto es que muchos suplentes para Fran Fernández son la revelación de un equipo que económicamente tiene más valor en el banquillo que sobre el césped. Más valor a lo que están haciendo los titulares.

Uno de los jugadores que mejor ejemplifica este paso hacia el frente que han dado varios de los que se mantienen de la época alfonsina es Chema. El año pasado ya se le veía que tenía chispa para serle útil al equipo, pero no terminó de ganarse al míster. Todo ha cambiado con Pedro Emanuel. Juega siempre alrededor de 60 minutos, pero se convierte en el faro en ataque rojiblanco.

Comparar no es lo más adecuado, pero a todos les gusta saber los datos cuando son buenos. Y en su caso, sus asistencias y pases en profundidad son una variante que mejora lo mucho que aportó Juan Carlos Real. Chema tiene una gran zurda, una visión de juego privilegiada y sabe posicionarse perfectamente entre líneas. Además, se compenetra muy bien con Sekou. Si es capaz de mantener la regularidad y no bajar la cabeza cuando Coric también tenga sus minutos, el canterano va a aprovechar a la perfección la temporada. El diamante brilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios