El acta de Vivancos

Los puntos sobre las íes

Realizando ejercicios de fuerza. Realizando ejercicios de fuerza.

Realizando ejercicios de fuerza.

Y dimitió. Ya sea por un formalismo o por una necesidad contractual, lo que solicité a través de esta misiva semanal, la dimisión de Mario Silva, se hizo realidad. Ahora vienen los que argumentan que la UDA ha tenido un baile de entrenadores excesivo en la primera temporada de Turki, que si los caprichos del jeque y demás necedades. Los que más daño hacen son los pobres diablos que no han vivido el día a día del club y que ni siquiera viven en Almería. Estos indocumentados escriben de oídas a cientos de kilómetros de distancia, con una falta de profesionalidad supina.

Volviendo al análisis del hecho en sí, vamos a posicionamos, que con tanto buenismo y tanta mediocridad nos intentan nublar la mente. Mario Silva cometió un error muy grave, por ser cortés, además de enfundarse de forma involuntaria la camiseta del técnico rival a través de sus ilógicas decisiones. La UDA es una empresa privada, y como tal debe actuar con los que considera que no han cumplido con las expectativas o han demostrado su ineptitud. Por ello, me parecen acertadas las supuestas decisiones fulgurantes. Proyectos a largo plazo sí, pero para quien demuestre su competencia. Es más, solo un cese fue controvertido en esta campaña, el de Pedro Emanuel; el resto, incluido el de Óscar Fernández, se basaron en una lógica aplastante.

La llegada de José Gomes, un entrenador seguido por los dirigentes del club tiempo ha, solo puede aportar frescura a un grupo algo saturado y anquilosado. Como dijo Pepe Cayuela al ser fichado por el CF en las postrimerías de una temporada que acabó con un ascenso, este Almería necesita un trabajo artesanal. El retraso del play off puede estar viniendo bien de cara a fijar determinados conceptos a unos jugadores con indudable calidad. Quien sepa aunar la conjunción con la clase innata, tendrá gran parte del trabajo logrado. Ojalá le dé tiempo a José Gomes, porque conllevaría sin lugar a dudas el ascenso a Primera.

Se comenta la posibilidad de disputar dichas eliminatorias a partido único, pero un servidor apostaría por choques a doble partido, en beneficio de una UDA que no es precisamente la cenicienta del cuarteto que busca el ascenso. A un solo encuentro pueden acontecer diversas circunstancias adversas, como un error arbitral, el VAR o la simple mala suerte, que pueden estropear un buen planteamiento. A dos partidos suele ganar el mejor, y sigo pensando que la UDA tiene argumentos suficientes. A ver si los “cerebros” que toman las decisiones de la competición se dejan de ligas de 24 equipos o de darle vueltas al tema del sexto clasificado y fijan de una vez las fechas. Los que deberían de tener cuidado extremo son los jugadores, como profesionales privilegiados que son, si no, esto se hará eterno.

Por cierto, la enésima incongruencia en estos tiempos donde se argumenta cualquier tontería sin rigor alguno: el presidente del Zaragoza hace partícipe a los demás clubes y a La Liga de sus erratas internas por no poder contar con Luis Suarez en el play off. Lo veo y no lo creo. Es evidente, vivimos en el mundo moderno más mediocre jamás conocido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios