Coronavirus Almería Ocho aviones estacionados y dos vuelos

  • Sólo dos operaciones en las instalaciones de El Alquián desde que Aena reajustara el 9 de abril su actividad para atender sólo bajo demanda. La última conexión comercial se remonta al 23 de marzo. Las aerolíneas cursan petición con tres horas de antelación con la excepción de vuelos esenciales

  • Decreto de alarma en Almería: viaje al aeropuerto fantasma 

Ocho aviones estacionados y dos vuelos en el Aeropuerto Ocho aviones estacionados y dos vuelos en el Aeropuerto

Ocho aviones estacionados y dos vuelos en el Aeropuerto / Javier Alonso

El aeropuerto de Almería es desde hace un mes una ciudad fantasma en el kilómetro 9 de la carretera de Níjar. Apenas un retén de trabajadores, debidamente protegidos con sus mascarillas y guantes, deambulan por las desérticas instalaciones de El Alquián que ofrecen una imagen insólita desde mediados de marzo al ser una de las infraestructuras de transporte más afectadas por la crisis sanitaria del coronavirus. La terminal de pasajeros quedó temporalmente sin uso el 24 de marzo, para atender sólo las conexionesbajo demanda y sin recibir ningún vuelo comercialdesde el día anterior.En la última semana del pasado mes fueron 23 las operaciones que se contabilizaron, la mayoría de pequeños vuelos y demandas de estacionamiento de aeronaves, y desde entonces la nada. O casi.

El 9 de abril se extendió el funcionamiento a demanda previsto inicialmente para la terminal al resto de la instalación, incluido el lado aire, y desde ese han sido sólo dos las operaciones que coincidieron el pasado jueves. Un vuelo de prueba de Airbus y otra aeronave de Air Nostrum que realizó un estacionamiento en las instalaciones almerienses para el mantenimiento y puesta a punto durante la parada técnica derivada de las restricciones de la pandemia para la aviación. El procedimiento de apertura a demanda está permitiendo al aeródromo de El Alquián seguir cubriendo las necesidades de las compañías en esta situación excepcional, entre las que se incluye la búsqueda de ‘aparcamientos’ para los aviones que la pandemia ha dejado en tierra. La filial regional de Iberia, que aterrizó por primera vez en Almería en julio de 1997 y desde entonces ha sido la única aerolínea que permanece de forma ininterrumpida, mantiene un retén de personal operativo para realizar tareas de mantenimiento que permitan a las aeronaves no sufrir averías durante su reposo.

En el aeropuerto almeriense son ocho los aviones que las líneas mantienen a punto con el arranque periódico de motores y recorridos cortos por la propia plataforma de estacionamiento con la ayuda de un equipo de tracción que se denomina push-back. Desde Aena aseguran que mantener la operatividad de los aeropuertos también es fundamental para cubrir otras necesidades vinculadas a la industria aeronáutica, de enorme peso en el tejido productivo andaluz, y el segundo vuelo del mes, que también tuvo lugar este jueves a mediodía, corresponde a un vuelo de prueba, de training en la jerga aeronáutica que emplea el término en inglés, que desarrollan los fabricantes -en este caso Airbus- con pilotos especializados con los que analizan los mecanismos y el funcionamiento de aeronaves en proceso de certificación.

Aena pretende con la apertura a demanda dar facilidades a las aerolíneas en la difícil coyuntura actual en el que han perdido más del 90% del tráfico y soporte a la continuidad de la actividad de la industria. El lado aire, el de la pista de vuelos, se puede activar con una antelación de un mínimo de tres horas dentro de la jornada diaria estipulada habitualmente. Desde el 9 de abril los vuelos de emergencias (Salvamento Marítimo y 061) y primera necesidad pueden aterrizar en cualquier momento sin seguir el protocolo de la comunicación previa para la activación de la torre de control. Es una de las medidas que se han adoptado para reajustar la capacidad de la red de aeropuertos ante el desplome de la actividad en el transporte aéreo a consecuencia del estado de alarma para contener el coronavirus que también está orientada a reducir el riesgo de exposición de los trabajadores. La actividad de los vuelos de carácter esencial está garantizada en las mismas condiciones que venían realizándolas hasta ahora, entre los que se incluye los trayectos de carga destinados al abastecimiento de la población y a otras actividades como el transporte de mercancía sanitaria, los de la Organización Nacional de Trasplantes y los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios