Balonmano

Doble vuelta a casa de Carmen

  • El Palacio espera ansioso a la jugadora más querida de las ‘Guerreras’: la roquetera Carmen Martín

  • A nivel de club ha vuelto a Bucarest, donde ya levantó una ‘Champions’ en 2016

Lanzamiento a puerta de la roquetera con la Selección Española. Lanzamiento a puerta de la roquetera con la Selección Española.

Lanzamiento a puerta de la roquetera con la Selección Española.

Muchos años han pasado desde que la zurda de Carmen Martín goleara por las diferentes pistas y pabellones de Almería. El Pabellón Infanta Cristina fue el principal escenario de los goles de la roquetera, que poco a poco fue exportando a España, a Europa y a todo el mundo.

Su vuelta siempre es motivo de alegría entre la legión de fan que tiene en su casa. Lo comprobó en Vícar hace unos años y va a volver a notar el calor de su gente el próximo jueves 26 de septiembre, cuando juegue con la Selección Española ante Grecia, en partido clasificatorio para el Europeo de 2020.

Mientras llega esa fecha señalada en el calendario tanto de pared como en el del móvil rumano de Carmen, la roquetera se afana en la preparación con su club, en su vuelta a Rumanía dos temporadas después. “En Bucarest estoy fenomenal. Estuve tres años aquí [ganó la Champions League 2015-16] y luego pasé a Niza, en Francia, donde jugué dos temporadas. Las cosas han mejorado mucho, el nivel del equipo es muy alto y los entrenamientos son de mucha calidad”, reconoce la jugadora que tiene los cinco sentidos puestos en los dos próximos encuentros con las Guerreras: “Tengo muchas muchas ganas de que llegue esta concentración porque vamos a jugar a mi casa ante mi familia y mis amigos. Ganar a Grecia y a Austria son nuestros objetivos a corto plazo para acercarnos a un Campeonato de Europa, que está muy complicado”.

Carmen, con la camiseta de Bucarest. Carmen, con la camiseta de Bucarest.

Carmen, con la camiseta de Bucarest.

A pesar de haber visitado los mejores pabellones mundiales, en pocos tiene más ilusión por jugar que en los de su tierra. “Hace unos años jugamos en Vícar y la experiencia fue genial; ahora vamos a la capi y espero que esté igual de bien o mejor. En Almería he jugado menos, lo hacía cuando era más joven, no he tenido la oportunidad de jugar en un pabellón tan impresionante como el Palacio”, donde jugaron los Hispanos hace un par de meses: “Almería se volcó, la afición lo dio todo. Me siento muy orgullosa de que mi gente se vuelque con el balonmano”, como va a hacer dentro de dos semanas: “Necesitamos el apoyo de la afición, es un partido de vida o muerte para la clasificación”.

"Jugamos en Vícar hace unos años y estuvo genial; ahora vamos a la ‘capi’ y deseo que sea igual o mejor”

“Todas mis compañeras me están escribiendo estos días diciéndome que tengo mucha suerte por jugar en mi casa [risas]. Cada una venimos de una parte y están un poco envidiosas de que juguemos en Almería [más risas]”, puesto que uno se da cuenta de lo que añora realmente su infancia cuando crece, su familia y amigos cuando se separa, su tierra cuando está lejos de ella. “Son muchos años ya fuera de casa y tienes que sacar tiempo para ver a tu gente, ya sea viniendo a Roquetas o recibiéndolos donde yo esté jugando”. Eso sí, el jugar en las mejores ligas del mundo le permite mantenerse en la cumbre y optar a seguir siendo olímpica. “Queda mucho, mucho, mucho que trabajar. Nuestra mirada es cierto que está puesta en los Juegos Olímpicos y sigue siendo uno de mis sueños”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios