UD ALMERÍA Como una escopeta de feria

  • La UDA tiene que afinar su puntería si no quiere echar mucho de menos en un futuro los puntos que deja escapar por desperdiciar ocasiones de gol más que claras

Como una escopeta de feria. Como una escopeta de feria.

Como una escopeta de feria. / Javier Alonso (Almería)

La Unión Deportiva Almería hizo el pasado domingo todo y a su vez nada sobre el césped del Mediterráneo. Dominó ante el Girona del almeriense Francisco, se mostró férreo en defensa, desplegó un juego más fluido y dejó muy buenas sensaciones en otros muchos aspectos, pero falló en el más importante de todos en el mundo del balompié, el que más valor tiene a la hora de crecer como equipo y poder ganarse la etiqueta de aspirante a luchar por metas más ambiciosas: el gol. Ni ante un rival con ocho jugadores fue capaz el cuadro de Gomes de marcar.

Esta situación no sería de extrañar si el conjunto unionista llegase en contadas ocasiones a puerta contraria de forma clara, algo que tiene su lógica en una competición como la Segunda División, pero la UDA, frente a los catalanes, hizo una colección de oportunidades clarísimas falladas, mayormente por su 9, el delantero nigeriano Umar Sadiq, que erró hasta cuatro, varias de ellas imperdonables. No fue el único al que le falló la mirilla, pero sí del que más efectividad se espera dada su condición de referente ofensivo de un equipo rojiblanco que no puede perdonar tanto ante la meta de sus rivales.

El nigeriano Sadiq falló ante el Girona de Francisco hasta tres oportunidades que eran prácticamente tantos cantados

Los de José Gomes fueron como una escopeta de feria, fallaron sin cesar en la búsqueda del gol en un partido que finalmente empataron 0-0 ante un oponente que sufrió, merecidamente, tres expulsiones sobre el verde almeriense a lo largo de una contienda que disputó en inferioridad desde el minuto 26. El choque estaba más que de cara para una UD Almería que, en superioridad numérica y dominando desde el pitido inicial, careció de una eficacia que le hizo ver como el Girona, contra todo pronóstico, se llevó un punto a domicilio, cuando los tres, dadas las circunstancias del encuentro, deberían haberse quedado en el bolsillo de los anfitriones.

¿Pagará el equipo rojiblanco su falta de acierto? Todavía es pronto para decirlo, porque aún queda mucho por delante y el equipo sigue creciendo y demostrando su potencial en numerosas facetas, pero los puntos que se quedan en el camino pueden echarse mucho de menos en un futuro, tanto como se echa a Darwin Núñez. Para evitarlo, a la UDA no le queda otra que seguir trabajando en afinar su puntería y poder sacar más rentabilidad de su dominio. Gomes tiene aún mucha tarea por delante pero las virtudes del plantel le harán el proceso hacia un equipo más eficaz mucho más cómodo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios